¿Qué implican para México las proyecciones de crecimiento económico en 2021?


Por Staff Códice Informativo el 16/06/2021
 ¿Qué implican para México las proyecciones de crecimiento económico en 2021?

Foto: Archivo

La calificadora Fitch Ratings y el Banco mundial elevaron el pronóstico de crecimiento económico para México, luego de los retos que la pandemia por COVID-19 dejó, pero ¿qué es lo que debe hacer el gobierno mexicano para hacer realidad esas proyecciones?

La agencia Fitch Ratings informó, recientemente, que las proyecciones de crecimiento para la economía mexicana 2021 mejoraron de 5 por ciento que se tenía en marzo a 5.3 por ciento en junio. Esto significa una mayor apertura económica tras las crisis propiciada por la pandemia de COVID-19.

La calificadora Fitch Ratings resaltó que esta mejora llega tras los resultados de las recientes elecciones del 6 de junio, pues podría suponer un aumento de la confianza de los inversionistas, al reducir la posibilidad de que el partido del presidente, Morena, realice y apruebe reformas “controvertidas”.

Este panorama en la mejora del crecimiento económico coincide con las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que también prevén un 5 por ciento.

El Banco Mundial, en su informe “Perspectivas Económicas Mundiales de junio de 2021”, también detalló que hubo un aumento en su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 1.3 por ciento más de lo estimado en enero; ahora, explicó, se prevé un incremento del 5 por ciento para 2021, esto por la influencia de la recuperación económica de Estados Unidos.

Para el BM, esta mejora depende de la industria manufacturera y el sector de los servicios , pues se espera que se beneficien con un aumento en la demanda de exportaciones vinculadas con el fuerte crecimiento de Estados Unidos que recibe cuatro quintos de las exportaciones de México.

En sus últimas proyecciones, Fitch Ratings ha hecho hincapié en que los cambios al sector energético afectarían a la economía, pues el Estado controla a los ex proveedores monopolistas Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). En mayo refirió que la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) que fue suspendida por los tribunales en marzo pasado, al considerarla inconstitucional, permitiría al gobierno suspender las licencias otorgadas a inversionistas del sector privado en petróleo y gas en ciertas circunstancias, por lo que con el resultado de las elecciones intermedias que se vivieron, se espera que se echen para atrás reformas parecidas.

En febrero, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) anunció su preocupación ante la misma reforma de la ILE y señaló que iba contra disposiciones constitucionales vigentes promulgadas durante la administración anterior, sentaría un precedente peligroso para las inversiones en el país y la economía mexicana al atentar contra la certidumbre jurídica y el Estado de Derecho.

“Esto tiene repercusiones negativas sobre las finanzas públicas, el medio ambiente y los consumidores mexicanos al encarecer el sistema eléctrico y al destruir los prospectos de generación barata y limpia”, puntualizó.

En marzo, los académicos del Centro México en el Instituto Baker de la Universidad Rice en Houston, Texas, Tony Payan y José Iván Rodríguez-Sánchez, señalaron que durante 2019 y 2020,  el sector manufacturero, especialmente el automotriz, las remesas, el turismo,  a pesar del descenso por la COVID-19,  y las exportaciones de Pemex, son los cuatro pilares importantes en la economía mexicana; estos factores serían indispensables para la recuperación económica de 2022 a 2024.

No obstante, los académicos criticaron las medidas conducidas por la administración de Andrés Manuel López Obrador,  pues en su estudio demostraron que el gobierno ha invertido 1.1 por ciento del producto interno bruto (PIB) en estímulos económicos para superar la pandemia, comparado con el 1.4 por ciento, que los expertos estiman recibirá Pemex: ”la recuperación de la economía de México en 2021 depende en gran parte del destino de esta empresa” y advierten que si el apoyo económico a Pemex continúa sin una política pública sólida, afectará gravemente a la economía nacional, como a su solidez fiscal.

Si a esto le sumamos que el gobierno federal ha subsidiado fuertemente a Pemex para que pueda seguir funcionando como hasta ahora, sin planes de inversión ni desarrollo de nueva tecnología, los resultados son catastróficos. Por un lado, la producción de petróleo ha disminuido en los últimos años y, a pesar de las promesas del Gobierno, no ha aumentado en absoluto en los últimos dos años. El Gobierno tampoco tiene un plan de negocios estratégico para evitar más pérdidas o para refinanciar la empresa”, subrayan los académicos del Instituto Baker de la Universidad Rice en Houston, Texas.

Ante esto, si el gobierno mexicano quiere que las proyecciones del crecimiento económico sean una realidad, tendrá que echar mano de lo que expertos y especialistas han criticado respecto a las reformas controversiales, pues afectarían a los pilares claves que dinamizan la economía mexicana.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Marisol González: Hoy y siempre
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia