La inflación se mantiene estable y la economía toma un respiro de cara a 2020


Por Staff Códice Informativo el 11/12/2019
 La inflación se mantiene estable y la economía toma un respiro de cara a 2020

Foto: Especial

De acuerdo con el Inegi en noviembre pasado la inflación en el país se ubicó en 2.97%, la tasa más baja en los últimos 3 años

En un año donde el desempeño económico del país ha dejado mal parada a la administración federal, sobre todo porque el crecimiento económico fue nulo, es decir, de 0.0% en los primeros 9 meses del año, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), un aspecto fundamental como la inflación le ha dado un respiro a los bolsillos de los mexicanos.

Y es que, de acuerdo con datos del propio instituto, en noviembre pasado la inflación en el país se ubicó en 2.97%, la tasa más baja en los últimos 3 años, cifra por debajo del objetivo de 3% estimado por el Banco de México (Banxico) para este 2019.

El banco central define a la inflación como “un fenómeno que se observa en la economía de un país y está relacionado con el aumento desordenado de los precios de la mayor parte de los bienes y servicios que se comercian en sus mercados, por un periodo de tiempo prolongado”.

Este indicador tiene un repercusión directa e inmediata en el poder adquisitivo de los ciudadanos, pues cuando los precios de los productos y servicios aumentan, el dinero rinde menos en el día a día de las personas.

Esta situación no pasa desapercibida para la mayor parte de la población, y cuando el aumento en los precios es muy pronunciado, hace que los consumidores empiecen a actuar con mayor cautela a la hora de comprar, lo que a su vez afecta a otro indicador, también medido por el Inegi: el nivel de Confianza del Consumidor, el cual muestra qué tan dispuestas están las personas en adquirir ciertos productos o servicios.

Por supuesto que la inflación no es el único factor que influye en la confianza del consumidor, pues otros elementos influyen en su desempeño, incluso aspectos políticos. Un ejemplo de ello fueron los niveles de confianza entre los consumidores a comienzos de año, cuando apenas iniciaba la administración de López Obrador: en febrero pasado, el indicador alcanzó su máximo nivel histórico, al ubicarse en 48.6 puntos.

Sin embargo, a partir de esta fecha ha tenido altibajos, y en octubre de este año se colocó en 43.9 puntos, 5 puntos por debajo. Sin embargo, la Confianza del Consumidor no ha tenido una caída pronunciada, lo cual es positivo, pues sí los ciudadanos disminuyen su consumo, la economía estaría en un mayor riesgo de colapso.

El desempeño de la inflación, así como otros aspectos coyunturales, como la ratificación del T-MEC, mejores precios de hidrocarburos a nivel internacional, así como las previsiones de crecimiento económico más amigables para 2020 –BBVA estimó que el crecimiento del país se ubicará en 1.3% para el siguiente año- tendrán un efecto favorable.

Solo faltará consolidar la confianza de los inversionistas, lo cual, sin duda, pasará por la habilidad que tenga la administración federal para ofrecer un escenario estable a aquellos que estén dispuestos a apostar por México.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica