Bernal, sanitizado, voluntarioso, va por su “magia”


Por Andrés González el 24/07/2020
 Bernal, sanitizado, voluntarioso, va por su “magia”

Con mucho entusiasmo pero con mayor disciplina sanitaria, el pueblo de Bernal comienza a recuperar su “magia”. Y es que aquí, en este pueblo donde […]

Con mucho entusiasmo pero con mayor disciplina sanitaria, el pueblo de Bernal comienza a recuperar su “magia”.

Y es que aquí, en este pueblo donde el 95 por ciento de su gente vive del turismo – hotelería, restaurantes, comida tradicional, artesanías – la cuarentana ha sido larga, pesada y sin ingresos para toda esta gente. Para empresarios, para trabajadores de todos estos rubros.

Aquí y por esta pandemia, muchas cosas han cambiado.

Las calles lucían desiertas, cerrados sus hoteles, todos sus restaurantes.

Pero el cambio de color del semáforo sanitario, les abrió nuevos derroteros. Y la prolongación de este semáforo naranja.

La iniciativa privada organizada a través de la CANACO, abre reunión con autoridades de la Procuraduría Federal del Consumidor, la PROFECO.

Poco después del mediodía y con todas las reglas de sanidad recomendadas, es que se reúnen el director regional federal de esta dependencia, don Juan Rodríguez, que representa a esta dependencia en los estados de Querétaro y el estado de Hidalgo. Lleva a su plana mayor, sus más cercanos en las responsabilidades de protección al consumidor.

Ahí también, don Carlos Habacuc, presidente estatal de CANACO Querétaro y dos de sus vicepresidentes; presente y en calidad de anfitrión, los recibe Edgardo Cabrera, uno de los empresarios de la hotelería que iniciaron aquí este servicio, recién designado representante de CANACO para Bernal, próximo a rendir protesta.

Y abordan el tema.

“Vamos por el resurgimiento del “Pueblo Mágico” de Bernal, utilizando y poniendo en práctica todas las medidas que nos recomiendan las autoridades de salud. Las personas, las familias, están comenzando a llegar a este lugar, particularmente los fines de semana” señala Edgardo Cabrera, desde su “Hostal Medieval” uno de los 150 hoteles que tiene Bernal.

También señala con orgullo y satisfacción, la participación “prácticamente de todo el pueblo por cumplir las normas de sanidad. Esto ha permitido que nadie de este lugar – hasta donde se sabe – haya dado positivo por esta pandemia. Estamos, bendito sea Dios, en cero”.

Se trata de la participación de todos los niveles del comercio y los servicios de este lugar, que están atendiendo todas las recomendaciones de salud y las que hace protección civil.

Los hoteles – por ahora – solo funcionan al 30 por ciento de su capacidad y el servicio de restaurante lo brindan guardando la sana distancia. Y por supuesto, ofreciendo comida para llevar, “a todo el que así lo prefiera”.

“Y es que las restricciones son estrictas, porque en algunos otros lugares – en Concá – por haber rebasado el porcentaje de ocupación, fue clausurado el hotel. Y esto no queremos que pase en nuestro Bernal. Y eso lo sabe y lo respeta la hotelería de este lugar”.

También se percibe en este lugar la reapertura de las fonditas y locales que en el mercado de las gorditas, están ofreciendo sus productos, con todas las providencias sanitarias “Y todas son todas” dice Edgardo.

Así, la imagen risueña y de servicio que ha caracterizado a este “Pueblo Mágico” de Bernal, en el municipio de Ezequiel Montes, comienza poco a poco a cambiar.

“Vamos a ponerlo nuevamente entre los diez “Pueblos Mágicos” más visitados de todo el país. Y esto se lo debemos en gran parte – puntualizó Edgardo – al apoyo del gobernador del estado, porque aquí temíamos que por el cambio de coloración del semáforo, todo parecía que se iba a volver a cerrar el comercio y los hoteles, cuando apenas teníamos un par de semanas de haber reiniciado nuestros servicios, ciertamente con poca ocupación, con pocas ventas pero al fin y al cabo ya teníamos algo de ingresos.

“Por fortuna y por la decisión de gobierno, este tiempo de reapertura se prolongó. Ya de nosotros depende cuidarnos y cuidar muy especial a nuestros visitantes. Ningún hotelero aquí rebasará ese 30 por ciento de la ocupación…vamos a trabajar por mantener cero contagios”.

El “Pueblo Mágico” de Bernal – aún con su Peña cerrada – está de pie, en ese empeño por recuperar su magia.

Regresarán pronto, para este lugar, para Querétaro y el país, los buenos tiempos.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica