×

Opinión



Secciones




La ministra espuria

Por José Báez - 18/01/2023

Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.

Ante un escándalo de esta magnitud, en cualquier otro país, una vacante de ministra habría. Fuera por renuncia, fuera por remoción, fuera voluntaria u obligadamente, […]

 La ministra espuria

Foto: Archivo

Ante un escándalo de esta magnitud, en cualquier otro país, una vacante de ministra habría. Fuera por renuncia, fuera por remoción, fuera voluntaria u obligadamente, de mutuo propio o por aplicación de la ley, una ministra que plagió su tesis académica de licenciatura dejaría inmediatamente una vacante en el máximo tribunal de la nación.

Dicta el artículo 95 constitucional, “Para ser electo ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se necesita: (…) IV. Gozar de buena reputación y no haber sido condenado por delito que amerite pena corporal de más de un año de prisión; pero si se tratare de robo, fraude, falsificación, abuso de confianza y otro que lastime seriamente la buena fama en el concepto público, inhabilitará para el cargo, cualquiera que haya sido la pena.” Confirmado por la Universidad Nacional Autónoma de México el plagio, la inhabilitación de la ministra Yasmín Esquivel es operante. No hay duda, no hay confusión, menos complot. La abogada faltó a la verdad y al honor; mintió y traicionó.

Esquivel Mossa llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación hace casi cuatro años, nominada por el presidente López Obrador después de haber presidido por 7 años el Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México. Con una carrera judicial ligada al círculo de intereses del actual presidente de la república, Esquivel es la ministra que, según información publicada por el periódico Reforma, ha respaldado en 67% los intereses de la cuarta transformación en asuntos relevantes de la Corte. Una ministra hecha a los modos del presidente.

Ha transcurrido una semana desde que la máxima casa de estudios del país confirmara el plagio y la ministra no deja el cargo. Por respeto a la Corte y a su investidura, por cuidado y lealtad a la Universidad y por dignidad a su persona, la renuncia debería llegar a la mesa. Mientras no ocurra así, la ministra espuria, falsa, ilegítima y cero auténtica permanecerá como otro símbolo más, de un capricho presidencial.

José Báez

Diputado Federal. Abogado y maestro en comunicación política y gobernanza estratégica por The George Washington University. Ganó el Napolitan Victory Award en 2017 por mejor investigación académica. Fue diputado local, coordinador de gabinete del municipio Corregidora, Querétaro y Presidente Estatal del Partido Acción Nacional en Querétaro, México. Facebook: José Báez IG: pep_baez Twitter: Pepe_Baez baezaccion@gmail.com


Otras notas



De nuestra red editorial