×

Opinión



Secciones




Ni Pancho ni Roberto ‘tienen chance’ de llegar a ser gobernadores: Celia Maya

Por Staff Códice Informativo - 10/04/2015

La candidata de Morena dijo que de llegar a ser gobernadora de Querétaro, mejorará los salarios

 Ni Pancho ni Roberto ‘tienen chance’ de llegar a ser gobernadores: Celia Maya

Por más que Francisco Domínguez Servién y Roberto Loyola Vera, candidatos a la gubernatura del estado por los Partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional, respectivamente, gasten dinero en sus campañas “no tienen chance”, afirmó Celia Maya García, candidata al mismo cargo por Morena. 

En rueda de prensa, señaló que cuenta con un proyecto y la convicción de darle un nuevo rumbo a Querétaro, impulsando en todas sus decisiones a la mujer, la cual demostrará que puede y sabe hacer las cosas bien.

Añadió que de ser gobernadora se controlarán los salarios de altos funcionarios y aseguró que habrá acuerdos entre las autoridades de los tres órdenes de gobierno para que se mejoren salarios en Querétaro.

Asimismo, dijo que dentro de su propuesta habrá apoyos a las pequeñas y medianas empresas, además de que los jóvenes contarán con los conocimientos básicos para que una vez que egresen se puedan incorporar a la planta productiva de la entidad.

La gente quiere tenerle confianza a las mujeres, de todo el recorrido que hemos hecho el 90 por ciento de las personas que nos atienden son mujeres, esta elección está en manos de las mujeres“, dijo.

Destacó que en Querétaro hay muchas madres solteras y por ello se buscará que exista un trabajo remunerado para ellas, y oportunidades tanto en la vida pública como en la política, al reiterar que el 50 por ciento de su gabinete estatal estará conformado por mujeres.

Se revisará el sistema de guarderías para que estas se queden tranquilas porque las mujeres no saben qué hacer con sus hijos; estamos preocupadas por las mujeres, las vamos a incorporar en la vida pública y las vamos a apoyar para poder realizarse”, refirió.


Otras notas



De nuestra red editorial