| | www.codiceinformativo.com

MENU

PUBLICIDAD

»Pepe Calzada, un secretario de bajos vuelos

Calzada luce resignado y con el retiro en puerta, pues poco a poco callan las voces que le endulzaron el oído durante su sexenio, y le construyeron una candidatura imaginaria para “la grande”



Por: Staff Códice Informativo
CALZADA

Foto: Especial

José Calzada Rovirosa, considerado una de las cartas más fuertes del priismo queretano de los últimos años, y que incluso, en algún tiempo, se pensó que podría aspirar a los altos vuelos de la presidencia de México, parece reconocer la derrota en sus aspiraciones pues afirma que, para el 2018, es mejor que lo borren.

Invitado al noticiario matutino de Televisa el pasado 17 de marzo, Calzada habló principalmente sobre las estrategias de la Sagarpa frente a las políticas de Trump, sin embargo, el periodista Carlos Loret de Mola no perdió oportunidad para preguntarle, al final de la entrevista, sobre sus aspiraciones presidenciales:

– “Oiga, secretario, se llegó a mencionar su nombre como posible aspirante a la candidatura presidencial de PRI, ¿está interesado?”
– “No… no”.
– “¿Se descarta?”
– “A mí, a mí, como dijo el clásico de clásicos, de esa lista bórrenme; allí sí no estoy…”

Con un brinco desangelado de la gubernatura del estado al gabinete presidencial de Peña Nieto, José Calzada ha terminado de quemar la poca pólvora que le quedaba y en el ámbito nacional, como él mismo afirma, ya no figura.

Las razones de su postura no son un misterio, delante de él hay otros secretarios mejor posicionados: Miguel Ángel Osorio Chong es visto, por diversos analistas, como la opción más viable del Revolucionario Institucional; incluso, Luis Videgaray, exsecretario de Hacienda resucitado en Relaciones Exteriores, tiene más posibilidades.

No son de extrañarse, entonces, las palabras del exgobernador de Querétaro, que son el mejor reflejo de lo que ha significado su paso por la Sagarpa, donde su desempeño ha sido gris y con poco por rescatarse.

Calzada luce resignado y con el retiro en puerta, pues poco a poco callan las voces que le endulzaron el oído durante su sexenio, y le construyeron una candidatura imaginaria para “la grande”.

Poco queda del capital político que en algún momento acumuló el exgobernador queretano y solo un milagro podría revivir sus aspiraciones políticas en el ámbito nacional.