Los taxis piratas


Por Andrés González el 17/11/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Los taxis piratas

El operativo se puso tenso cuando un grupo de choferes de estos taxis irregulares, incendiaron algunas llantas sobre la autopista, cortando la circulación de esta importante vía, en dirección de la Ciudad de México a Querétaro

El problema de los “taxis piratas” o tolerados, no es nuevo ni exclusivo del municipio de Pedro Escobedo.

Los hay – y posiblemente en mayor número – en esta capital queretana, en los municipios de la zona metropolitana, en San Juan del Río y en forma también escandalosa en el municipio de Colón.

El operativo de ayer instrumentado por el gobierno del estado – que es el que otorga las concesiones – fue realizado teniendo como cabeza operativa al Instituto Queretano del Transporte, a petición de los propios taxistas autorizados y que causó por un poco de más de media hora, el cierre de la autopista México Querétaro, la 57, considerada la más transitada del país.

Este es el primer operativo que realiza el gobierno actual, si bien el problema se viene arrastrando desde los dos gobiernos anteriores, y una de dos: O no le entraban a darle solución o de plano no los pudieron controlar.

Y solicitudes sobraron, particularmente por varias de las asociaciones de taxistas que sí están dentro del orden y pagan concesión, se adaptan a las tarifas autorizadas y, por lo regular, el operador lleva una identificación personal visible en algún lugar de su unidad.

La de ayer y gracias a un operativo conjunto en el que intervinieron personal del propio IQT, que empleó cinco patrullas y al menos 40 elementos, además de otros tantos policías, estuvieron también16 patrullas de la Policía Estatal (PoEs) y de la Secretaría de Seguridad Pública, Tránsito Municipal de Pedro Escobedo, 15 grúas, amén de operadores de la Secretaría de Gobierno del Estado, quiénes en conjunto realizaron un trabajo casi limpio, para desactivarlo en menos de 30 minutos.

El operativo se puso tenso cuando un grupo de choferes de estos taxis irregulares, incendiaron algunas llantas sobre la autopista, cortando la circulación de esta importante vía, en dirección de la Ciudad de México a Querétaro.

El saldo por fortuna fue blanco, sin ningún incidente personal que lamentar.

“De lo que se trata – se dijo en fuentes del IQT – es consolidar un servicio de transporte público seguro y a la altura de los queretanos, a través del respeto y cumplimiento de la Ley de Movilidad para el Transporte del Estado de Querétaro”.

Lo que se pretende es que todos los concesionarios, dueños de las unidades o trabajadores, puedan brindar un servicio seguro para el usuario, con operadores debidamente identificados, capacitados y regulados, amén de efectuar una revisión periódica física tanto del conductor como de la propia unidad.

Se trata pues de un programa de mejora continua para contar con un modelo de transporte público estatal idóneo y en regla.

Y es que si ya se inició en un municipio – en este caso Pedro Escobedo – deberá ser extensivo a todos los municipios del estado en donde tienen este problema.
Así o todos coludos o todos rabones.

Esa es la instrucción del gobierno estatal en funciones, por petición expresa de la misma ciudadanía, para que las personas que abordan alguna unidad del servicio de transporte público, cuenten con la mayor seguridad posible.

Y, ¿Qué pasa con los servicios que brindan los “ubers” y cuyo número crece día con día?

La demanda de los taxistas regularizados es que “toda esta clase de servicio” se meta al orden, con concesión regularizada, con personas plenamente identificadas y tarifas autorizadas, para poder ofrecer la mayor seguridad al usuario.

Y si se desaparece el IQT para substituirlo por algún otro organismo encargado de la vialidad, este será uno de los retos a vencer, amén de meter al orden al transporte público colectivo, como el Qrobús, que está pasando ahora mismo por varias etapas.

La cuestión es que tanto urgen las medidas para hacer más eficiente el servicio colectivo del Qrobús, como meter al orden a estos taxis piratas.

Ya empezaron y seguramente esta tarea continuará.

El usuario será el primer beneficiario.

Andrés González

Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
UAQ trabaja a favor del río Santa María III