Club Códice: Perspectivas de la economía mexicana, charla con Rodrigo Brand


Por Staff Códice Informativo el 12/12/2017
 Club Códice: Perspectivas de la economía mexicana, charla con Rodrigo Brand

Rodrigo Brand, Chief Economist de Santander México / Foto: I. Guzmán

Texto: Rodrigo Mesa   En el marco de la tercera edición de las charlas dirigidas a miembros de Club Códice, el pasado 5 de octubre […]

Texto: Rodrigo Mesa

 

En el marco de la tercera edición de las charlas dirigidas a miembros de Club Códice, el pasado 5 de octubre Rodrigo Brand de Lara, Chief Economist de Grupo Santander México, habló sobre números y perspectivas en materia macroeconómica para nuestro país de cara al año entrante, que será de cambio de gobierno federal y en varios gobiernos estatales.

El experto intercambió ideas y puntos de vista con el público. Empezó con un análisis del entorno global de incertidumbre que la economía mexicana ha sabido sortear, en especial en lo que tiene que ver con la negociación, o en su defecto desaparición, del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Al respecto, durante la conversación se estudiaron indicadores como la evolución del crecimiento del producto interno bruto (PIB) y los pronósticos que el Banco de México ha corregido a favor de un cierre de año con números mejores que los que se tuvieron en enero de 2017.

Se hizo un estudio detallado sobre el fenómeno atípico de crecimiento de inflación a través de la revisión de variables de las que no se tenía registro en los últimos años, tales como la liberación en el precio de las gasolinas y su impacto en algunos productos de primera necesidad, situación que en su conjunto llevó al país a niveles altos de inflación si se compara con los números de los últimos cinco años, pero siempre por debajo de la media en América Latina y con un pronóstico de contención importante para el 2018, toda vez que no se repetirán dichos aumentos. En cualquier caso, se espera cerrar el 2017 con una inflación que ronde el 7 por ciento y, para el año próximo, se espera que esta sea de alrededor del 4 por ciento.

Especial mención tuvo el manejo de las finanzas públicas que ha sido responsable en áreas como el déficit, pues pasó, en menos de cuatro años, de 4.6 por ciento a 1.4 por ciento del PIB, a la espera de que la siguiente administración federal mantenga la tendencia, mientras se reduce la deuda pública, se fomenta el gasto de inversión y se endurecen efectivamente los mecanismos de rendición de cuentas. Del mismo modo, se analizaron las áreas de oportunidad que tiene el sistema bancario mexicano, que si bien ha aumentado el financiamiento para sus usuarios, aún puede crecer e incentivar el desarrollo económico en nuestro país.

La charla siguió con los datos más relevantes de la economía mexicana, destacó que la creación de empleos en los últimos cinco años ha sido significativamente mayor a la registrada en períodos anteriores, además muchos de ellos evolucionaron a la formalidad por medio de su registros en el Seguro Social. En contraste, la inversión fija todavía no muestra señales de recuperación y áreas como la construcción todavía presentan señales fuertes de desaceleración.

Se sugirió, también, analizar con objetividad el tema de relación comercial entre México y Estados Unidos, ya que la misma es altamente complementaria y no desventajosa para el vecino norteamericano, a diferencia de lo afirmado por Donald Trump. Igualmente, se debe señalar la gran oportunidad que tiene México al buscar diversificar los mercados en los que coloca buena parte de los productos que, al día de hoy, se envían a la Unión Americana.

Según el Chief Economist de Grupo Santander, los riesgos más significativos para la economía mexicana en este momento tienen que ver con episodios de volatilidad en mercados financieros internacionales, tales como eventos geopolíticos relevantes o modificaciones significativas de la política económica, monetaria o fiscal en Estados Unidos, así como el impacto que tendrá la modificación o eliminación del TLCAN durante los próximos dos años. Aunque controlada, la inflación puede significar una amenaza, en especial si la siguiente administración federal desata el gasto excesivo. Ello va de la mano con los resultados de la próxima elección presidencial,  en la que el eventual triunfo de la izquierda populista puede suponer desajustes reales a la estabilidad económica, aunque dichos cambios serían graduales y estarían sujetos al control que dicho gobierno pueda tener del Legislativo.

En conclusión, se espera que la ruta económica del año entrante privilegie el fortalecimiento de las instituciones y la continuidad de proyectos que requieren de varios años para que los resultados puedan apreciarse. El nerviosismo y la especulación sobre el entorno internacional han provocado reacciones exageradas en algunos agentes económicos que, según la opinión de los expertos, con el tiempo se corregirán.

Nuestra red editorial


Codicegrafía
El templo hundido en Infiernillo
EnBici.life
Alex Acero: Sin paradigmas
Pesos y Centavos
¿Cómo borro mi buró de crédito?
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia