Una película de terror, lo mejor para relajarse


Por Expertos TEC el 23/03/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Una película de terror, lo mejor para relajarse

El ser humano reacciona de dos maneras ante el miedo, una es huyendo lo más lejos posible de la fuente amenazante y la otra es luchar contra el origen de este miedo, es decir, enfrentarlo.

Por Paola Gámez Pouzou, Profesora y Directora de la Entrada de Estudios Creativos del Tec de Monterrey Campus Querétaro.

Algunas personas (como a mí) les encanta perderse en una buena película de terror para calmarse o tranquilizarse del estrés del día a día; ahora ciertamente que el terror no es famoso por ser una sensación positiva y aun así, el cine de miedo ha visto su popularidad incrementar. Ahora que, pensándolo claramente, ¿quién puede necesitar ver más terror además del que ya las mismas situaciones nacionales y mundiales nos suministran?

El ser humano reacciona de dos maneras ante el miedo, una es huyendo lo más lejos posible de la fuente amenazante y la otra es luchar contra el origen de este miedo, es decir, enfrentarlo. Ahora, para mí que he lidiado con ataques de pánico (de manera profesional y otras, no tan profesionales) desde hace un poco más de 15 años, la sensación de terror en una película se encuentra controlada solamente con un botón (si todo fuera así de sencillo).

Tendrás la ráfaga de adrenalina pura y totalmente controlada; a pesar de la ausencia de un peligro real, la sensación de haber salido de tu zona de confort y haber logrado “salir ileso” es tan real cómo haber aprobado un examen, con la mejor calificación que pudiste imaginar.

Por otra parte, soy de la opinión que el terror te puede preparar para hacer frente a situaciones únicas, incluida una pandemia. Y de acuerdo con un estudio del 2020 exponerse a situaciones aterrorizantes permite practicar estrategias de afrontamiento que pueden resultar benéficas en situaciones que el mundo real te depara; no es que de la noche a la mañana la mitad de la población vaya a convertirse en zombi y la película Guerra Mundial Z con Brad Pitt se convierta en un manual de supervivencia, no, pero ciertamente permite explorar ese lado oscuro que todos tenemos e imaginar que, en caso de un apocalipsis zombi, ya te encuentras perfectamente preparado para lo que vendrá.

Los personajes de las películas de terror cometen obvios errores, como nunca prender la luz cuándo se necesita o siempre ir a mirar bajo la cama después de escuchar un ruido extraño, uno se convence a sí mismo que jamás cometería tales errores y hasta se encuentra gritando a la víctima en la pantalla que por favor, no lo haga… y siempre lo hace, siempre hace lo que uno, del otro lado de la pantalla, sabe que no haría y eso, inevitablemente, te convence de que en su lugar, tú no serías un sacrificado más porque como mencioné anteriormente, ya te encuentras capacitado y piensas, que pareciera que el perseguido, la perjudicada o el atacado de la película nunca en su vida, pero jamás ha visto una película de terror.

Cuando la odisea termina y después de que el cerebro libera, conduce y controla la sensación de terror por tu ya relajado cuerpo es que aparece esa sensación reconfortante que te hace olvidar las tensiones de la vida real, ha pasado que no solamente esa película escalofriante te hizo aprender una lección de supervivencia, sino que además de todo, lograste salir ileso, en una pieza y sin un rasguño, “qué fortuna has tenido”, te dice tu cerebro… no como los protagonistas de la película que lo más seguro es que no hayan corrido con tu misma suerte.

 

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
Movil QroBus “no ha cumplido” con mejorar el servicio: IQT