Perú, entre la incompetencia y la corrupción


Por Eduardo Magaña el 17/06/2021
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Perú, entre la incompetencia y la corrupción

Al igual que en México, la sociedad está harta y polarizada.

El día martes 15 de junio, la Oficina Nacional de Procesos Electorales de Perú terminó de procesar y contabilizar las actas de la jornada electoral del domingo 6 de junio que definió al nuevo presidente: Pedro Castillo, del partido Perú Libre. Castillo se impuso a Keiko Fujimori con una diferencia de sólo un poco más de 40 mil votos.

Durante años, el país que fue un ejemplo de estabilidad y gobernabilidad, se ha vuelto uno de los países más inestables del hemisferio… en los últimos cuatro años han tenido cuatro presidentes.

El 17 de abril de 2019 el expresidente Alan García se suicidó de un tiro en la cabeza cuando la policía llegaba a arrestarlo por corrupción.  Su predecesor, Alejandro Toledo, salió de la cárcel en Estados Unidos gracias a una fianza de 500 mil dólares que su familia y amigos pagaron. Estaba preso por corrupción.  El sucesor de Alan García, el expresidente Ollanta Humala también estuvo en prisión por… sí, correcto… corrupción.

En 2016 Pedro Pablo Kucynski fue electo presidente del Perú, pero se vio forzado a renunciar en marzo de 2018 en medio de fuertes cuestionamientos por nexos con el escándalo de corrupción de Odebrecht. Lo reemplazó entonces su vicepresidente Martín Vizcarra, que aspiraba a terminar su mandato en julio de este año, pero tampoco llegó al final de su mandato, fue igualmente destituido.

Desde que salió del poder Alberto Fujimori – quien también se encuentra en prisión tras ser condenado por diversos crímenes como violación de derechos humanos, corrupción, peculado y usurpación de funciones, entre otras – el país inca no ha tenido un Jefe de Estado que no esté envuelto en temas de corrupción o que no haya sido destituido.

El gobierno de Fujimori se caracterizó por la modernización económica del país así como la constante lucha contra el terrorismo que produjeron crecimiento y estabilización económica. Durante la presidencia de Fujimori, se inició el modelo económico de libre mercado aún vigente en el país, el cual su hija Keiko deseaba retomar con su movimiento Fuerza Popular. Keiko perdió contra Pedro Castillo en esta segunda ronda de elecciones presidenciales el mismo día que nuestras elecciones intermedias. Los resultados finales dan al candidato Castillo, ahora presidente electo del movimiento Perú Libre, el triunfo con el 50.12 por ciento frente al 49.87 por ciento, obtenido por la representante de Fuerza Popular.

Perú se encuentra total y absolutamente polarizado entre la izquierda y la derecha, el país es rehén de la corrupción y de la ineptitud de su gobierno. La transición democrática coincidió con un auge de la economía, impulsado por los altos precios de los productos básicos en el extranjero, un sector minero en crecimiento y una creciente clase media de consumidores. Pero el éxito de Perú ocultó un conflicto creciente dentro de su clase política y sus clases sociales y, de alguna manera, sentó las bases para los problemas actuales. Esta historia de contrastes, polarización, hartazgo y corrupción no me hace más que pensar en nuestro México, esperando que 2024 no nos deje una opción igual de tener que decidir cuál de las opciones es ‘menos peor’.

 

Ver todas las columnas de Eduardo Magaña

Nuestra red editorial


Codicegrafía
«Mirar hacia el futuro para pensar de forma pertinente el presente», propone Verónica Gerber Bicecci
EnBici.life
Alejandro Nones: en todos lados
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia
Link a Sintesis Informativa