El municipio de Corregidora, la tormenta electoral perfecta


Por Andrés González el 22/12/2020
 El municipio de Corregidora, la tormenta electoral perfecta

Foto: Archivo

Los procesos internos de los partidos políticos se comienzan a barrer – como las escaleras de AMLO – de arriba para abajo. Primero los candidatos […]

Los procesos internos de los partidos políticos se comienzan a barrer – como las escaleras de AMLO – de arriba para abajo.

Primero los candidatos o candidatas de todos los partidos a la gubernatura; después las posiciones federales, presidencias municipales y diputados locales. Así, de arriba para abajo.

En estos días, de aquí a lo que resta del año y los primeros catorce días de enero, seguirán saltando oficial o extraoficialmente, los nombres de los que vayan por ese preciado cargo: la gubernatura.

Y se presume que serán antes del 14 –no necesariamente – que es cuando arranca el período oficial de las precampañas electorales. Y nadie las quiere desperdiciar, porque urge que sus nombres trasciendan.

Empero, los nombres para el resto de las posiciones – además de la gubernatura – siguen saliendo, con consentimiento o sin este, de sus dirigencias. Y eso es totalmente legal. Nadie les puede impedir a los militantes o al ciudadano, decir que para determinada posición, tiene la mano levantada. Nadie.

Y es que no está pidiendo el voto – que es lo que sí está expresamente prohibido – sino cual es la posición que le interesa. Todo lo demás, si bien deberá de cubrir internamente a su partido y luego ante las instancias electorales, todos los requisitos que se exijan, desde las convocatorias mismas, hasta las que imponen esas instancias.

Donde desde ahora se está formando, electoralmente, una “tormenta perfecta” es en el municipio de Corregidora.

Por la dimensión y tamaño que esta municipalidad se ha ganado en los últimos años, particularmente en lo que va del siglo.

Su crecimiento en población y en el PIB, ha sido superior al promedio nacional.

En población, pasó de escasos 44 mil de los 90´s, a los casi 200 mil que tiene en la actualidad. INEGI.

Y le llamo “tormenta perfecta” por lo cerrado que será, considero, ahí la contienda electoral. No creo que se dé la distancia tan enorme, no la muy amplia del 15, pero tampoco la del 18.

Vamos a los nombres.

Por el PRI.

Si todo camina como se escucha, el candidato será el político Héctor González, muy cercano al líder estatal de ese partido. Trascendió que su nombre anda bien posicionado, si bien la marca de su partido no tanto.

Esto es de entenderse, al menos por los últimos dos resultados, los del 15 y los del 18.

Sin embargo, todas las contiendas electorales son diferentes, pero la muy sencilla razón de que – si bien las marcas quedan – los nombres son distintos. Y creo que, a estas alturas, el nombre de Héctor González está más que macizo.

En el PAN.

Ya no hay mucha vuelta de hoja con Roberto Sosa Pichardo, el actual alcalde, que se quiere “reciclar” en el cargo. Así se dice. Y no es peyorativo, ni al partido ni al candidato. Y es que están muy sensibles. Al interior del PAN se oyen otros nombres, pero a estas alturas ni tantita mella le hacen al actual presidente municipal.

Por Morena.

Aquí si hay varios. Y tienen ya la mano levantada, si bien no todos entrarán al análisis del Consejo Político Estatal, que es donde se decidirá, porque las asambleas municipales nada más no existen. No las dejaron vivir. Y murieron antes de nacer. Tal vez simulen – es la moda – alguna encuesta.

Y le voy a poner todos los nombres que por Morena se escuchan.

Alberto Escamilla, Paola Balostro, Cuauhtémoc Ríos, Zacarías Ávila, Pavel Sánchez, Yaneth López y Arturo Toscano. Muchos nombres para un solo municipio. Eso significa efervescencia. Seguramente podrían ponerse de acuerdo para salir con un “candidato de unidad” – que sería lo más recomendable – porque de lo contrario la división interna es el primer enemigo que se tiene al interior de los partidos. Y Morena no sería la excepción. Ya ve usted lo de Celia.

Y los arriba citados, en ese empeño andan. Unirse primero y…que Dios los acompañe. De todos ellos, el más recomendable sería Cuauhtémoc Ríos, por el buen oficio de político que tiene, por la suma que haría al interior de Morena y hasta de otros partidos. Sabe buscar alianzas. Y en esas anda.

Por el PT.

Se escucha con alguna regularidad, el nombre de Mireya Fernández. Falta ver cómo le arropan desde arriba en ese partido. O bien, si se van en alianza con Morena, para quitarle, de paso, la molestia de Gaby Moreno. Allá arriba, a Gaby no la quieren.

Como independiente.

Es casi seguro el registro de Saúl Morales, que ya quedó en la intención. Ahora solo falta el que alcance el número de adhesiones que exige el IEEQ.

Todo esto pasa en el ahora “super municipio” de Corregidora, donde electoralmente, parece estarse formando la “tormenta perfecta”.

Ahí, se va a poner más que interesante.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Maradona, el dios y sus claroscuros
EnBici.life
Michell Roxana: Inspiradora
Pesos y Centavos
Recuento 2020: Inflación, salario mínimo, el peso y la bolsa
Códice Informativo
¿Llegó el fin de PornHub?