| | www.codiceinformativo.com

MENU
Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

»El primer corte

Y esta no es la visión oficial, sino la que expresa, siente y deja ver el pueblo



Por: Andrés González

Al gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador le llegó ya el primer corte.

Y esta no es la visión oficial, sino la que expresa, siente y deja ver el pueblo.

Y en solo un año, este país que si bien sigue siendo el mismo, es diferente al de hace doce meses.

Nos han hecho – por comenzar con lo más evidente – una división artificial política, donde por un lado van los “chairos” o “amlovers” y por el otro, los “fifís” y neoliberales.

Y no se camina ya igual. Y no puedo decir si sea mejor o peor, pero el paso del país es ahora diferente.

En estos doce meses de gobierno, nadie puede negar que estamos inmersos en un cambio, la 4T, cuya dimensión no alcanzamos a percibir si este sea para bien o para mal; si es para estancarnos o para avanzar.

Solo el tiempo tendrá la respuesta, expresada parcialmente en las urnas en el 21 y de forma mayormente marcada, para el 2024.

Y de esta manera ayer se dieron las expresiones en las calles de la CDMX, en muchas de las capitales de los estados – Querétaro fue una de estas – en el Zócalo de la capital.

Lo cierto es que hoy, en solo un año, la percepción en la popularidad de su figura central, es diferente a la del primero de diciembre del 2018.

Va descendiendo lentamente pero de que va descendiendo, por supuesto que lo va. Y anda por debajo del 60 por ciento de aceptación, que aun así es alta. Diría yo, altísima.

Este gobierno federal y en particular su personaje central, tiene muchas virtudes que lo mantienen a flote. Nadie puede decir que está hundido; tal vez sí que se encuentra haciendo agua.

La mayor oferta sigue siendo la lucha abierta contra la corrupción y para la cual, la generalidad del país estamos de acuerdo.

El chiste de esto es saber el cómo y en cuanto tiempo la cumpla.

La segunda exigencia mayor es el combate a la inseguridad que se vive en una gran parte del país. Y aquí sí, la percepción mayormente aceptada es que el gobierno federal, los gobiernos de los estados y de muchísimos municipios – y todos, nosotros los ciudadanos – vamos perdiendo en esta lucha.

Y el crimen organizado no cede.

Y este año sin aún terminar, ya quedó como “el más violento” desde que se comenzaron a realizar estas mediciones, con cerca de 29 mil homicidios dolosos. (FGR). El incremento, en el mismo lapso de enero a octubre -18 al 19 – fue del orden del 60 por ciento.

El país está ya en recesión, según todas las mediciones, aun cuando oficialmente no se acepte. Y la economía que al cierre del 2018 venía creciendo un 2.5, ahora tenemos crecimiento del 0.0; esos si son números fríos, sin ninguna tendencia partidista.

El cambio en el reparto de los dineros del pueblo, viene distinto, diferenciado.

Hemos permitido que a la gente del mar que salía a pescar, les hayan escondido sus redes. Y me refiero no solo a los pescadores, en una visión real, sino a la generalidad de los productores de insumos primarios del país. A los agricultores, a los ganaderos, a los productores lecheros.

Y en solo un año – eso se percibe – ahora son mucho menos los que votarían por él y son más los que a diario ingresan al grupo de los desesperados; los damnificados por la ausencia de medicamentos para sus enfermos, los padres y madres molestos por las guarderías a las que les retiraron subsidios, de los transportistas que no tienen seguridad en las carreteras del país.

Esta lista es larga.

Los gritos en las calles se diferenciaron de los que también – y en gran número – se hicieron en el Zócalo de la CDMX.

Y ante eso, nadie puede negar que este país es otro – siendo el mismo – muy diferente al de hace solo un año.

Y faltan cinco.

“A mano alzada, queremos que se vaya” gritaban miles en Reforma. Y se generalizaron no solo en el gritar, sino en el vestir, cuando la mayoría vestía camisa o playeras blancas. Y aparecieron los letreros grandes, “Todos juntos por México”; las mantas chicas y las cartulinas, algunas llenas de ingenio y otras, de plano, repletas de ingenio.

El país está cambiando y eso se percibe.

Los que aseguran – y dan cifras – que es para mal, exigen que, al menos, AMLO cumpla lo ofrecido. Los que aplauden y lo apoyan, su mayor argumento es el combate a la corrupción.

La balanza de la opinión popular, se medirá – eso ni lo dude usted ni tantito – en las urnas en estas elecciones del 21.

Y aquí – en estas – ya no estará en la boleta el nombre de Andrés Manuel López Obrador y su proyecto político, MORENA, trae un innegable desgaste galopante.