| | www.codiceinformativo.com

MENU

»Sanción a locutor por burlarse del hijo de AMLO



Por: Staff Códice Informativo
hijodeamlo

Foto: Especial

El pasado 18 de junio, el conductor Sergio Magaña, quien trabaja para ABC radio, llamó al aire “Chocorrol” a Jesús Ernesto López, hijo menor de Andrés Manuel López Obrador. La cosa habría quedado ahí de no ser porque usuarios en redes sociales llamaron la atención sobre el hecho y consideraron que eso era conducta discriminatoria.

Estas acusaciones, lanzadas principalmente a través de Twitter, fueron respondidas en su momento por la radiodifusora, cuyo gerente de operación, Juan Carlos Flores, se comprometió a investigar los dichos del locutor.

Al final, la empresa determinó que sí hubo un gesto “abusivo” por parte de Sergio Magaña y se solicitó al conductor ofrecer una disculpa pública a Jesús Ernesto López.

Esta no es la primera vez que el hijo menor de AMLO es criticado por su apariencia en los medios de comunicación. Durante la campaña presidencial, circularon imágenes suyas donde se hacía mofa de un mechón rubio que había teñido sobre su cabello.

Posteriormente, en octubre, El Universal publicó una columna en donde los redactores se burlaban de López debido a que, por una fractura, debía trasladarse a la escuela en un vehículo especial. Al final, la publicación desató mucha polémica y los responsables de la sección fueron despedidos.

Estas burlas constantes llevaron a Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López Obrador y madre del adolescente, a difundir en Twitter el hashtag #ConLosNiñosNo, mediante el cual esperaba conseguir respeto hacia su hijo por parte de los medios de comunicación.

Algunos aún consideran que es excesiva la reacción ante las burlas al hijo del presidente pues, aseguran, las hijas de Enrique Peña Nieto recibieron el mismo escarnio.

Omiten, sin embargo, quienes hacen estos juicios, que Paulina Peña era mayor que Jesús Ernesto cuando le llovieron burlas por referirse a los mexicanos de a pie como “prole” y que, además, ninguna de estas burlas se centró jamás en su aspecto físico.

De la manera que sea, parece necesario distinguir a los políticos de sus familias y recordar que sus cónyugues, hijos y parientes no tienen porqué llevar un sambenito durante sus gestiones, especialmente si son menores de edad.