×

Opinión



Secciones




“Yo tampoco quiero morir” recolecta testimonios de violencia en mujeres de Querétaro

Por Paulina Rosales - 10/03/2020

Los espacios donde las mujeres sufrieron agresiones fueron: transporte público, calle, mercado, domicilio particular o escuela

 “Yo tampoco quiero morir” recolecta testimonios de violencia en mujeres de Querétaro

Foto: P. Rosales

Se recopilaron 129 testimonios en Querétaro, Corregidora y El Marqués, como parte de la campaña “Yo tampoco quiero morir”, en donde las mujeres queretanas señalaron haber experimentado principalmente violencia física, psicológica, sexual, económica y digital.

En rueda de prensa, las activistas del Frente Feminista Nacional, Graveolens, Colectivo Juntas y el CLEIDH, dieron a conocer que recopilaron 129 testimonios de mujeres y niñas entre los 12 y los 64 años de edad.

La mayoría de las mujeres adultas son casadas o separadas y, de acuerdo con los datos recopilados, los principales agresores fueron el cónyuge y parejas sentimentales, así como el padre, novio, compañero de escuela, trabajo, amigo, cuñado o un desconocido.

Además, señalaron que los espacios donde las mujeres sufrieron agresiones fueron: transporte público, calle, mercado, domicilio particular o escuela.

Los tipos de violencia principalmente denunciadas, en el caso de la violencia física, fueron golpes, lesiones graves, feminicidio, desaparición, golpes a hijas o hijos, maltrato, jalones y apretones; mientras que, en la violencia psicológica fue manipulación, maltrato verbal, aislamiento, amenazas, celos, trato indigno, humillación, culpabilización, esclavitud y control del cuerpo.

No obstante, también denunciaron casos de violencia sexual; entre estos se encuentran violaciones, abuso sexual, exhibicionismo, acoso sexual, persecución y miradas lascivas. En el caso de la violencia económica, las mujeres reportaron casos de desalojo de casa, robo de documentos, robo de bienes e ingresos; pero también, recopilaron casos de violencia digital como el control del celular, stalkeo permanente y acoso.

“En los casos donde realizaron la denuncia en la Agencia Especializada número cuatro, mencionaron que sí levantaron la denuncia, pero no se les dio seguimiento. En los casos donde no se atrevieron a denunciar expresaron desconfianza y miedo a que el agresor no fuera a prisión”, declaró Andrea Martínez de CLEIDH.


Otras notas



De nuestra red editorial