¿Qué podemos esperar de la adquisición de la refinería Deer Park?


Por Staff Códice Informativo el 26/05/2021
 ¿Qué podemos esperar de la adquisición de la refinería Deer Park?

Foto: Asociated Press

Mientras el gobierno federal celebra la adquisición de la refinería texana como un paso hacia la anhelada autonomía energética, académicos e investigadores cuestionan el énfasis que desde el ejecutivo nacional se sigue dando a los hidrocarburos, una tecnología que parece ir en desuso

La refinería Deer Park, de Houston, en Texas, propiedad de Shell Oil Company, que fue adquirida este lunes por el gobierno de México, tiene una deuda de 980 millones de dólares, informó esta mañana el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, en la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional.

Al respecto, Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, explicó que esta deuda se pagará con una “reserva de recursos” que ascienden a 30 mil millones de pesos que se encuentran en Banobras.

“Con ese dinero se compra la refinería y se inicia la construcción de la coquizadora de Tula. Haciendo las cuentas bien, son 600 millones de dólares, y tenemos en Banobras 30 mil, esto en pesos significan 12 mil millones”, puntualizó.

Por su parte, Octavio Romero Oropeza, informó que la compra de la refinería Deer Park costó 596 millones de dólares; 106 billones en efectivo para el reembolso del socio de Shell y 490 millones correspondientes a la deuda de Shell en la sociedad, mientras que el inventario de petrolíferos se añadió al inventario de la compra pues son un activo líquido.

Señaló que en contraste con las administraciones anteriores que “cerraron una refinería y que privatizaron plantas productivas dentro de las propias refinerías mexicanas, ahora se aumentará la producción de gasolinas y diésel de ultra bajo azufre, en beneficio del país“, especificó.

Detalló que la adquisición del 50.05% de participación de Shell en la refinería de Deer Park por parte de la empresa productiva del Estado, contribuirá a producir el total de los combustibles que se requieren en México en el corto plazo y cumplir las metas de autosuficiencia en la producción de combustibles planteada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Es por ello que la empresa mexicana alcanzará una producción estimada de un millón 362 mil barriles diarios para abastecer el total de la demanda mexicana de gasolinas, diésel, turbosina y otros petrolíferos. De tal forma, dijo, que Deer Park tiene una capacidad de conversión profunda y su rendimiento de combustóleo es muy bajo, tendiente a cero, destacó.

Asimismo, el titular de Pemex resaltó que la operación “complementa la estrategia por la autosuficiencia energética“, ya que actualmente la refinería de Deer Park tiene una capacidad de procesamiento de 340 mil barriles diarios, entre gasolina, diésel, turbosina y otros productos.

Adquisición no resolverá abasto de gasolina, dice especialista

No todos comparten el optimismo del Gobierno Federal, de acuerdo con el académico y especialista Jorge Molina Larrondo, la adquisición de la refinería no solucionará los problemas de abasto de gasolina del país y solo es un paliativo para una problemática que trasciende fronteras, ya que la tendencia mundial es apostar por energías limpias y combustibles no fósiles.

El mundo vive un momento de transición, las reservas de petróleo están camino a desaparecer, e incluso los países cuyas economías se sustentan en el oro negro han comenzado a voltear su vista a las energías renovables.

En contraste, el gobierno mexicano, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha dado pasos en sentido contrario; la reforma energética, la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco y ahora la compra de la totalidad de la acciones de Deer Park. Lo anterior es muestra de que, para el Gobierno Federal, los compromisos internacionales en materia de cambio climático y sustentabilidad, así como la tendencia mundial de vehículos eléctricos e híbridos, no encabezan su lista de prioridades.

Jorge Molina Larrondo, es académico en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Querétaro, doctor en Ciencias Políticas y Negocios Internacionales, cuyas áreas de especialidad son el comercio internacional, inversión y políticas publicas; además de haber fungido como consultor en materia energética por varios años.

Molina señala que la compra de la refinería en Texas “es sorprendente desde el punto de vista de los procesos de planeación de Pemex” ya que debido al tipo de crudo que maneja el país, México está lejos de verse en un estado de independencia energética con la adquisición de esta infraestructura.

México maneja un tipo de crudo muy pesado, es decir, una sustancia rica en minerales lo cual complica los procesos de refinamiento; por lo que para obtener gasolina se requiere de una gran inversión en tecnología y la cantidad de producción que se genera es menor que la obtenida por crudos más ligeros. De acuerdo con el académico, las refinerías recurren a la compra de un “coctel” de tipos de crudo para generar sus productos finales, mismos que vienen de diversos países del mundo.

“Ayuda tener Deer Park para el suministro de gasolina inmediatamente, pero eso hace más cuestionable la inversión en la refinería de Dos Bocas y resalta más la falta de transparencia en los gastos de esta refinería”, señaló Molina Larrondo.

Aunado a ello, aseguró que “el mundo se está alejando del uso de combustibles fósiles”, hace no mucho el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, participó de un encuentro internacional para buscar combatir el cambio climático y disminuir los Gases de Efecto Invernadero (GEI) por lo que se sumó a un compromiso para impulsar la industria automotriz eléctrica y de combustibles no fósiles.

Las armadoras ya tienen el mensaje de que, este movimiento de distanciarse del petróleo, ahí está”, puntualizó.

Finalmente, señaló que México no se puede quedar atrás en las tendencias internacionales, sobre todo considerando que las reservas de petróleo comienzan a escasear en el mundo entero y la crisis climática ya se encuentra sobre nosotros.

La tecnología ya existe, simplemente es aplicarla, porque el querer seguir utilizando el petróleo… no va por ahí; y sobre todo porque la mayor parte de la producción mexicana son crudos pesados, que generan menos gasolina y productos petrolíferos, que generan mayor contaminación al momento de utilizarlos, aumentado la huella de carbono”, recalcó el especialista.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Lizbeth Rodríguez: Reina Viral
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia
Link a Sintesis Informativa