| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

»Iniciativa presidencial sobre matrimonio igualitario era inviable jurídicamente: Braulio Guerra

El diputado queretano asegura que su argumento para votar en contra es técnico, pero que trabajará en una nueva iniciativa para que se obligue a las Legislaturas estatales a modificar los Códigos Civiles


WP_Post Object ( [ID] => 1303 [post_author] => 6 [post_date] => 2012-02-29 16:25:36 [post_date_gmt] => 2012-02-29 16:25:36 [post_content] => Diputado federal plurinominal de la segunda circunscripción (PRI)/Querétaro. Exdirigente del PRI. [post_title] => Braulio Guerra Urbiola [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => braulio-guerra-urbiola [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-11-16 12:47:17 [post_modified_gmt] => 2015-11-16 18:47:17 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://codice.lewime.com/?post_type=codice_entity&p=1303 [menu_order] => 0 [post_type] => codice_entity [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Por: Victor Pernalete
Braulio Guerra

Foto: @Braulio_PRI

El argumento por el que votaron en contra de la iniciativa presidencial sobre matrimonio igualitario algunos diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) miembros de la Comisión de Puntos Constitucionales de la LXIII Legislatura federal es de técnica jurídica, pues habría sido inviable aprobarla en los términos en los que estaba prevista, explicó el queretano Braulio Guerra Urbiola.

“La Constitución ya establece el principio de no discriminación, ya lo dice. Es más, hay constitucionales que opinan que ya ni siquiera debería decir más, esa Constitución tiene tres veces más tantos de su original y cada vez le ponemos más cosas. Hay interpretaciones y constitucionalistas que dicen que tendríamos que hacer el catálogo todos los contratos en la Constitución”, dijo.

El legislador federal aclaró que desde la esfera federal no es posible legislar en materia civil, pues es una responsabilidad local, por lo que en lo sucesivo trabajarán en una propuesta de reforma que obligue a las legislaturas locales a reformar sus Códigos Civiles para que no sean violatorios de la Constitución, como lo es el caso del de Querétaro.

“Necesitamos un texto viable para que sí pasen cosas (…) el Código Civil de Querétaro no es constitucional, entonces dicen reformen la Constitución, pero es que la Constitución ya dice lo que tiene que decir, los Códigos Civiles no dicen lo que tienen que decir. Ahora hagamos que la Constitución obligue a las Legislaturas para que hagan lo que tienen que hacer, de otro manera nos vamos a quedar en el camino y esta causa se va a ir a un larguísimo plazo”.

Guerra Urbiola explicó que la Corte Europea de Derechos Humanos estableció que la negación del Estado al matrimonio entre personas del mismo sexo no es una violación a los Derechos Humanos, y lo que si los viola es que no se contemplen distintas modalidades, figuras y alternativas para que las personas protejan sus derechos y construyan un proyecto de vida en común y de manera permanente.

“Esa es la razón por la que cerramos un ciclo y comenzamos un nuevo episodio que sí permita que se apruebe no por una comisión, sino por el Congreso entero y se apruebe por las Cámaras locales”.

El queretano aseguró que la idea es construir una iniciativa en términos de ofrecer esas distintas modalidades, pues la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que establece como inconstitucionales los Códigos Civiles que solo permiten el matrimonio entre hombres y mujeres, se queda corta.

“La Constitución y la interpretación de la Corte me parece que están siendo muy limitadas y no le estamos dando la herramienta para ampliar la visión, y también para construir socialmente”.

Finalmente, sobre expresiones como la de la diputada Edith Martínez, del Partido Encuentro Social (PES), que argumentó en la comisión que si se aprobaba la iniciativa, en el futuro se vería en México, como en otros países, a personas casándose con delfines o con laptops, Guerra Urbiola advirtió que no comparte ese tipo de puntos de vista y que él y sus compañeros basaron su voto en contra por razones de técnica jurídica y fondo constitucional.