×

Opinión



Secciones




El choque de dos discursos

Por Staff Códice Informativo - 09/02/2022

Mientras Mauricio Kuri llamó a la unidad el pasado 5 de febrero, Andrés Manuel López Obrador se enfrascó en su querella personal y política

 El choque de dos discursos

Foto: Especial

En la celebración el 105º aniversario de la Constitución hubo dos mensajes: uno a favor de la unidad y otro que dejó escuchar una vez más los tambores de guerra.

En un evento con los formatos conocidos, paradójicamente, un mensaje a la República a favor de la unidad, se vuelve disruptivo ante un contexto político nacional fundamentado en “el divide y vencerás”.

El mensaje del anfitrión, Mauricio Kuri González, aparentemente fue disruptivo por convocar a la unidad del país y tuvo algunos matices de coincidencia con el pronunciado por el Ministro Presidente Arturo Zaldívar Lelo de la Rea.

Sin embargo, los representantes de ambas Cámaras, la Senadora Olga Sánchez Cordero Dávila, y el Diputado Sergio Carlos Gutiérrez Luna, tuvieron en su participación la necesidad de legitimar el proyecto que representan, cocientes del papel que el Poder Legislativo y la mayoría que les postula mantienen aún en ambas cámaras. Lo contrastante es que, tanto el Senado de la República como la Cámara de Diputados, son la voz del pueblo y de los estados y sus discursos no fueron para esa audiencia, sino fueron mensajes velados de lealtad a su líder moral, alejándose de la República para alinearse con esa llamada cuarta transformación.

Kuri González, cumplió con el mismo mensaje que cada uno de los gobernadores que le han antecedido en el cargo, han pronunciado y que pareciera el papel obligado de quien cada año alberga a la República en pleno en una fecha tan emblemática, sin embargo, ¿Por qué su mensaje llamo tanto la atención? Por una sencilla razón, anteriormente, el Presidente en turno también se estacionaba en el recurso de la unidad, pero Andrés Manuel López Obrador, no, pues es un político obsesionado con los símbolos, con abrirse en la historia un lugar a partir de una lucha que en ocasiones parece contra molinos de viento.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador renunció al discurso de la unidad porque identificó amenazas u oportunidades en el mensaje dado por el gobernante queretano. Kuri hizo referencia a momentos históricos que han puesto a la democracia a prueba, mencionó que todas las posiciones políticas tienen que ceder para poder ganar, y también que hay quienes prefieren un camino institucional, ortodoxo al radical que provoca confrontación, y  habló de la necesidad de la reconciliación nacional, discurso que posicionara el entonces candidato de Morena en 2018 y que hoy contrasta con las acciones del Presidente en funciones.

López Obrador acusó recibo, por una sencilla razón, el Jefe del Ejecutivo no distingue un evento republicano de un mitin político, por ende, todo lo que se dice ahí, lo asume como una alusión personal. El autoproclamado líder moral vino a Querétaro el pasado sábado a un arranque de campaña de su plebiscito, de las gubernaturas que están en juego para este año, de sus procesos legislativos en curso y sobre todo, de quien habrá de sucederle en el poder; por el contrario, Mauricio Kuri asumió la posición de estadista que demandaba la República.

López Obrador no pudo sobrellevar que Kuri González le robara su momento no solo en el recinto, sino en la crónica de pasajes de la vida pública del país, ese es su discurso, con él busca legitimarse, por eso López Obrador el pasado 5 de febrero, decidió no leer su mensaje e improvisar o mejor dicho advertir sus siguientes movimientos, traslado el pulpito del Zócalo a la Avenida Juárez.

Es sabido que López Obrador necesita resistencias, y más en esta etapa de su gobierno en donde se han acumulado los suficientes negativos en su círculos familiares y políticamente cercanos que de crecer pueden afectar sus escenarios políticos electorales, por eso para el Presidente, que permanentemente se mantiene en campaña, un mensaje como el ofrecido por Mauricio Kuri demandó una respuesta que se alejará del protocolo y lo posicionará nuevamente en el centro de la arena política.


Otras notas



De nuestra red editorial