La basura en Querétaro es tu problema (Parte I)


Por Gabriel Morales el 29/08/2016
 La basura en Querétaro es tu problema (Parte I)

Si compras una botella de agua, no adquieres solo el líquido. Adquieres también un residuo: el envase de PET

Con esta columna quiero despertar polémica. Quiero que haya discusión y reflexiones.

El problema de la basura en Querétaro no es del gobierno exclusivamente. Más allá de la polémica reciente por la concesión del servicio de recolección de residuos domiciliarios, la basura es tu problema.

Sí, es tu responsabilidad, es mi responsabilidad. Es un tema que tu y yo debemos resolver. Como ciudadano queretano, dotado de conciencia y razón, debes asumir las consecuencias tus acciones y reparar los daños que ocasionas.

Si compras una botella de agua, no adquieres solo el líquido. Adquieres también un residuo: el envase de PET. Al comprar una lata de de atún no solo adquieres la carne dentro, también el metal del envase.

¿El gobierno compró tu botella de PET? ¡No!. ¿El gobierno compró tu lata de atún? Tampoco. ¿Entonces quién generó la basura?

Las políticas públicas para el tratamiento han dado paliativos para el problema del consumo irresponsable. Han ayudado a diluir tu responsabilidad, y la mía.

Se han instalado -a través de una concesión con cargo al erario- miles de papeleras en la ciudad para que tu botella de PET y tu lata de atún no terminen en la calle.

Al comprar un producto y obtener tu fabuloso residuo, ya sea orgánico o inorgánico, tienes dos opciones: tirar -literalmente- tu dinero a la basura, o encontrar la forma de recuperar un poco de tu dinero y aminorar el impacto negativo de tus consumos: reciclar.

Sobra decir que la mayoría tiramos el dinero a la basura. ¡Y por partida doble!

Primero pagamos por el envase y desaprovechamos los residuos. Es poco el PET, vidrio, metal, papel y materia orgánica que reciclamos.

En segundo lugar, pagamos con nuestros impuestos (ya sea a través del predial o los impuestos federales que después se transfieren a los municipios) por el servicio de recolección domiciliaria de residuos o las papeleras.

¿El servicio de recolección de basura era eficiente? ¡No!

Tal vez era cómodo, pasaba diario. No tenías que guardar en tu casa tu basura por varios días. Pero pasar todos los días por cantidades pequeñas de basura no es eficiente.

Era un dispendio de recursos y de contaminación ambiental. Así como es ineficiente llenar una lavadora para lavar solo una prenda.

Es cierto, hoy nos quejamos por la contaminación que se genera por la basura que hay en la calle porque el servicio concesionado no pasó, o porque sacaste tu basura el día que no correspondía. Pero reitero la pregunta ¿quién generó la basura? ¿el municipio?

El gran error de este y los gobierno anteriores han sido las políticas públicas que nos han hecho irresponsables de nuestros actos. La comodidad es en este caso la antítesis de la responsabilidad.

Sin embargo, hay opciones para atender de raíz nuestro problema de basura. Ojalá haya conciencia tuya, mía y del gobierno para adoptarlas.

Ver todas las columnas de Gabriel Morales

Nuestra red editorial


Codicegrafía
¿Qué va a pasar con la Iglesia Católica?
EnBici.life
Mauricio Ochmann: Bajo el reflector
Pesos y Centavos
¿Qué hacer si aún no puedo pagar mi crédito?
Códice Informativo
Conoce el área COVID del Hospital General de Querétaro