×

Opinión



Secciones




La Máquina comienza a fallar

Por Staff Códice Informativo - 01/03/2015

Con solitario gol de Paulo da Silva, los Diablos Rojos le propinan su segunda derrota

 La Máquina comienza a fallar

 

Cruz Azul ligó un segundo descalabro al perder 1-0 con el Toluca, que aprovechó un error de la zaga rival, zona en la que mejor había lucido el conjunto cementero en este torneo.
El defensa Paulo da Silva se anticipó a primer poste para cabecear y marcar el tanto rojo, luego de ganarle en el movimiento a Francisco Maza Rodríguez, y ante un Jesús Corona que salió débilmente a despejar con los puños.
Si los celestes no habían recibido gol en seis partidos, ahora suman tres anotaciones en dos cotejos, pues la semana pasada cayeron 2-1 con Chivas.
En un parejo primer tiempo, Cruz Azul tuvo la primera ocasión clara para abrir el marcador; sin embargo, Alemao no supo medir un centro franco por la banda derecha y terminó por estrellarse con Talavera, que en la siguiente jugada se convirtió en figura del encuentro al atajar sobre la línea el remate celeste.
Joao Rojas empezó a tomar protagonismo en el juego, pero no logró generar peligro contra los del infierno, entonces, los papeles se invirtieron y fue Toluca quien estuvo cerca de marcar en un par de ocasiones, primero Esquivel sacó un potente disparo que pasó por un costado del arco y luego Montaño remató con la cabeza para que el balón raspara el palo celeste.
Para el complemento, los celestes volvieron a tomar el balón, pero sin imaginación se toparon una y otra vez con la defensa de los Diablos hasta que al 76′, en un tiro de esquina, Paulo da Silva aprovechó una mala salida de Jesús Corona para mandar el balón al fondo de las redes.
Tras la anotación, los dirigidos por Luis Fernando Tena se mostraron desconcertados y Toluca aprovechó el momento para buscar sentenciar el juego, pero el cancerbero celeste reaccionó y salvó a los suyos en un par de ocasiones.
En los últimos minutos del cotejo Cruz Azul tuvo en Alemao la oportunidad de rescatar el empate, pero Talavera contuvo los últimos embates celestes.

 


Otras notas



De nuestra red editorial