La derecha en Europa


Por Eduardo Magaña el 29/03/2017
 La derecha en Europa

La extrema derecha amenaza a Europa

El polémico Geert Wilders, no logró conseguir la victoria que tanto ansiaba para convertirse en Primer Ministro de Holanda el pasado 15 de marzo. Wilders, quien durante el proceso electoral holandés se convirtió en un espectáculo mundial de anti-islamismo, intolerancia y la imagen misma de la ultra-derecha europea, afortunadamente y pese a colocarse en las encuestas como favorito, solo aseguró 20 lugares de los 150 que conforman el parlamento holandés.

Los medios y analistas internacionales veían en él a un indicador de lo que podría suceder en las elecciones parlamentarias que se avecinan a finales de año en Europa; además de que creían que Wilders podría coronarse vencedor tras el triunfo de las políticas populistas en otros países como Inglaterra, con la sorpresiva victoria del Brexit y el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos. En esta ocasión, una vez más – afortunadamente – las encuestas tampoco fueron fidedignas.

Sin embargo, el caso holandés no es el único que ha aprovechado la sensación de inseguridad, la ola anti-inmigrante y el movimiento del péndulo social y político europeo hacia la derecha, extrema en algunos. Reunidos en una conferencia el 21 de enero en Koblenz, los partidos populistas de Europa y la extrema derecha trataron y han tratado de mostrar un frente unido ante elecciones cruciales en este 2017: las pasadas elecciones legislativas en los Países Bajos a mediados de marzo; la elección presidencial en Francia cuya primera ronda será en abril y en mayo la segunda; y las elecciones legislativas en Alemania a finales de septiembre. Con la Europa sabia y tolerante, debilitada por Brexit y el sentido común de la política internacional delirando con Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos, los pueblos francés y alemán, así como sus aliados europeos podrían “cambiar la cara de Europa” en los próximos años.

Los más relevantes ejemplos que podrían acceder al poder en los años venideros son: La francesa Marine Le Pen. Aunque Le Pen asegura que no es ‘ni de derecha, ni de izquierda’ y ha matizado su discurso en los últimos meses para ganar adeptos entre los electores franceses moderados, la lideresa del FN (Front National, o Frente Nacional) se ubica en primer o segundo lugar en las encuestas para la primera ronda de elecciones que se realizarán en Francia el próximo 23 de abril. Los 2 ‘finalistas’ se irán a la segunda vuelta el 7 de mayo, y aunque muchos analistas calculan que su base electoral no logrará la presidencia en una segunda ronda, hay los pesimistas que aseguran que Le Pen la conquistará, activando un Frexit al momento de acceder a la presidencia del país galo. Como nota, el miércoles 30 de marzo, el Reino Unido oficializa su Brexit.

El austriaco: el líder del Partido de la Libertad de Austria (FPÖ), Heinz-Christian Strache, fue reelegido líder del ultranacionalista y xenófobo Partido Liberal austríaco (FPÖ), al lograr el apoyo del 98.7% de delegados el pasado 4 de marzo. Strache, encabeza a los ultras austriacos desde 2005. La extrema derecha encabezada por Norbert Hofer perdió ante el ambientalista Alexander Van der Bellen en las elecciones presidenciales de Austria en diciembre de 2016, por preocupante poco porcentaje. El italiano: Matteo Salvini, líder de la Lega Nord (Liga del Norte), busca también una salida, pero italiana de la Unión Europea.

Salvini también ha sido invitado estrella en conferencias y eventos de la extrema derecha en Europa – incluyendo a su amiga Marine Le Pen. La alemana: Frauke Petry la lideresa de AfD Alternative für Deutschland (la Alternativa para Alemania), hizo campaña en las elecciones de 2016 principalmente basada contra la “islamización” de Alemania. Aunque el partido de la Canciller Angela Merkel ganó las elecciones locales de Saarland este 27 de marzo, Petry será una ‘piedra’ en el zapato de la Merkel en las elecciones legislativas.

El belga: Tom Van Grieken. El jóven político líder del partido Vlaams Belang (Interés Flamenco) es el rosto de la extrema derecha en Bélgica. Aún poco conocido fuera de sus fronteras, Van Grieken tiene un discurso inflamatorio igualmente. Está a favor de la independencia de Flandes, pronuncia discursos anti musulmanes y está a favor de endurecer las penas contra los criminales. De la ultra-derecha hay ejemplos en Hungría, Polonia y Grecia. El péndulo se orilla a la derecha en el viejo continente como hace décadas no ocurría, y la Unión peligra ante el sentimiento separatista.

Ver todas las columnas de Eduardo Magaña

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica