Los vicios del futbol moderno y la Liga MX


Por Staff Códice Informativo el 20/07/2020
 Los vicios del futbol moderno y la Liga MX

Sin duda existe un profundo sentido de decepción y falta de satisfacción entre los aficionados al futbol respecto a un gran número de tópicos.

Puede ser que ya hayas escuchado alguna vez que alguien diga que está en contra del futbol moderno. Esta ideología ha estado presente en el mundo del balompié desde hace años y tiene muchos adeptos en México, y cómo no, si la Liga MX con sus cambios de sede bien pudiera ser el mejor ejemplo de lo que está mal en el fútbol moderno: el menosprecio y la falta de respeto hacia el aficionado son el pan de cada día.

En esta oportunidad platicaremos acerca de cuáles son los postulados fundamentales del futbol moderno, y también de cómo los intereses económicos afectan la esencia del deporte de las patadas en México.

¿De qué trata el movimiento en contra del futbol moderno?

Sin duda existe un profundo sentido de decepción, falta de satisfacción entre los aficionados al futbol respecto a un gran número de tópicos. Los ejemplos sobran y son muy conocidos: los jugadores son percibidos como mercenarios que ganan demasiado dinero, los boletos para entrar al estadio son demasiado caros, nuevos estadios sin identidad ni esencia, y un desaire generalizado hacia la tradición en favor de los intereses económicos de los dueños de los equipos.

El movimiento en contra del futbol moderno es menos un movimiento formal y más un grito de furia colectivo, un hashtag en redes sociales que engloba el enojo de miles, tal vez millones de fanáticos al futbol. Pero existen dos vertientes de este pensamiento, el primero aborda los temas que se mencionaron en el párrafo anterior: precios del boletaje, que los clubes cambien de nombre, los cambios de estadio, y los cambios de sede.

La segunda se preocupa por temas de mayor impacto cultural, como la esterilización del ambiente en los estadios de los equipos más importantes, el tratar a los aficionados como simples consumidores, y el rechazo en los estadios a los fanáticos tradicionales y socios en favor de los turistas. Estas problemáticas son propias de los grandes clubes europeos, dado que sus partidos sí se han convertido más en una atracción para turistas, quienes pagan elevados precios por vivir la experiencia.

También es motivo de preocupación para los defensores de este movimiento la falta de equidad en el terreno de juego, las gestas heroicas de los equipos pequeños cada vez son más improbables, y los grandes son los que casi siempre ganan. Esto se refleja en las cuotas de las casas de apuestas, a 16 de julio, en Betway se paga 1.02 en las apuestas de futbol a que la Juventus sale campeón, lo cual en los hechos significa que nadie más tiene ni tendrá posibilidad de ganar en la Serie A.

El futbol moderno y su impacto en México

No tenemos que irnos lejos para ver este tipo de situaciones. A pesar de que la FIFA prohíbe la multipropiedad de equipos, en México esta lleva ejerciéndose de manera impune y descarada por cuatro décadas. Televisa era el principal infractor de esta regla de la FIFA y en su momento llegó a ser dueña del América, Necaxa y el San Luis. Ahora es el Grupo Caliente, nuevo propietario del Querétaro, el que se burla de las normas internacionales del futbol. Además de ser dueños de los Gallos, también son los mandamases de Xolos de Tijuana.

Si bien se pueden hacer argumentos a favor de la multipropiedad, tal como lo hace el dueño del América, Emilio Azcárraga, la realidad es que sus posturas meramente sirven a los dueños de la pelota y no a los aficionados. Basta con recordar los rumores de apenas unas semanas que daban por hecho que el Querétaro se convertiría en el Atlante. Al final la mudanza se desmintió a medias, porque no se descartó que el movimiento sí se dé en el futuro, dado que el compromiso de los nuevos dueños de los Gallos es mantener el equipo en la Corregidora por lo menos todo un año y con opción a otro.

¿Tiene el futbol el futuro asegurado?

La organización de los aficionados afines a estas ideas va muy avanzada y existen publicaciones y sitios web en donde convergen. Parece utópico que alcancen el 100 % de sus objetivos, pero por otro lado el futbol no es un negocio inmune a los cambios que suceden en el mundo. Esto tal vez ayude a la causa de quienes están en contra del futbol moderno. Por ejemplo, hay clubes que están preocupados por mitigar la crisis climática, reduciendo las emisiones de carbono en días de juego, y el pionero de esto es el Mainz 05 en Alemania.

Para repensar hacia dónde va el futbol se necesite una perspectiva amplia en donde todos participen, para que un deporte reformado emerja y sea más democrático. Por suerte este movimiento hace más que simplemente oponerse a lo que existe, aporta una discusión de calidad que permite tener la esperanza de que algún día se cumplan los objetivos.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Negligencias durante la pandemia: las otras muertes del COVID-19
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica