Colombianos en Querétaro se suman a protestas en su país


Por Nadia Bernal el 06/05/2021
 Colombianos en Querétaro se suman a protestas en su país

Foto: Especial

Varias personas de nacionalidad colombiana que residen en la ciudad de Querétaro explicaron la naturaleza de las protestas qe desde hace varios días sacuden a su país

Mario Enrique Rodríguez es profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es originario de Colombia, lugar de donde migró hace 33 años y la noche de este miércoles se congregó con decenas de compatriotas frente a Palacio de Gobierno de Querétaro para gritar una sola consigna: “¡Fuera Duque asesino!

El profesor salió de Colombia para impulsar la investigación de estudiantes universitarios de Colombia en México, porque allá el acceso a una educación superior gratuita es todavía una deuda histórica; por eso, entre las principales demandas del pueblo colombiano son mejores condiciones en salud, seguridad y educación; además del cese al abuso policial por las movilizaciones en Colombia que iniciaron el 28 de abril y que hasta el momento han dejado 24 muertos, 76 agresiones a periodistas y cientos de heridos.

Yo estoy aquí por los estudiantes porque han sido atropellados en Colombia; hay policías matando a estudiantes, que son el futuro de un país y junto con mis estudiantes universitarios estamos inconformes con lo que está pasando en Colombia y esto es lo mínimo que podemos hacer.“, dice el académico, mientras las consignas de los demás colombianos se intensifican sobre Plaza de Armas.

En Colombia todo inició en una manifestación el 28 de abril en rechazo a una reforma en materia fiscal del gobierno de Iván Duque, que incluía un aumento en los impuestos sobre la renta y en la canasta básica, con el pretexto de sostener los programas sociales que se introdujeron durante la pandemia de COVID-19.

Fue el domingo 2 de mayo, tras cinco días de movilización ciudadana, que Duque pidió al Congreso retirar el proyecto y sentenció “la reforma no es un capricho, es una necesidad.

Para Mario Enrique Rodríguez, la Reforma Tributaria fue solo el detonante para que el “pueblo despertara”, pues considera que existen problemas estructurales y que con la llegada del expresidente Álvaro Uribe en el 2002, y ahora con Iván Duque en 2018, se intensificaron por una política que ha privatizado las instituciones

La política educativa de Duque y de Uribe es privatizar todas las instituciones, la salud en Colombia está privatizada, es decir la persona más pobre tiene que pagar fuera de sus impuestos, por ir al doctor; la reforma tributaria quería meter 19 por ciento de impuestos y gente está muriendo de hambre y la reforma a la salud quería meter un seguro obligatorio de gastos médicos, o sea no solo hay que pagar por acceder a la salud, sino que tener dinero para comprar un seguro de gastos médicos.

La noche del martes 4 de mayo, la represión por parte del Estado colombiano llegó a las afueras de la Universidad de Quindío, uno de los treinta y dos departamentos que, junto con Bogotá, forman la República de Colombia. De ese lugar es Alexandra Rincón, una estudiante colombiana residente en Querétaro desde hace ocho años y quien esta noche convocó a la protesta en Plaza de Armas.

Salí de Quindío porque quería estudiar y tener un posgrado y en Colombia no existen condiciones para los jóvenes, no es posible el acceso a la educación y ahorita estoy terminando mi posgrado en el Instituto Politécnico Nacional.

Para Alexa, esta convocatoria surgió en solidaridad a su país y para hacer visible frente a organismos internacionales de Derechos Humanos que “Colombia es una fosa común y que ahora mismo hay ríos de sangre porque la fuerza policial y militar nos está matando.

Aunque la Reforma Tributaria se logró tumbar, las protestas siguen porque llevamos viviendo muchos años de desigualdad, exclusión, de injusticia social; estamos reclamando paz con justicia social que no la tenemos, entonces las protestas ha escalado más allá, la gente se volcó a la calles y el Estado decidió de forma arbitraria atentar contra la integridad de los ciudadanos.”, explica la estudiante.

La ONG Temblores ha registrado, al menos, 940 casos de violencia policial, 672 casos de detención arbitraria, 92 casos de violencia física o tortura y cuatro víctimas de violencia sexual; por su parte, la Defensoría del Pueblo reportó 89 desapariciones, de las cuales ya se encontraron a 38 personas.

Algo coincidimos todos los colombianos que venimos a este plantón: sentimos desasosiego e impotencia al no poder hacer nada más por nuestro país. Nuestros familiares y amigos nos dice que está en incertidumbre, entristecida y ahora mismo es muy complicado salir a las calles. Con esto manifestación queremos que se haga visible esta problemática a nivel internacional para que los organismos internacionales sepan lo que está pasando allá y compartan y ayuden a hacer una presión mediática y que el gobierno decida sentarse a dialogar con el pueblo colombiano.”, concluye.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Alex Acero: Sin paradigmas
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia