Querétaro en otro nivel, pero con agua


Por Expertos TEC el 23/02/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Querétaro en otro nivel, pero con agua

Foto: Archivo

¿Qué pasaría si nuestra ciudad se convierte en un ejemplo de ciudad sensible al agua? ¿Qué pasaría si nuestros parques o plazas se convierten temporalmente en espacios inundables o de recarga? ¿Qué pasaría si mitigamos el calentamiento causado por los pavimentos con pisos permeables o más verdes?

Por Diana García Cejudo, Profesora de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño, Tec de Monterrey Campus Querétaro.
dgarciace@tec.mx
Twitter: @digarciac

Hoy se presentó el Plan Estatal de Desarrollo 2021-2027 donde se establecen los principales retos que el estado enfrentará bajo la premisa de 6 principales ejes: Salud y Vida Digna; Educación, Cultura y Deporte; Economía dinámica y Prosperidad; Medio ambiente e Infraestructura Sostenible y por último Paz y Respeto a la Ley y Gobierno Ciudadano.

Con grandes aciertos y algunos desencuentros, el plan será la guía de acción para las políticas públicas y proyectos de los siguientes años. Es digno de reconocer y celebrar las oportunidades de participación que este plan y sus proyectos estratégicos han abierto a la ciudadanía y que esperamos sea el inicio de una cultura de participación ciudadana activa.

No es el plan el que me deja dudando, sino la definición de valores que plantea la prosperidad. Esta definición tiene un entendimiento limitado de los valores ecológicos y sociales que el desarrollo económico implica. En contraste, una prosperidad ecológica, como lo plantean autores como Wall y Jover, donde ésta no puede ni debe ser a costo de la explotación de los recursos naturales (agua, suelo, verde), requiriendo así estrategias más determinantes respecto a la conservación y regeneración de ciclos naturales rotos por el modelo de ocupación y consumo que tenemos en la ciudad.

Es así como este plan debía de considerar que estamos en una urgencia hídrica, donde abastecer agua es tan importante y crítico como contener, dirigir, filtrar, infiltrar y limpiar en un ciclo que hemos roto por completo.

Es desde esta perspectiva, el agua como recurso debería de ser una de las guías del desarrollo, entendiendo más allá de su costo sino entendiendo su valor para nuestra sobrevivencia. Es aquí donde veo la mayor oportunidad, ¿Qué pasaría si nuestra ciudad se convierte en un ejemplo de ciudad sensible al agua? ¿Qué pasaría si nuestros parques o plazas se convierten temporalmente en espacios inundables o de recarga? ¿Qué pasaría si mitigamos el calentamiento causado por los pavimentos con pisos permeables o más verdes? ¿Qué pasaría si empezamos a ser conscientes de lo que consumimos, de lo que comemos, de lo que pensamos? Una ciudad sensible al agua debería ser uno de nuestros grandes anhelos.

Es así como desde mi perspectiva, elevar Querétaro al siguiente nivel implica convertirse en una ciudad más sensible, donde actúa y produce con la naturaleza y no a coste de ésta.

Este es el sueño que estamos gestando, una ciudad donde el agua es un medio para unirnos, donde podemos encontrarnos y conectarnos a la naturaleza. Que el agua sea lo que nos mueva a mejores realidades comunes. Finalmente, no tenemos opción, tampoco tiempo, nos queda mucho por hacer.

 

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
Movil QroBus “no ha cumplido” con mejorar el servicio: IQT