| | www.codiceinformativo.com

MENU

»México, sumido en la ley de la sangre

Cualquier otro indicador sobre el supuesto desarrollo y crecimiento del país queda anulado cuando vivimos el año más violento de la historia. Más de 240 mil personas han sido asesinadas o desaparecidas en los últimos 11 años.



Por: Victor Pernalete
Ruben Espinosa

Foto: Eneas de Troya

En México se impone la ley de la sangre. La grave crisis de inseguridad que vive el país provocó que el pasado octubre se convirtiera en el mes más violento de la historia de México, con 2 mil 371 homicidios dolosos registrados, uno cada cuatro horas. Por cuarta vez en el año, la cifra de homicidios dolosos ha sido superior a 2 mil en un mes. Con esto, ya van 23 mil 968 homicidios en el año.

Para darnos una idea de lo que esto significa, hay que recordar que el 2016 fue el año más violento del sexenio de Enrique Peña Nieto hasta entonces, esto de acuerdo con las cifras oficiales de Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Hasta noviembre de ese año, se habían registrado 18 mil 915 homicidios dolosos. Con un mes menos (en 2017 falta contar noviembre, que en la de 2016 ya está contado), la cifra es más alta en alrededor de 5 mil homicidios. 2014 fue el año del sexenio con menor cantidad de homicidios dolosos, con 14 mil 381 en total. Los expertos estiman que, para cuando 2017 acabe, la cantidad de estos delitos llegará a 28 mil, prácticamente el doble de los registrados hace tres años. De ese tamaño la descomposición.

El caso de Silvestre de la Toba Camacho, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Baja California Sur, es solo un vistazo a lo que está pasando en México. El ombudsman fue asesinado el 20 de noviembre por un grupo armado que lo persiguió y disparó en su contra mientras viajaba, junto a su familia, en su camioneta. Su hijo de 20 años también murió. Su esposa y su hija se encuentran graves en un hospital.

Baja California Sur se ha convertido en un infierno. La inseguridad ha crecido de una manera casi irreal. Es ahora mismo el segundo estado en todo el país con la mayor tasa de homicidios, con 50.5 por cada 100 mil habitantes, solo detrás de Colima, que tiene 75.4. Baja California está peor que Guerrero, Sinaloa o Chihuahua, estados que suelen estar considerados entre los más inseguros y sangrientos del país. Algo sucedió en Baja California Sur. Nadie puede explicar cómo pasaron de 147 homicidios dolosos entre enero y octubre de 2016, a 409 registrados en el mismo periodo de 2017. El aumento es de casi el 200 por ciento. Y faltan noviembre y diciembre.

En cuanto a los periodistas, uno de los gremios más vulnerables a la ley de la sangre en México, en lo que va de 2017 han sido asesinados un total de 11. Uno por mes. Una cifra que supera considerablemente a la cantidad de periodistas asesinados este año en Siria e Irak, con ocho cada uno. En el año, en todo el mundo, han sido asesinados 50 periodistas hasta ahora. México provee el 22 por ciento de esa cifra.

Y si todo esto no fuera suficiente tragedia, los datos hasta ahora descritos son los que registra oficialmente el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Esa misma institución cuenta con dos bases de datos que registran un total de 32 mil 277 desaparecidos en el fuero común y mil 25 desaparecidos en fuero federal.

Son en total 33 mil 302 personas de las cuales se desconoce su paradero. Poco más de 13 mil desaparecieron durante el sexenio de Felipe Calderón, y casi 19 mil desaparecieron durante el gobierno de Peña Nieto. Son poco más de 3 mil personas que han desaparecido al año en los últimos 11 años en promedio. La organización Data Cívica emprendió la maravillosa tarea de poner rostro e identidad a 31 mil 968 personas de esas bases datos. Es un esfuerzo sin precedente, que no ha emprendido ningún gobierno en la historia de México, por dignificar las historias de todas estas víctimas.

Durante el sexenio de Felipe Calderón fueron asesinadas 116 mil 325 personas. Hasta ahora, en el de Enrique Peña Nieto, van 91 mil 960. Ambos sexenios suman 241 mil 587 personas asesinadas o desaparecidas, lo que equivale, prácticamente, a la población de San Juan del Río, el segundo municipio más poblado de Querétaro.

México vive en una aparente normalidad, pero lo cierto es que hay amplias zonas del país en las que la violencia está completamente desbordada y la población sufre en su integridad. Es importante reconocer el estado de emergencia en el que nos encontramos y asumir una posición ante ello. Nunca antes los Derechos Humanos de los mexicanos habían estado tan vulnerables en un país en el que, sin embargo, se siguen utilizando otros argumentos menos definitivos para edulcorar la realidad.