Operaciones de paz de la ONU


Por Expertos TEC el 03/06/2021
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Operaciones de paz de la ONU

A lo largo de la historia de la ONU, han habido tres tipos principales de Operaciones de Mantenimiento de la Paz: operaciones de mantenimiento de la paz, operaciones de imposición de la paz y operaciones de construcción de la paz.

Por Robert O. Harmsen,

Profesor de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno, Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

Este fin de semana la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebra las Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMP) en todo el mundo, los logros de estas y los sacrificios que los pacificadores ha hecho por buscar la “paz”. A lo largo de la historia de la ONU, han habido tres tipos principales de OMP: operaciones de mantenimiento de la paz, operaciones de imposición de la paz y operaciones de construcción de la paz.

El primer tipo se enfocaba en observar y mantener el alto al fuego tras el cese de las hostilidades, aunque sólo se les permitía entrar en un país si éste les invitaba y aceptaba su presencia en su territorio. El 29 de mayo de 1948, tras el fin de la primera guerra árabe-israelí, el Organismo de las Naciones Unidas para la Vigilancia de la Tregua (ONUVT) fue la primera misión que se estableció; y más de 70 años después, sigue siendo operativa en la observación de la paz en la región. Curiosamente, su mandato, es decir, su base operativa recibida a través del Consejo de Seguridad de la ONU, se ha ampliado para observar y vigilar otras zonas de la región, como las fronteras de Israel con Líbano y Siria.

Sin embargo, estas OMP de primera generación tenían un gran defecto, eran misiones sin armas compuestas por personal civil o militar desarmado. Esto significaba que no podían defenderse de la implementación de su mandato, es decir, la razón por la que fueron creadas. Por lo tanto, el personal podía verse atrapado en medio de un conflicto armado y no tenían medios para defenderse, aunque no fueran objetivo de las fuerzas armadas, podían convertirse en daños colaterales. Aunque las cifras no parezcan tan impactantes, un total de 52 miembros de las fuerzas de paz han muerto en el cumplimiento de su deber y ya que la ONU depende de los Estados para las contribuciones a las OMP (en términos de personal, material y finanzas), tener nacionales muertos bajo la bandera de la ONU no era “bueno para el negocio”.

La ONU tuvo que enfrentarse a este dilema, y llegó a una solución simple pero paradójica, armar a las fuerzas de mantenimiento de la paz. Esto significaba que el personal de mantenimiento de la paz estaría autorizado a utilizar la fuerza para proteger su mandato a pesar de que su mandato consistía básicamente en reforzar la paz, lo que parece un poco contradictorio.

Sin embargo, esta ampliación del mandato de las OMP dio lugar al segundo tipo de OMP, las operaciones de imposición de la paz. Estas operaciones sí estaban autorizadas, aunque en circunstancias estrictas, a utilizar la fuerza en el desempeño de sus operaciones. La primera de este tipo de misiones fue conocida como la Fuerza de Emergencia de la ONU (FENU I), que se creó en 1956 durante una sesión de emergencia de la ONU tras la Crisis de Suez. En resumen, esta crisis estaba relacionada con la invasión de fuerzas israelíes -así como británicas y francesas- a territorio egipcio tras la nacionalización del Canal de Suez por parte del presidente Nasser de Egipto. El mandato de la FENU I consistía en actuar como zona de amortiguación entre las partes enfrentadas y, en circunstancias extremas, utilizar la fuerza para evitar que los ejércitos se atacaran mutuamente. La misión contaba con más de 6 mil militares de la paz armados y duró aproximadamente 11 años con 110 bajas.

Los buenos observadores pueden haber notado que esta misión se llamó FENU I, no FENU. Esto se debe a que la FENU I se disolvió en 1967, ya que el presidente Nasser no deseaba mantener esta presencia de la ONU en el territorio egipcio, porque había estado planeando atacar a Israel. Así ocurrió durante la Guerra de los Seis Días, un breve pero violento conflicto en el que las fuerzas combinadas de Egipto, Siria y Jordania atacaron a Israel. Hubo pérdidas considerables para Egipto y sus aliados, e Israel ocupó aún más territorio, entre otras partes de Egipto nuevamente.

Tras esta pérdida, los egipcios, agitados, planearon cómo recuperar sus pérdidas. Tuvieron que pasar seis años para que Egipto, con un nuevo presidente -Anwar Sadat- y una coalición de aliados árabes, ejecutaran un ataque furtivo contra Israel. En 1973, durante una de las celebraciones más sagradas de los pueblos judíos -conocida como Yom Kippur– los egipcios y sus aliados atacaron por sorpresa a Israel durante la celebración. Aunque al principio los israelíes sufrieron pérdidas debido a su completa sorpresa, rápidamente y de forma decisiva dieron un vuelco al resultado del conflicto, con lo que no sólo contuvieron a estas fuerzas atacantes, sino que le dieron un vuelco a la situación y ganaron más territorio.

Esto condujo a lo que se conoce como la Fuerza de Emergencia de la ONU II, que se estableció en 1974 y duró cinco años, en los que 51 miembros de las fuerzas de paz perdieron la vida. Esta es la breve historia de cómo la FENU se convirtió en la FENU I.

Durante mucho tiempo, estos dos primeros tipos de OMP fueron las misiones de paz más comunes de la ONU. Sin embargo, un acontecimiento histórico fundamental es considerado como el punto de partida del tercer tipo, el final de la Guerra Fría. El fin de la Guerra Fría significó la implosión de la Unión Soviética, el colapso del comunismo y la “victoria” del Occidente y del liberalismo en la escena mundial. Al desaparecer estas diferencias ideológicas, la ONU, al igual que muchos Estados del mundo, reconsideraron si el fin de la Guerra Fría podría significar un replanteamiento de sus relaciones en diversos temas. Uno de ellos eran las OMP. ¿Podrían utilizarse las OMP de forma más sistemática y profunda, y no sólo para mantener e imponer la paz, sino también construirla?

Tras muchas investigaciones, reuniones, conferencias e informes, la ONU respondió afirmativamente a la pregunta anterior. Sí, podemos construir un mundo mejor, una paz sostenible dentro de sociedades anteriormente divididas por el conflicto. Una de las principales formas de lograrlo sería contar con OMP que no sólo tuvieran el poder de mantener y hacer cumplir la paz, sino que también ayudaran a la construcción del Estado después del conflicto. Esto significaba la formación de instituciones e infraestructuras estatales fundamentales que, de construirse correctamente, podrían disminuir los principales impulsores del conflicto en las sociedades; y así nació una nueva idea para las OMP. Esta visión de la paz se conoce como paz positiva, la cual se centra en las causas estructurales del conflicto dentro de una sociedad y al abordar esas causas, construye una paz duradera; en contraposición a la paz negativa, término utilizado para describir simplemente la paz como una ausencia de guerra, una forma bastante pesimista de ver la paz.

En resumen, el objetivo de estas OMP de tercera generación es crear confianza en las estructuras e instituciones del Estado y de la sociedad. Por ejemplo: elecciones libres y justas. Para poder celebrar unas elecciones libres y justas, hay que tener en cuenta una serie de factores. Por un lado, es necesario establecer un aparato estatal que funcione y que pueda ocuparse de los mecanismos de realización de las elecciones, así como que los funcionarios del gobierno acepten el resultado, que no haya fraude electoral, y cuestiones similares. Por otro lado, y visto desde una perspectiva social, los votantes deberían “confiar” en el gobierno para que sus votos cuenten, que, si desean votar por la oposición, nadie los perjudique, o que, si ellos mismos desean postularse, tengan la posibilidad de hacerlo.

Esto es precisamente en lo que se enfocan las OMP de tercera generación: la justicia, el estado de derecho, un sistema judicial que funcione, la erradicación de la corrupción, la formación de funcionarios gubernamentales que respeten los principios de la democracia, la reintegración de antiguos grupos armados en la sociedad y muchas otras cuestiones. Por supuesto, no se trata de una labor fácil, ya que hay que cambiar la mentalidad y estructura de una sociedad en situación de posconflicto por lo que estas OMP se han enfrentado y continúan enfrentándose a diversas dificultades en todo el mundo.

Para terminar, una pregunta que podemos hacernos es si estas OMP son necesarias. ¿Necesitamos estas OMP en esta época? ¿Son útiles o sólo una pérdida de tiempo? ¿Debemos probar otras estrategias o debemos dejar que cada Estado y sociedad del mundo resuelva sus propios conflictos? Probablemente, si se pregunta a los 4 mil 089 hombres y mujeres que dieron su vida en busca de estos propósitos, entonces sí, necesitamos estas OMP y el mundo que se proponen crear. Por este sueño de un mundo mejor, libre de violencia y conflictos, y por los sacrificios que han hecho, les saludo.

Ver todas las columnas de Expertos TEC

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Alex Acero: Sin paradigmas
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia