¿Por qué no debatir el proceso presupuestal?


Por Arturo Maximiliano García el 04/05/2020
 ¿Por qué no debatir el proceso presupuestal?

Que siempre no, que no se convocaría a un periodo extraordinario de sesiones para aprobar la iniciativa presidencial y darle al ejecutivo control presupuestal en […]

Que siempre no, que no se convocaría a un periodo extraordinario de sesiones para aprobar la iniciativa presidencial y darle al ejecutivo control presupuestal en caso de emergencias económicas, lo que había generado el rechazo y molestia del bloque opositor y de algunos destacados militantes de Morena como Porfirio Muñoz Ledo y otros que en principio no estaban de acuerdo, al menos no con el texto presentado por el mismo presidente López Obrador.

El argumento con el que se dio carpetazo a llamar a un periodo extraordinario, fue el COVID-19 y la recomendación del Dr. López Gatell, a quien pusieron como el fiel de la balanza o el legislador 38 de la Comisión Permanente y con voto además de calidad. ¿Sin embargo debe echarse al bote de la basura toda la discusión política y académica que se dio sobre el presupuesto, sus excedentes, su procedimiento y los casos de emergencia? Sugeriría que no.

El primer consenso que generó la iniciativa, tanto entre oposición como en algunos aliados del gobierno, fue cuestionar la técnica legislativa y los vacíos en varias definiciones fundamentales para poder aprobarla, entre ellos la definición de qué se entendería por casos de emergencia económica, quién o quiénes determinarían que estemos en este supuesto, así como por cuánto tiempo se podrían ejercer esas facultades presupuestales extraordinarias.

Al final el partido mayoritario en la Comisión Permanente no pudo obtener el voto necesario para llamar a un periodo extraordinario que le permitiría llevar la iniciativa a dictamen y votación del pleno. Entendiendo y comparto la preocupación de que la iniciativa, como venía, podría vulnerar la división de poderes y sus facultades exclusivas que generan los contrapesos, pero es sin duda una buena idea revisar los procedimientos de aprobación, redirección, manejo de excedentes y cualquier otro esquema que implique modificación y ejecución del presupuesto federal aprobado por la Cámara de Diputados, como una de sus facultades exclusivas.

¿Es mala idea prever cómo puede agilizarse una modificación presupuestal en casos de emergencia? Mucho se hablaba de que el presidente López Obrador no la necesitaba por la mayoría que tiene en ambas cámaras, pero y si otro mandatario no la tuviera y no hubiera las condiciones políticas para llegar a acuerdos o acelerarlos, entonces qué se haría, ¿bastaría con la facultad de redirección que la constitución le da hoy al presidente?

¿Qué pasa fuera de los casos de emergencia con el presupuesto? Es ya una norma que se subestiman los ingresos y no por pocos millones, mientras que los excedentes que normalmente se dan quedan a discreción del ejecutivo y las dependencias a su mando. ¿Debería tener el legislativo mexicano mayor intervención en esos excedentes o reasignaciones, incluso funcionar más como el poderoso Comité de Apropiaciones del Congreso de Estados Unidos?

Al final no se le quiso dar la facultad al actual presidente, lo acusan de querer hacer del poder ejecutivo un superpoder con facultades para mover a su antojo el presupuesto, a lo que él simplemente dijo que, al final, hará uso de las facultades con las que ya cuenta para redireccionar partidas del presupuesto. Todo quedará igual, pero echar al bote de la basura la discusión perjudica a la nación, ante una emergencia y aún sin ella.

Maestro en Políticas Públicas
@AMaximilianoGP
maximilianogarciap@gmail.com

Ver todas las columnas de Arturo Maximiliano García

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica