| | www.codiceinformativo.com

MENU

»4 de abril: un día multi-histórico.

Un día como hoy pero de 1541, San Ignacio de Loyola, se hizo elegir como primer general de los jesuitas. Igualmente, un día como hoy, pero de 1968, el valiente soñador Martin Luther King Jr. fue asesinado.



Por: Begoña Sieiro
4-abril

Ambos personajes marcaron la historia de los seres humanos. Ambos fueron defensores de la vida y de la paz. Ambos lucharon por lo que creían; por el bien de su gente. Ambos escribían. Ambos fuertes creyentes en Dios. Y ambos fueron importantes líderes sociales.

Ignacio de Loyola fue un soldado español, que después de ser herido y, por lo tanto, obligado a pasar un periodo largo de tiempo en reposo, leyó La vida de Cristo y fue inspirado a dedicarse completamente a la religión. Pasó muchos años viajando y estudiando, hasta que fue ordenado sacerdote en 1537.

Una visión de Dios y Jesucristo lo llevó a fundar la Compañía de Jesús, o como es mejor conocida hoy en día, la Orden de los Jesuitas; confirmada por el Papa Pablo III en 1540. Su objetivo: ser compañeros de Jesús, emplearse en el servicio a Dios y el bien del prójimo. Finalmente, el cuatro de abril de 1541, Ignacio de Loyola fue elegido Superior General de la Orden de los Jesuitas, a la cual el actual Papa Francisco I pertenece. Actualmente es una de las órdenes religiosas más importantes del mundo y sus sacerdotes son conocidos por la importancia que le otorgan al conocimiento, entre otras cosas.

Años a posteriori, el mayor líder afroamericano de la historia fue asesinado en un hotel. Su muerte trajo a EEUU revueltas, discordia civil, y una guerra controversial. Su gente se sentía traicionada, ya que le dispararon al hombre que defendía los derechos civiles de todos no sólo de una raza, y que hasta la fecha representa derechos de igualdad, protestas pacíficas y justicia para todo el mundo.

A sus 39, ya era una figura reconocida internacionalmente, principalmente por la defensa de los derechos de los afroamericanos. Desde 1955 hacía protestas pacíficas en contra de la discriminación. De hecho, le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz en 1964, el cual donó íntegro al movimiento de derechos civiles.

El final del discurso de Martin Luther King un día antes de que lo asesinaran decía:

«No sé qué pasará ahora; vienen días difíciles. Pero en realidad no importa conmigo ya, porque ya he estado en la cima de la montaña. Y no me importa. Como cualquiera, me gustaría tener una vida larga –la longevidad tiene su lugar. Pero no estoy preocupado por eso ahora. Yo sólo quiero la voluntad de Dios. Y él me ha permitido subir a la montaña. Y he visto la Tierra Prometida. Tal vez no llegue ahí con ustedes. Pero quiero que sepan, esta noche, que nosotros, como un pueblo, llegaremos a la Tierra Prometida. Y por eso estoy feliz esta noche; no estoy preocupado por nada; no le temo a ningún hombre. Mis ojos han visto la gloria de la venida del Señor.»

Al día siguiente, el cuatro de abril de 1968, hace 45 años exactamente, a las 18:05 horas, un hombre llamado James Earl Ray le disparó a Martin Luther King, Jr. afuera de su cuarto del Motel Lorraine en Memphis, Tennessee. Murió una hora después.

El discurso más famoso de Martin Luther King, Jr. pueden escucharlo completo aquí.

 

Otra ganadora del Premio Nobel fue él.