×

Opinión



Secciones




‘Hay que dejar de esperar un político providencial’: Denise Dresser

Por Staff Códice Informativo - 24/02/2015

La politóloga tuvo un intercambio con el regidor priista Rafael Rodríguez Tolentino, en una reunión convocada por la Coparmex

 ‘Hay que dejar de esperar un político providencial’: Denise Dresser

“¿La alternativa es Andrés Manuel López Obrador o Marcelo Ebrard?” cuestionó Rafael Rodríguez Tolentino, regidor del municipio de Querétaro del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a Denise Dresser en el marco de su conferencia dirigida a los agremiados de la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex).

Y es que la periodista y politóloga, una y otra vez, repasaba junto a los invitados las posibilidades que tienen los ciudadanos en sus manos para cambiar al sistema político del país. Y sin empacho, afirmó que es necesario sacar de Los Pinos al PRI.

Rodríguez Tolentino, quien en su momento presidió a la Coparmex en Querétaro, pidió la palabra.

Fue el último en lanzar un cuestionamiento, en una ronda de preguntas y respuestas que se extendió por aproximadamente una hora. El regidor se presentó como tal, y recordó su experiencia en la Coparmex. Posteriormente, felicitó y agradeció a Denise Dresser el ser una crítica que no se queda allí, sino que también hace propuestas, pues “la crítica destructiva se ha vuelto un deporte nacional”.

“Yo quisiera saber, por qué se dice que hay que sacar al PRI. ¿Y? ¿Cuál es la alternativa? Andrés Manuel López Obrador, el que nunca habla. Marcelo Ebrard, el que nunca habla. También en este foro le aseguro que la mayoría no quisiera que esa fuera la alternativa. Es gente muy razonable que sabe que hay que quitar y cambiar cosas”, cuestionó.

Denise Dresser comenzó aclarando que ella no es lopezobradorista, como se le ha tachado, por haber hecho público que ella votó en 2006 por Andrés Manuel López Obrador, quien era candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la presidencia de la República. A pesar de ello, recordó que estuvo al menos 20 minutos frente a su boleta, pensando por quién finalmente votar.

“Como le sucedió a tantos ciudadanos independientes que se quedaron huérfanos en esa elección muy polarizada, entre un panismo que hablaba de que López Obrador era un peligro para México y una izquierda a la cual solo le importaban los pobres. ¿Qué les quedaba a los ciudadanos independientes?, no teníamos por quién votar. Al final, taché la boleta por López Obrador porque pensé al menos es un voto de protesta”, explicó.

La autora de libros como El país de uno y  México, lo que todo ciudadano quisiera (no) saber de su patria, este último en coautoría con Jorge Volpi, señaló que ella sí se asume abiertamente como socialdemócrata, pues dijo entender la necesidad de la existencia del mercado, pero siempre con la vigilancia y la regulación del Estado. Pero en México, esa corriente no existe.

“En este momento ese lugar no lo ocupa nadie. Tristemente la izquierda mexicana no lo ha sabido ocupar, porque está más ocupada repartiéndose las prerrogativas y peleándose entre sí. Y Morena, va a tener una plataforma política que seguramente yo no podré apoyar. Y el PRD, no, desde que acabó de reconocer la corrupción que propicio y avaló en Guerrero, y en tantos otros sitios, pues tampoco es opción. Uno se va quedando sin opciones”.

Por ello, Denise Dresser aseguró que lo le queda al mexicano es dejar de pensar que vendrá un político providencial, y empezar a construir los contrapesos reales.

Si Denise Dresser fuera presidente de México, aunque una vez más aclaró, para no generar suspicacias, que esa no es su pretensión, indicó que tendría dos obsesiones: cómo hacer que la economía crezca, y cómo educar mejor a los mexicanos.

“No cómo reparto, ni cómo construyo casas, ni cómo protejo a mis amigos, ni cómo saco reformas palomeadas para que digan que las saqué y luego permito que las saboteen a la hora de la legislación secundaria”.

Denise Dresser recordó que cuando Andrés Manuel López Obrador tomó Reforma, ella escribió un artículo llamado “Cuando éramos huérfanos”, en el que se oponía a las acciones que se estaban llevando a cabo por él y sus simpatizantes, afirmando que esa no era la izquierda que México merecía. En ese entonces, la escritora recibió su primera amenaza de muerte.

“A partir de entonces yo no he estado de acuerdo con López Obrador, y pienso que no sería un buen presidente. Por una sencilla razón, porque no sabe cómo funciona la economía”, agregó.

Este lunes, a través de su cuenta de tuiter, recibió una amenaza similar tras hacer mofa del presidente Enrique Peña nieto, al que llamó “mejor actor de reparto… de la patria”.


Otras notas



De nuestra red editorial