AMLO continúa dormido en los años 70… ¡Que alguien lo despierte!


Por Héctor Parra el 11/04/2020
 AMLO continúa dormido en los años 70… ¡Que alguien lo despierte!

Foto: Archivo

El futuro alcanzó a López Obrador, el tren lo arrolla mientras duerme, sueña los fracasado sueños de los 70

¡Qué alguien despierte de su sueño profundo a López Obrador! Se agudiza su catatonía. Otro revés a sus políticas populistas en perjuicio de la economía nacional. Ayer –y hoy por la madrugada-, las economías del mundo estuvieron pendientes del resultado que arrojara el acuerdo de los países miembros de la OPEP, sobre la rebaja en la producción petrolera de los países exportadores.

La importancia era llegar a bajar 10 millones de barriles de petróleo diariamente, más otros 4 de los no alineados; repartiendo cuotas. Tristemente Manuel López ha basado el éxito de su gobierno, en la petrolización de la economía –mas sus programas clientelares-, salvando a Pemex de la quiebra en que se encuentra, de ahí la resistencia en bajar su cuota en 400 mil barriles diarios ¡La muerte anticipada!

Literalmente, como pudo, López despertó amodorrado de su letargo, mientras su Secretaria de Energía, Rocío Nahle, se había levantado del enorme escritorio –le quedó grande- que ocupa en la oficina que le prestaron en Tabasco; ella, por su parte, en el caos, sin saber qué hacer, nerviosa. Ante la resistencia, Irán pedía tomar el acuerdo sin México.

En su modorres, a López se le ocurrió llamar a su “amigo” Trump, -él afirma que Donald le llamó- para sacarlo del atolladero. Nadie sabe a qué turbio acuerdo llegaron, Donald ofreció ayudar a México y salvar a López, aumentando su cuota de reducción ¡Acuerdo entre mentirosos! Aun con todo y ayuda, los sueños de Andrés Manuel, -una vez más-, se ven frustrados, obligado a rebajar la producción en 100 mil barriles diarios y el resto de la carga impositiva –a él si le ayudan, mientras él se resiste apoyar a los comerciantes y empresarios- la absorberá EUA, durante los meses de mayo y junio venideros.

Del tal resultado, la 4T ya no podrá aumentar la extracción de petróleo que tanto presumió, por el contrario, deberá bajar la producción; la ilusión del mar de dólares que esperaba, aunado al abaratamiento del crudo, desapareció en un abrir y cerrar de ojos de su enfermizo sueño.

El catatonismo no le permite razonar adecuadamente. Aún piensa y cree fervientemente que vive en los años 70as, época de despilfarros del presupuesto echeverrista. No capta que todos los regímenes socialistoides desaparecieron del mapa geopolítico. Los íconos, Rusia y China, arribaron al mercado libre y a la competencia comercial; abrieron sus puertas al capitalismo –relativamente controlado- para evitar seguir empobreciendo a su pueblo y quedarse rezagados; quienes no lo han entendido, tienen sumido a su pueblo en la pobreza, en el atraso y desesperanza, como ejemplo están Cuba y Venezuela. Mientras Rusia y Arabia Saudita, presionaban para lograr la estabilidad en los precios del petróleo crudo, que ha venido a pique, López, por medio de Nahle se resistían, literalmente se “jalaban los pelos”. Al final, el mercado del petróleo, doblegó la voluntad del populista.

Ya tarde –horario en México- Andrés Manuel, materialmente arrodillado, se comunicó con Donald, para tomar un acuerdo. Trump ayudaría a México, en la proporción que no quiso reducir el gobierno de la 4T. Conste que en los EUA, la extracción del crudo está en manos de particulares; entiéndase bien, los empresarios particulares, los norteamericanos ayudarán a López; lo que no sucede en México, el control está exclusivamente en manos del catatónico de López Obrador. Mientras que López se niega ayudar a los empresarios de su país. Vaya contradicción. De inmediato, como parte de los compromisos, Andrés López se comprometió a comprar insumos hospitalarios, en lugar de adquirirlos en el continente asiático ¿Se entendió el mensaje político? ¡No le compres a China!

Y Rocío procedió a notificar el acuerdo al secretariado de la OPEP. México y otros tantos países productores de crudo, no son aliados de ese organismo, pero son invitados en la toma de acuerdos. Así, la OPEP presume un recorte diario de 10 millones de barriles, más 4 millones el resto de los no alineados, entre los que se encuentra nuestro país. Del acuerdo Trump-López, trascendió la amenaza, dijo Donald: ¡Ellos pagarán en otro momento, cuando estén preparados! Con lamentos –casi sollozos- dijo López, nos ha costado mucho esfuerzo aumentar la producción, nos era muy difícil reducirla. Bajo esta perspectiva, el inconsciente e incompetente gobierno lopista ha coadyuvado a la desestabilización del los precios del crudo; ahora es la consecuencia, traducida en la baja del precio del petróleo, tendrán menos dinero los bolsillos del Presidente de la República, su avaricia lo traiciona ¿Qué otra idea cruzará por su decrépita mente pasa obtener más dinero?

Mientras que, para distraer de tantas torpezas, las culpas al pasado no se hicieron esperar. Por ejemplo, Nahle arremetió en contra del sexenio anterior, acusando que México había cumplido en exceso, hasta con el 300% más de las cuotas de reducción, por eso la poca explotación.

La justificación para pretender ocultar los garrafales errores de hoy, no cuadran. Ignora Andrés Manuel -dado que sigue dormido-, que las economías del mundo invierten en nuevas tecnología para producir energías limpias, dejando a un lado el contaminante petróleo, por eso el abaratamiento, mientras que el gobierno de la 4T, inyecta enormes cantidades de recursos públicos, en la extracción y refinación del material fósil.

De ahí que resulte inaudito que el Presidente critique los ventiladores de generación de energía eólica que fueron construidos en el sexenio pasado, solo porque afean los cerros; mientras en la construcción de sus proyectos faraónicos ellos destruyen cientos de hectáreas de flora y fauna.

Incongruente con la realidad del siglo XXI. Es indispensable que López Obrador, se quite tanta telaraña que trae en la cabeza, mientras la mayoría de los países van hacia adelante, el gobierno de la 4T, echa reversa y se aferra al pasado. Por si fuera poca tanta torpeza, la pandemia agudiza el problema económico del país; López haciendo compras de pánico del material hospitalario –dijo que ya lo tenían- ante la falta de previsión y desprecio por la salud de los mexicanos; los infectados por el Covid-19 cada vez son más, sumada a la irresponsabilidad de millones de ciudadanos que no logran entienden la gravedad, ellos continúan en las calles.

La estrepitosa falla de las “compras consolidadas” quedó en evidencia, todo por ahorrar y aplicar los dineros en los retrógrados e inútiles programas del gobierno de la 4T. Conclusión. El futuro alcanzó a López Obrador, el tren lo arrolla mientras duerme, sueña los fracasado sueños de los 70. ¡Que alguien lo despierte! Mientras tanto #QuédateEnCasa

Ver todas las columnas de Héctor Parra

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica