AMLO, frustrado pseudo demócrata


Por Héctor Parra el 08/11/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 AMLO,  frustrado pseudo demócrata

Foto: Archivo

El presidente de la República, López Obrador, ha probado ser un pseudo demócrata frustrado. Solo cuando gana una elección reconoce su triunfo; pero, si el […]

El presidente de la República, López Obrador, ha probado ser un pseudo demócrata frustrado. Solo cuando gana una elección reconoce su triunfo; pero, si el mismo sujeto pierde en la contienda electoral, entonces lo llama fraude electoral.

Así funciona el razonamiento de quien hoy quiere destruir a los organismos electorales que avalaron su triunfo en las elecciones de 2018.

El presidente no tiene seguro el triunfo de su partido en las elecciones de 2024, a pesar de haber quebrantado todas las normas legales y la Constitucional, para conseguir su avieso objetivo: ganar a como dé lugar.

La sociedad organizada ha convocado a una marcha en diversos estados de la República, así como en la capital, para expresar su abierto rechazo a la idea de López de destruir a los organismos garantes de la democracia, léase INE y TEPJF. Instituciones democráticas que cuidaron y avalaron la mayoría de votos en favor de quien hoy denodadamente lucha por acabar con esos órganos.

AMLO no tolera la competencia electoral; antes de su arribo, según su tesis, no existía la democracia, con su llegada al poder se inauguró la era de la democracia. Sí, quiere una “democracia dirigida” a placer del gobernante.

A cualquier opositor lo califica con toda clase de denostaciones, pasando por su reiterada y desgastada frase de fraudulentos. Olvida su investidura presidencial para adoptar la postura de cualquier delincuente de barrio; durante sus 4 años de gobierno, ha utilizado los recursos públicos para hacer campaña “destructiva” de la democracia, quiere la sola prevalencia de su “movimiento”. Los demás no tienen el derecho de existir, aunque diga lo contrario sus acciones lo desmiente,

El presidente López Obrador, ayer lunes calificó de rateros, hipócritas, deshonestos y sin autoridad moral a quienes han convocado a la manifestación que partirá del Ángel de la Independencia a realizarse el 13 de noviembre en contra de la destructiva reforma político-electoral. Así se conduce el “primer mandatario”, cuya obligación legal y moral es la de unir a los mexicanos. Es feliz destruyendo a la nación mexicana, derrumbando a las instituciones que le permitieron toda clase de tropelías sin pisar la cárcel

Inconcebible que AMLO califique a los organizadores de la marcha por la democracia de rateros y deshonestos; cuando que, los organizadores son millones de mexicanos que habitan la República Mexicana. Más de una docena de organizaciones en el mismo número de estados se han organizado y convocan a la marcha.

Y no le faltan las “loqueras” que le caracterizan. Esta vez dijo que: “Cómo no va a convocar Fox a la marcha en contra de nosotros si está molesto, si ya no se le dan los 5 millones de pesos mensuales de pensión y ya no tienen toda la protección que tenía del Estado Mayor y ya no puede recomendar a nadie; y lo mismo en el caso de (Felipe) Calderón y todos, y Claudio X. González, su papá, asesor económico de Salinas, hicieron su agosto”. La ofensa y la mentir, el arma discursiva del presidente. El abuso irónico de su retórica que ya no convence.

En la misma mañanera López pidió a sus simpatizantes “no salir de sus casas el día de la convocatoria”. Según él para evitar enfrentamientos con sus opositores y así esta manifestación se realice sin problema; además; e invitó a los convocantes de la marcha, según él, son empresarios y partidos de oposición, que lleguen al Zócalo, donde tendrán el acceso libre para hacerlo ¿Y las marchas de todos los demás estados no existen para AMLO? Omite reconocer que habrá múltiples manifestaciones en su contra en toda la República Mexicana, al pretender ignorar la realidad, quiere ocultar lo que sucede en otros lugares distintos a la capital.

El merolico de Palacio Nacional también dijo: “Hago un llamado a todos los ciudadanos y en especial a los que simpatizan y participan en el movimiento de transformación (su movimiento) para que se queden en sus casas, que no haya ninguna reunión, que nadie vaya a provocar, que se ejerza el derecho a la libre manifestación” ¿Quién es López para pedir a unos que no salgan de sus casas? Sin autoridad legal ni moral para hacer semejante exhorto. Raya en la ridiculez.

La mentira como base de su argumentación. Así es el presidente López. Insistió en que, quienes se oponen a la reforma electoral que él presentó es porque quieren que continúe la corrupción y los privilegios para los consejeros del Instituto Nacional Electoral ¿Cuáles privilegios? ¿Cuál corrupción? La corrupción y privilegios son los que se están dando en el gobierno de la 4T de manera cínica, burda y descarada, bajo la tutela y protección del propio presidente de la República.

Y dale con lo mismo. 4 años repitiendo falsedades, fiel a la doctrina publicitaria de Joseph Goebbels: “Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá”; “Una mentira mil veces repetida… se transforma en verdad”.

Así las cosas, AMLO también espetó: “Es una lucha política porque quieren que continúe el mismo régimen de corrupción. Lo que está en el fondo es que quieren seguir robando, porque no tiene llenadera, quieren mantener privilegios, ellos están a favor, que se escuche bien y que se escuche lejos, de un sistema político muy parecido a la oligarquía”. Sus dicho no han sido demostrados. Todo es mediatización convertidas en publicidad golpeadora en contra de sus opositores.

No se cansa de mentir. AMLO ha formado parte de la casta política desde que era joven. Sin embargo, volvió a la carga con su discurso de mentiras al expresar que estos opositores llevan 36 años robando, saqueando y convirtiendo a México en un país de desigualdad, donde unos tienen todo y la mayoría carece de lo indispensable. Seguramente olvida que él es dueño de un rancho, así como sus hermanos, que vive en un Palacio lleno de sirvientes, que sus hijos son millonarios y él cobra un salario superior a los 100 mil pesos por no hacer nada. Eso se llama y se califica de corrupción.

De antemano descalifica y ofende a los miles de manifestantes que marcharán en diversos estados de la República; los adjetiviza: “Es una cúpula de poder político con achichincles, voceros, y despistados aspiracionistas, que buscan llegar a ser fifís y desde luego los medios de información. Eso es lo que está en el fondo. AMLO resultó ser un frustrado pseudo demócrata.

Esa es la democracia a la que aspira el peor presidente de México. Y todo porque millones de mexicanos se oponen a la destructiva iniciativa de reforma política-electoral regresiva y retrógrada que pretende acabar con el sistema democrática de renovación por medio del voto libre, secreto, universal, directo, personal e intransferible; quiere cancelar los procesos electivos libres, auténticos y periódicos.

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
UAQ trabaja a favor del río Santa María III