Celac, entre tensiones y debates


Por Staff Códice Informativo el 20/09/2021
 Celac, entre tensiones y debates

Foto: @lopezobrador_

El sexto encuentro de Celac llegó entre tensiones, crisis sanitaria y una crítica por parte de Andrés Manuel López Obrador hacia la Organización de Estados Americanos (OEA)

Desde el 2017 no se realizaba la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), conformada en 2010 por jefes de Estado, algunos de ellos que representaban al izquierdismo latinoamericano de entonces como Hugo Chávez, Evo Morales, Lula da Silva y Raúl Castro, predecesor de Fidel Castro.

Fue hasta este fin de semana que llegó su sexto encuentro entre tensiones, crisis sanitaria y una crítica por parte de Andrés Manuel López Obrador hacia la Organización de Estados Americanos (OEA), esta vez siendo México la sede anfitriona y asumiendo la presidencia Pro Témpore de la Celac.

Para el diario El País, México ha dejado claro que no necesita a la Organización de Estados Americanos (OEA) para estrechar lazos con América Latina, tras meses de confrontaciones con el secretario general del organismo, Luis Almagro, y dejando atrás el discurso de López Obrador sobre que “la mejor política exterior es la interior”. 

Durante la reunión, la presencia del mandatario de Cuba, Miguel Díaz-Canel, que en julio de este año recibió críticas y apoyo por las movilizaciones ciudadanas que se iniciaron en la isla debido a la crisis económica que atraviesa el país; quienes lo criticaron, hacían referencia a que existía una represión por parte del gobierno cubano, mientras hubo quienes, incluido el mandatario mexicano, se posicionaban en contra del bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba, impuesto desde 1962.

En ese contexto, la participación de Díaz-Canel en la Celac, levantó protestas de opositores cubanos en México, mientras que el mandatario refirió el sábado, durante la inauguración de la cumbre, que su gobierno defenderá el estado socialista y agradeció el respaldo de México ante el bloqueo económico levantado por Estados Unidos.

El debate y la incomodidad entre mandatarios de países que conforman la Celac, lo acentuó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien llegó a México de forma sorpresiva por la noche del viernes; esta sería la primera aparición pública desde 2020, ya que no había salido de Venezuela debido a que Washington lo acusó de terrorismo y tráfico de drogas, y ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por la captura de Maduro.

Fueron el presidente de Uruguay, Luis Lacalle, y el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, quienes  manifestaron su inconformidad por la presencia de Maduro y del presidente cubano Miguel Díaz-Canel en la cumbre.

Cuando uno ve que en determinados países no hay una democracia plena, no se respeta la separación de poderes, cuando desde el poder se usa el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcela opositores, cuando no se respetan los derechos humanos, nosotros en esta voz tranquila pero firme debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela”, dijo Luis Lacalle.

Mientras que Mario Abdo Benítez sentenció que su presencia en esta cumbre, en ningún sentido ni circunstancia, representaba un reconocimiento al gobierno de Nicolás Maduro, “no hay ningún cambio de postura de mi gobierno y creo que es de caballeros decirlo de frente”, dijo el paraguayo.

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, pese a las tensiones y diferencias entre los miembros de la Celac, en esta VI cumbre, tuvo un balance “positivo” y con ello, la firma de acuerdos entre naciones y posicionamientos políticos, fueron algunos de los resultado de la  cumbre.

Entre los 44 puntos del acuerdo, los 31 miembros de la Celac pidieron la solución pacífica de controversias, la cooperación internacional para el desarrollo, el respeto a la integridad territorial y la no intervención en los asuntos  internos de los Estados.

“Reafirma su compromiso con la defensa de la soberanía y del derecho de todo Estado a construir su propio sistema político, libre de amenazas, agresiones y medidas coercitivas unilaterales en un ambiente de paz,  estabilidad, justicia, democracia y respeto de los derechos humanos“, indicaron.

Se posicionaron en contra del asesinato del Presidente de Haití, Jovenel Moïse, ocurrido el día 7 de julio de 2021, en Puerto Príncipe, por lo que respaldaron el orden constitucional, el Estado de Derecho y las instituciones democráticas, al tiempo que rechazaron categóricamente la violencia en todas sus expresiones e instar al diálogo para la restauración de la paz en el país haitiano.

También definieron un plan para la autosuficiencia sanitaria, la lucha contra el cambio climático, la desertificación, la contaminación, la defaunación y la pérdida de biodiversidad; refirieron una declaración conjunta contra el bloqueo económico a Cuba y se posicionaron a favor de la soberanía argentina sobre las islas Malvinas.

Resaltaron la necesidad de establecer estrategias comunes para fortalecer la coordinación en materia de gestión y reducción de riesgo de desastres y ratificaron  el carácter de zona libre de armas nucleares de la región.

Un mundo sin armas nucleares es fundamental para el cumplimiento de los  objetivos prioritarios de la humanidad como son la paz, la seguridad, el desarrollo, y  la protección del medio ambiente“, apuntaron.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
«Mirar hacia el futuro para pensar de forma pertinente el presente», propone Verónica Gerber Bicecci
EnBici.life
Lizbeth Rodríguez: Reina Viral
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia
Link a Sintesis Informativa