Verbos transformadores


Por Expertos TEC el 30/06/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Verbos transformadores

Desde hace 4 años me encuentro a cargo de la Licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas y la Licenciatura de Emprendimiento del Tecnológico de […]

Desde hace 4 años me encuentro a cargo de la Licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas y la Licenciatura de Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

Por mi oficina han desfilado un sin número de aspirantes, estudiantes y egresados de estas carreras donde por supuesto la charla en común es sobre innovación y emprendimiento. Quisiera destacar la respuesta a la pregunta más natural en estas conversaciones: ¿Cuál es la razón por la que deseas emprender?

Gran cantidad de las ocasiones, el futuro emprendedor no tiene clara la razón de por qué quiere hacer lo que piensa que va a hacer, lo cual me deja confirma que aún no está listo para tan largo viaje. Sin embargo, hay muchas otras ocasiones en las que la respuesta llega sin titubeos. Estas son tan variadas como el criterio de las personas que las explican, van del orden de porque no me veo con un jefe, porque quiero tener libertad financiera u otras mucho más sensatas, como porque deseo dejar un legado, mejorar lo existente o aportar a la sociedad.

No deja de asombrarme que la gran mayoría de las personas con quienes converso confunden la palabra emprendedor con empresario. Entendamos que no es lo mismo, el emprendedor es aquel que ve una oportunidad y la hace realidad, el empresario es aquel que es dueño de una empresa y gestiona actividades empresariales.

¿Será posible entonces que un emprendedor no es únicamente aquel que hace empresas? ¡Correcto!

Vamos a explicarlo, el emprendedor es aquel que realiza la actividad de emprendimiento, y el emprendimiento como lo entendemos en el Tec, es la “actividad consciente de generar oportunidades que creen valor con impacto positivo”. ¿Por qué es importante esta aclaración? Principalmente porque bajo esta definición entran muchos más que los que están interesados en crear empresas. Todo aquel que tienen un sueño y trabaja por hacerlo realidad, ya se encuentra en este camino. Hay sueños sociales, personales y empresariales, por lo que, si tienes un sueño donde se crea valor a través de los beneficios que genera su resultado, felicidades eres un emprendedor.

No hace mucho escuché de un gran consultor, que no hay nada más atractivo que alguien que se esfuerza por mejorar, creo que un emprendedor se describe naturalmente en estas palabras.

Por muchos años me gustó definirlo como verbo y no sustantivo, aquel “ente” que se caracteriza por hacer, crear y moldear su propia historia. Esto va mucho más lejos que estudiar una carrera profesional, se trata de una forma de vivir, de crear y de construir entornos sociales y personales.

Hay dos tipos de personas, las que buscan adaptarse al mundo cambiante, y las que crean estos cambios. El emprendedor es el segundo, una persona rebelde, que trabaja por sus sueños y no por los de otras personas, trabaja en equipo, pero busca su independencia, construye su propio camino, y a la vez el futuro para todos los demás.

Emprender es sinónimo de transformación. La persona que lo practica transforma, cambia, modifica todo lo que toca o está bajo su campo de acción. Hoy en día necesitamos ejércitos de verbos y no sustantivos. Personas que comiencen por transformarse a sí mismos y lo repliquen en su entorno, familias, trabajos, empresas, ciudades y solo bajo la suma de todos estos esfuerzos podremos cambiar nuestra existencia.

¿Qué hacer para desarrollar cada vez más verbos? La batalla es grande y no tiene fin, cada emprendedor debe armarse de herramientas, competencias y habilidades para salir victorioso.

Definitivamente, comienza a hacer sentido el porqué estudiar, entender y practicar emprendimiento.

Se debe de comenzar por nutrir a todos los aspirantes para tener control de su propio futuro, a que entienda su propósito, utilice su talento y aproveche las oportunidades para convertirse en protagonista de su propia historia y dejar de ser espectador.

Si algo sabemos es que toda transformación tiene como base un problema que no ha sido atendido, cada que veo un problema me doy cuenta de que algo debe de ser transformado, en otras palabras, a ese problema le hace falta un verbo.

Mtro. Víctor Manuel Jiménez Rodríguez, Director de Programa de la Licenciatura en Emprendimiento y de la Licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas del Tec de Monterrey Campus Querétaro.

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
En prisión, presunto feminicida de Satélite, Querétaro