Escenario B beneficia a dueños de negocios del Centro Histórico


Por Nadia Bernal el 22/02/2021
 Escenario B beneficia a dueños de negocios del Centro Histórico

Aunque los dueños de los establecimientos dijeron que sus ventas incrementaron, también reconocieron que sus ingresos no son suficientes para mantener sus negocios.

Carlos y Perla son una pareja que desde hace 18 años se sostienen gracias a su negocio de dulces regionales y artesanías típicas de Querétaro. Su comercio está ubicado en el Barrio de la Cruz, en el Centro Histórico de la capital queretana.

Para ambos, la pandemia significó una reducción inmediata en sus ventas debido a la restricción de la movilidad y, actualmente, bajo el escenario B, sus ingresos apenas alcanzan el 20 por ciento de lo que habitualmente vendían. Para ellos, volver a un escenario C, sin un análisis de comportamiento del comercio, es algo que los afectaría directamente, ya que lo más difícil a lo que se han enfrentado todo este tiempo es a poder solventar los gastos de operación que su negocio trae consigo.

Para nosotros, mi esposa y yo que atendemos el negocio, no ha sido tan difícil porque tenemos una combinación de actividades en las que tratamos de que no nos afectara el encierro, pero lo más difícil que te puedo comentar es el problema de sostener los gastos en una ciudad cara y con servicios caros”, expresó Carlos.

Comentó que, aunque vieron un incremento inmediato en sus ventas a partir de que se regresó al escenario B, esto no es suficiente sin una revisión quirúrgica del contexto y giro de cada comercio, y sin una red solidaria de apoyo, ya que las rentas dentro del Centro Histórico son demasiadas altas, así como el pago de impuestos y licencias que deben tener los locatarios en Querétaro.

Además de que las dinámicas de venta que ellos han observado todo este tiempo en el centro de la ciudad, dependen mucho de la actividad nocturna de la gente, por lo que los horarios implementados en los distintos escenarios tampoco les han funcionado; es por eso que ellos preferirían que los comerciantes pudieran abrir de 5:00 de la tarde en adelante y con esto mejorar sus posibilidades de venta, aunque el horario fuese más limitado.

Nosotros teníamos, en el escenario C, que cerrar a las cinco de la tarde, así era el horario que teníamos indicados los comercios y, curiosamente, las pocas ventas teníamos eran alrededor de 4:30 y 5:00 de la tarde, quiere decir que durante todo el día no podíamos tener ventas, pero en el momento en que se amplió este horario, se vio ese mejoramiento, poco, pero mejor de venta” explicó Carlos.

En opinión de la señora Perla, es muy importante que las autoridades estatales presten atención en cuáles son los giros comerciales en donde puede haber una mayor probabilidad de contagios, y no solo que se implementen restricciones en los horarios. Para ella, hacer estas evaluaciones en el contexto de cada locatario, serviría a tener un mejor balance entre lo comercial y el incremento de contagios.

Pasar al escenario B, un alivio

Estefanía* junto con Joselo, sostienen desde hace tres años la Central de Cultura Compartida (CCC), un centro cultural independiente ubicado en la calle Morelos, en pleno centro de la capital de Querétaro. Para ellos, pasar a un escenario B sí fue un gran alivio, pero no saben cuánto tiempo más podrán aguantar con esta inestabilidad y sostener la CCC.

Como un centro cultural independiente siempre tuvimos muchas dificultades para existir, y siento que, de alguna forma somos invencibles porque estábamos ya muy acostumbrados a tenerla difícil y claro que la pandemia representa muchos retos extras, incluso nosotros estamos sorprendidos de que sigamos existiendo”, comentó Estefanía.

Antes de la pandemia, en la CCC se organizaban eventos culturales que recibían a unas 80 personas, ahora el flujo máximo de personas que han tenido es de 15; a muchos de sus amigos y clientes frecuentes ya nos los han vuelto a ver.

El escenario B les ha permitido ampliar sus horarios hasta las 10 de la noche y abrir los días sábados, algo que el escenario C no les permitía; esto significaba que la afluencia de gente disminuía aún más porque la mayor parte de su actividad es por la tarde y la noche. Estefanía explicó que, ayudaría mucho si a los comerciantes se les otorga algún tipo de apoyo con los gastos de luz, agua y renta porque son gastos que nunca disminuyen.

En octubre del año pasado, en la CCC vivieron una situación de contagio lo que los llevó a cerrar un mes, esto les ayudó a generar más conciencia no solo entre los que administran el centro cultural, sino entre sus propios clientes: “Nosotros fuimos súper públicos del contagio que tuvimos para generar conciencia, y no sabemos si tuvo un impacto negativo, pero al menos nosotros quisimos manejarlo así y nos sentimos en paz así”, detalló Estefanía.

En la CCC han aprovechado para hacer muchas mejoras al lugar y esperan no volver a escenario C no sólo por los impactos económicos que tendrán, sino por solidaridad al sector salud y la población vulnerable al Covid-19.

 

*La entrevista con Estefanía se realizó el pasado viernes, este lunes comunicó mediante sus cuentas personales que se separaría de la CCC.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Marisol González: Hoy y siempre
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia