¿Se puede confiar en una policía cuyo mando no tiene Control de Confianza?


Por Staff Códice Informativo el 22/06/2020
 ¿Se puede confiar en una policía cuyo mando no tiene Control de Confianza?

Foto: Especial

Uno ya no sabe si reír o llorar con el caso de Ezequiel Montes, que en cuestiones de seguridad no da una desde que con […]

Uno ya no sabe si reír o llorar con el caso de Ezequiel Montes, que en cuestiones de seguridad no da una desde que con bombo y platillo “recuperó” el control de su Policía Municipal, tras más de 70 días siendo comandada por la Policía Estatal.

No fueron suficientes las “señales” de la podredumbre de su corporación de seguridad, de su “estrategia” en la materia y sobre todo, de los asesores que tienen más interés e crearse oportunidades políticas con Morena que en construir un buen gobierno, pues a pesar de que la Fiscalía desmanteló un grupo de narcomenudistas que operaban al parecer, con el aval de algunos de sus policías, las decisiones en la materia en dicho municipio siguen siendo muy cuestionables

Después de tener que destituir Alejandro Vázquez Covarrubias y de que por poco más de dos meses comandantes de PoEs dirigieran las acciones en aquel municipio, se organizó toda una ceremonia, en medio de la pandemia por el COVID-19, para anunciar a su nuevo director de seguridad, un militar retirado de nombre Felipe de Jesús Avendaño Ramírez, con el testigo de los principales perfiles de Morena en el estado presentes.

No duró ni un mes en el cargo, pues tras las sorpresas de las que se enteró la alcaldesa en medios de comunicación, por su detención por delitos contra la seguridad pública y su denuncia por violencia intrafamiliar, decidió cambiar de decisión. Quien ahora está a cargo de la seguridad pública en el municipio de Ezequiel Montes es Oswaldo Gómez Martínez, un expolicía, dado de baja, y que entre 2013 y 2016 fue uno de los principales responsables del enorme aumento de tomas clandestinas de hidrocarburos en San Juan del Río, donde fue mando policial y secretario de seguridad.

Ahora se reincorpora a labores de seguridad pública, pero sin evaluación de Control de Confianza. La última que tiene data de principios de 2016, hace más de 4 años, y antes de ser dado de baja de toda corporación policial. No está demás decir que de acuerdo con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública y la Ley de Seguridad para el Estado de Querétaro, todo mando policial debe tener debidamente acreditada su Evaluación de Control de Confianza.

No resultaría extraño pensar que de este detalle no se ha enterado la alcaldesa, quien aunque reculó, lo cierto es que se tropezó al tratar de “recuperar” el control de la seguridad pública en su municipio, y por lo visto, sigue por el mismo camino.

Tener el control de la seguridad pública no implica simple y llanamente tener el mando. Implica generar condiciones de certidumbre en la corporación, vigilancia a la actuación policial, estrategia para la operación y sobre todo, mano firme. No es una cuestión de lucimiento político, y más cuando el antecedente, con una operación de alto impacto de la Fiscalía, es tan delicado. Lo mejor para los ezequielmontentes es poder contar con una policía municipal con la que puedan contar y sobre todo, en la que puedan confiar. Pero con todo lo que ha pasado en los últimos meses, y con un director de seguridad pública sin Control de Confianza, ¿se puede confiar en la policía municipal?

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica