Renuncia a la presidencia Abdelaziz Bouteflika: la Primavera Árabe llega por fin a Argelia


Por Eduardo Magaña el 03/04/2019
 Renuncia a la presidencia Abdelaziz Bouteflika: la Primavera Árabe llega por fin a Argelia

Foto: EFE/Mohamed Messara

Después de seis semanas de protestas contra su gobierno de 20 años, el veterano presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, finalmente presentó este martes 2 de abril su renuncia al cargo.

Después de seis semanas de masivas protestas contra su gobierno de 20 años, y ante aún más y mayores protestas convocadas para este viernes, el veterano presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, finalmente presentó este martes 2 de abril su renuncia al cargo ante el Consejo Constitucional del país. Los medios locales mostraron al anciano y enfermo presidente de 82 años, entregando sus cartas de renuncia al cargo, a solo unas semanas de que terminara su periodo presidencial, el 28 de abril.

Bouteflika sufrió una isquemia cerebral en el año 2013; las secuelas de este mal, le impiden caminar y hablar. Después de esto rara vez fue visto en persona, lo cual alimentó la incertidumbre generalizada sobre quién estaba en control del país, un sentimiento que con el paso del tiempo se intensificó. Según reportes, los últimos meses, antes de anunciar su candidatura para las próximas elecciones, Bouteflika estaba en Suiza en tratamientos médicos.

El general Ahmed Gaid Salah, jefe del Estado Mayor del Ejército Nacional, instó a la «implementación de los artículos 7, 8 y 102» de la Constitución, que permiten el retiro de poderes del Presidente en caso de «enfermedad grave y duradera» que lo haga «totalmente incapaz de cumplir sus deberes».

El jefe de las fuerzas armadas se había pronunciado ya a favor de la renuncia del presidente por su supuesta incapacidad (que es evidente en cualquier imagen reciente de Bouteflika) hace algún tiempo, y le pouvoir (‘el poder’, como se le conoce al grupo que domina la política y los negocios de Argelia) se preparaba para el anuncio de su renuncia esta semana, luego de semanas de movilizaciones populares que recordaban a la Primavera Árabe de 2011, de la cual Argelia y su dictador, que se llamaba presidente vitalicio, salieron librados.

La presidencia de Argelia anunció el pasado domingo la formación de un nuevo gobierno interino encabezado por el recién nombrado primer ministro Noureddine Bedoui. Los analistas creen que la reorganización se realizó antes de la activación del artículo 102, ya que tras dicha activación no se pueden hacer cambios al gobierno hasta que se celebre una elección presidencial.

Las manifestaciones estallaron a fines de febrero, luego de que el octogenario presidente anunciara su plan de postularse para un quinto mandato en las elecciones programadas para abril, mismas que fueron pospuestas y que llevaron a cientos de miles de ciudadanos argelinos a las calles de todo el país. Más tarde, y en medio de la creciente ira pública, Bouteflika cedió a las demandas de los manifestantes y abandonó su candidatura a la reelección, pero se negaba a renunciar al cargo antes de la creación de una nueva constitución «para preservar la paz y la estabilidad del país».

Argelia es otro país rico en petróleo y gas que ha sufrido los estragos de una figura presidencial duradera, pero que en justicia, mejoró el nivel de vida de us habitantes y logró sacar adelante al país después de una sangrienta guerra civil que en la década de 1980 mató a miles de argelinos. El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en una cumbre de la Liga Árabe en Túnez, elogió los esfuerzos hacia una transición pacífica y democrática en Argelia. El caso de Argelia es una muestra de que los dictadores sí se van pacíficamente. Ahora lo que sigue es que se mantenga la estabilidad del país y suba una nueva generación de líderes que no se perpetúen en el poder.

Con Información de Al Jazeera

Ver todas las columnas de Eduardo Magaña

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica