| | www.codiceinformativo.com

MENU
Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

»Mauricio dixit

La enorme y voluminosa serpiente del huachicol, a pesar de que ahora se encuentra en su mayor expresión multilateral, apenas…



Por: Andrés González

La enorme y voluminosa serpiente del huachicol, a pesar de que ahora se encuentra en su mayor expresión multilateral, apenas si comienza a desenrollarse.

Y comienza a remover los escombros, hacia todos rumbos, porque lo mismo pega arriba, abajo que a los lados.

Es como si, repentinamente, estuviera moviendo una enorme piedra y sin saber que hay debajo de esta, va descubriendo grandes sorpresas, si bien de toda índole, lamentablemente la mayor parte son enredos del poder, del dinero, de los intereses.

Son las redes sociales las que, sueltas, están jugando su papel, en una nave que, descontrolada, parece llevarnos a todos en un vuelo que va en picada.

Y asombran pronunciamientos anticipados como el del Carlos Romero Deschamps, el líder de los trabajadores petroleros y quién, anticipadamente, se pronuncia, sin que nadie lo exigiera, en favor de la tarea decidida por AMLO para combatir el huachicol. Y aparece, también repentinamente, amparado. Por aquello de las dudas, sabe.

En nuestro estado, como un efecto colateral y por eso de las libertinas redes sociales, da la cara el senador Mauricio Kuri González, coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en el Senado.

Utiliza el feis o Facebook, como usted quiera llamarle. Las redes sociales pues. Su expresión es dura, decidida. Y da la cara. La imagen revela a un político resuelto pero también desnuda al personaje con una clara expresión que sigue a la palabra molestia.

Mauricio – se le nota – estaba encabronado.

“Me veo ahorita en la obligación de contestarles”. Se refiere a sus detractores que, escondidos en el anonimato de las redes, lo habían llenado de infundios.

Kuri aborda las redes por tres cuestiones centrales.

Primero, para salvar su honor personal, sus valores y los que ha tenido su familia. Segundo, para defender de la contaminación de esta “guerra” – que no es la suya pero que lo subieron – por el cargo público de senador que tiene. Tercero – y esa es apreciación de este columnista – por no empañar un camino en el que, dentro de dos años, esté posiblemente transitando y que lo podría llevar a la gubernatura.

Y toma el toro por los cuernos.

Su decir es sobre el desabasto propiciado por el Gobierno Federal que “decide dejar sin abasto de gasolina al país” y en donde, por esas libertinas redes sociales, “pretenden queriéndome manchar mi nombre y el de mi familia”.

Kuri podría haber seguido el mismo camino del anonimato para responder a sus detractores. Pero hay niveles. El senador prefiere dar la cara a quién le venga el saco pero también a los usufructuarios de la gasolina malhabida.

“Piensan que me voy a quedar callado porque me están atacando con mentiras. Lo que me deja muy tranquilo, es que cuando me metí a la política – toda su vida ha sido empresario – fue con la convicción total que había personas que podían hacer este tipo de cosas. Nunca me imaginé que fueran tan cobardes”.

Y en el camino de los intereses políticos, es lo menos – considero – que se ha encontrado el ciudadano trepado a político. En esta travesía no van precisamente “almas de la caridad” ni es transitado por los Hermanos de la Tercera Orden de San Francisco. Ahí van, pululan, abundan, los más fino y granado de este desgastado oficio de la política, del sindicalismo, del servicio público. Y Kuri comienza a conocerlos.

Dice que, al iniciar este trayecto – el de la política – él se encontraba “con la conciencia tranquila…porque todo lo que he hecho en mi vida, ha sido derecho, honrado, que he trabajado desde soy muy joven…se lo que es ganarse el dinero con el sudor de la frente. Aunque les duela a los adversarios, aquellos que están inventando esto”.

Y es que, esas libertinas redes sociales, lo inmiscuyen en el fangoso terreno del huachicol. Es donde el senador sale a responderles. Y lo hace solo por él. Y por nadie más.

“Si se puede trabajar y hacer un patrimonio de una forma decente, aunque me quieran empañar”

Y reitera el valor de dar la cara. “No te dejes envenenar sobre este tipo de mensajes que no tienen ni quién lo manda y con mentiras totales y absolutas”.

Su aparición es, en sí, una reflexión en voz alta pero con el suficiente valor para atajar los infundios. Habla de la familia, de sus hijos, que son – considero – algo de lo más sagrado que tenemos los seres humanos.

“Mi padre me dijo que una persona vale por lo que vale su prestigio. Y esa obligación si la tengo con mis hijos”.

Toca son mucha sensibilidad algo que se está acentuando a raíz de la pasada contienda electoral. “Este país – dice – está muy dividido. Y con estas mentiras y calumnias lo están dividiendo más…”

Dice ser de los políticos que no transan, que no roban.

“Necesitamos llegar a este país que yo tengo en esa visión y que la quiero siempre compartir contigo. La del país derecho de los mexicanos derechos, que no haya calumnias, que no se escondan en el anonimato”.

Apárale.

Y su manifiesto lo firma, por supuesto.

Mauricio Kuri, senador de la república.