Industria automotriz, el origen del Querétaro moderno


Por Staff Códice Informativo el 15/05/2020
 Industria automotriz, el origen del Querétaro moderno

Foto: Archivo

Pese a las difíciles condiciones económicas que se ciernen sobre todo el mundo, el sector automotriz sigue siendo una de las mejores cartas de la economía queretana

En la década de los setenta, nadie habría imaginado que casi cincuenta años después la ciudad de Querétaro, por entonces un tranquilo rincón provinciano con poco más de 100 mil habitantes, se convertiría no solo en una metrópoli con servicios de primera calidad, sino también en uno de los pilares de la industria automotriz mexicana. Hasta que apareció Tremec, un inmenso conglomerado de naves industriales blancas que recibían a quienes entraban a la ciudad procedentes de San Luis Potosí, mostrando un nuevo rostro de la ciudad colonial. Ahí, la clase trabajadora queretana comenzó a dejar el arado para manipular la linea de ensamble y cientos de personas iniciaron sus carreras en la producción de trasmisiones estándar para automóvil.

Apostarle a la producción automovilística aún sonaba muy absurdo para algunos. Después de todo, casi no había ensambladoras en nuestro país y la mayor parte de la producción mundial seguía realizándose en la región estadounidense de los Grandes Lagos, cuyas ciudades aún no conocían el óxido y el abandono que las caracterizaría algunas décadas después. Sin embargo, eventualmente, la situación geopolítica global cambió y las empresas estadounidenses comenzaron a ver con buenos ojos la posibilidad de trasladar su producción a completa a países como México. Tremec probó ser no solo una buena idea, sino una idea innovadora.

Hoy, el sector automotriz en Querétaro cuenta con más de 300 empresas, entre las que destacan compañías como Brose, Magna, Faurecia y Autoliv, que dan empleo a más de 65 mil personas en actividades que van desde la inyección de plástico hasta el diseño y maquinado de piezas especializadas, ofreciendo además algunos de los salarios más competitivos a nivel operador en el sector manufacturero a nivel nacional. Estas empresas tienen entre sus principales clientes a las plantas ensambladoras que hay en estados vecinos como Guanajuato, Estado de México y San Luis Potosí y que ya no solo son estadounidenses como ocurría en un inicio, pues los inversores japoneses, chinos y europeos han encontrado en la macrorregión del Bajío un excelente lugar para poner su dinero a trabajar.

De acuerdo con David Martínez Berber, director de Calidad y Productividad Global -una empresa de consultoría enfocada en el sector automotriz- existe una razón sólida para que los inversionistas escojan esta región para instalar plantas automotrices: Por un lado, la cercanía con el mercado estadounidense, uno de los más fuertes del mundo y por otro, la gran capacidad de trabajo que muestra la mano de obra en la zona centro del país que, según Martínez Berber, está reconocida como una de las cinco con mayor calidad a nivel mundial. El trabajo de los operadores queretanos habla por ellos.

No obstante, la cercanía con Estados Unidos, que a grandes rasgos es una ventaja, también ofrece un problema. Como consecuencia de la pandemia por COVID-19, muchas economías se estancaron al generarse paro de actividades y, en algunos casos, incrementarse la cifra de personas en desempleo. Esto, que se ha vuelto una realidad  trágicamente perceptible en el vecino del norte, incide directamente en el poder adquisitivo de las personas, quienes, obviamente, prefieren comprar insumos de primera necesidad que automóviles.

A esto hay que sumar otro factor: la saturación del mercado pues, a decir de Martínez Berber, estamos en un punto en el que hay demasiados fabricantes de vehículos y autopartes en el mundo. Es decir, hay una sobreoferta, lo cual viene repercutiendo en el sector incluso desde antes de la pandemia de COVID-19 aunque, dada la calidad de la manufactura que se produce aquí, eso está lejos de ser una amenaza para Querétaro.

Desde hace doce meses vemos una desaceleración en el sector automotriz y si bien hay quien responsabiliza por completo al actual gobierno federal, hay que decir que esto no es necesariamente así, pues también hay factores externos que influyen en este sentido, como lo es mercado estadounidense, que ya venía sufriendo desde antes de la epidemia, pero esto lo hizo más grave y por otro lado, que la verdad sobran fabricantes de vehículos“, explicó.

¿Significa esto que la industria automotriz en Querétaro está en peligro? En absoluto. De acuerdo con el consultor, ninguna otra región en el continente americano tiene por hoy las condiciones que ofrece la macrorregión Bajío para la manufactura de automóviles, por lo que sigue siendo competitiva. Sin embargo, los estragos de la pandemia por COVID-19 sí se resentirán, aunque no de manera permanente, pues, si se descubre pronto una vacuna, en dos años el sector podría estar totalmente restablecido.

No obstante, sí hizo un llamado a que se valore el papel que la industria automotriz tiene no solo para Querétaro sino para todo el país, donde representa hasta un 3.6 % del PIB, una cifra que asciende de manera anual a 2 billones de dólares, algo que para expresarse en pesos requeriría catorce dígitos.

El valor de esta industria en nuestro país es muy grande. Estamos hablando de 2 billones de dólares, pero además también eso es desarrollo. Es una industria que es pilar para el desarrollo de los países porque además genera innovación en tecnología y eventualmente mejoras en salarios y en calidad de vida para la población (…) Entonces sí llamo a que se valore esta industria y de manera especial a que se fomente el desarrollo tecnológico y se generen oportunidades en el sector para las generaciones más jóvenes“, señaló.

Entonces sí, en Querétaro hay industria automotriz para rato y la semilla de Tremec puede seguir germinando por generaciones, siempre y cuando, claro, sepamos aprovechar la oportunidad y veamos a la industria automotriz no solo como un motor de desarrollo sino como algo en lo que, además, somos internacionalmente reconocidos.

 

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica