| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

»El CIAS, la versión queretana del C5 que conectará a toda la seguridad del estado

Fibra óptica, miles de cámaras de video vigilancia, un potente banco de datos y una atención global a todos los rincones del estado con un solo objetivo: brindar seguridad



Por: Victor Pernalete
C5

Avance de la obra del CIAS / Foto: Archivo

La inseguridad es un fenómeno que no se combate con fuerza bruta. Más armas y más poder de fuego no aseguran condiciones más adecuadas para la estabilidad y la tranquilidad. De hecho, como lo muestra la historia reciente mexicana, más allá de mitigar la inseguridad, abusar de la presencia bélica puede, incluso, avivar aún más las condiciones que la propician. La mejor forma de combatirla es a través del uso de tecnología, que permite atacarla con precisión y cuidado. Por eso los gobiernos invierten miles de millones de pesos en centros de inteligencia que cada vez son más comunes en el país, y Querétaro no será la excepción.

Pero invertir recursos y crear infraestructura no garantizan el éxito. En México hay siete centros de inteligencia policial C5, los más avanzados en la materia. Guanajuato, Estado de México, Morelos, Durango, Jalisco, Puebla y Ciudad de México son las entidades que ya cuentan con estas herramientas, pero lo cierto es que en los últimos años, lejos mitigar las condiciones de inseguridad, en estos lugares, como en el reto del país, se han agravado. Por eso, a pesar de que en un principio Querétaro se planteó construir el octavo C5 del país, se llegó a la conclusión que ese modelo en particular no era demasiado útil, por solo basarse en operación y coordinación policial y no en estrategias de prevención del delito y otras rubros del gran concepto de la seguridad, ya que estos han resultado muy onerosos para sus respectivos estados.

El nuevo Centro de Inteligencia y Análisis para la Seguridad (CIAS), que será la herramienta de información, análisis e inteligencia más importante del estado, se encuentra actualmente a un 30 por ciento de su construcción, y su inversión es mucho menor a las de otros estados: 150 millones de pesos para la infraestructura física y 360 millones de pesos para el equipamiento tecnológico. La gran diferencia con los C5 ya existentes, es que el CIAS de Querétaro operará con un software desarrollado específicamente para responder a los retos de Querétaro. Esto además ha traído divergencias importantes en los costos, pues es más económico crear las herramientas que comprarlas hechas.

El CIAS, sin embargo, implica algo más que un edificio. Requiere un proceso de tecnificación urbana que implicará la instalación de miles de cámaras de videovigilancia en todo el estado, así como lectores de placas. Además, se está creando un gran banco de datos en materia de seguridad, la Red Estatal de Datos y Radiocomunicación de Seguridad (REDR), que concentrará información de todas las fuentes públicas en la materia y que se conectará con el sistema informático del nuevo sistema de justicia penal. También se realizará una homologación en la comunicación de todas las entidades en seguridad, no solo policiacas, sino también de Protección Civil y de atención prehospitalaria, con los 18 municipios del estado.

Para lograr todo esto, se necesita instalar infraestructura tecnológica que permita el acceso rápido y seguro a la información de seguridad, y para ello se prepara el tendido de 120 kilómetros de fibra óptica, el más grande para el servicio público en Querétaro, que conectará prácticamente la totalidad del estado. Este tendido llegará hasta los principios de la Sierra Gorda queretana, que por sus características orográficas no podrá contar con esta tecnología, pero lo suplirá con enlaces inalámbricos de microondas. La idea es que se pueda acceder a toda la información de seguridad disponible de Querétaro desde cualquier punto del estado.

El acceso a este gran universo de información permitirá a todas las corporaciones organizar análisis tácticos en tiempo real para actuar en el momento de los hechos, y con ello se acortarán los tiempos de respuesta contra actos delictivos. Además, el tendido de fibra óptica ofrecerá otras oportunidades en el servicio público, pues no solo será útil para el uso del sistema de análisis e inteligencia en seguridad, también para áreas como la salud, con las clínicas a distancia, la educación, con más telesecundarias, y la dotación de internet para zonas marginales.

Actualmente existen en Querétaro cuatro centros C4: uno en Querétaro, otro en Corregidora, uno más en San Juan del Río y un último de alcance estatal. Además, El Marqués ya trabaja para instalar el suyo. El problema es que estos centros están aislados entre sí, y su infraestructura y operatividad no permiten compartir información valiosa para todo el territorio. Además de que se registra duplicidad de funciones, como los casos en los que el C4 del municipio y el estado tienen cámaras en el mismo lugar y apuntando hacia la misma dirección. La falta de coordinación provoca que se malgasten recursos públicos. Los C4 ya existentes se coordinarán con el nuevo CIAS, por lo que también se aprovechará su infraestructura y servicios para crear una gran herramienta estatal que permita combatir la inseguridad, y coordinar todos los servicios que que se engloban en la seguridad, como la Protección Civil, la atención prehospitalaria o la prevención del delito.

El CIAS albergará el servicio estatal de atención de llamadas de emergencia y denuncia anónima, desde donde se coordinará la atención a emergencias médicas, de seguridad, de Protección Civil y bomberos, entre otros, mediante el uso de herramientas tecnológicas como la videovigilancia,  los lectores de placas, los videos analíticos o la radiocomunicación.

Pero la gran pregunta es, ¿será el CIAS la herramienta que permita a Querétaro regresar a los niveles de seguridad que alguna vez tuvo? Responder esta pregunta con un sí o un no absolutos sería jugar a adivinar el futuro. Sin duda se reconoce que la información y la comunicación son dos aspectos fundamentales para desarrollar cualquier estrategia, y el CIAS contribuirá a mejorar estos aspectos. Además, y bajo la consideración de que los otros siete estados con C5 no han visto mejoras sustanciales en sus niveles de seguridad, es un buen paso que Querétaro asuma el reto de crear una herramienta desde cero y que, si bien está basada en las experiencias positivas y negativas de otras latitudes, pretende encontrar su propio camino: el de ser el estado más seguro del país.