Irán: entre moderadores y conservadores


Por Eduardo Magaña el 12/01/2017
 Irán: entre moderadores y conservadores

El 19 de mayo Irán irá a las urnas para votar por su Presidente.

Los iraníes se despidieron esta semana del ayatollah Akbar Hashemi Rafsanjani. Rafsanjani fue Presidente de la República Islámica de Irán (su nombre oficial), entre 1989 y 1997. Rafsanjani era el gran moderador y negociador tras-bambalinas entre los radicales y los moderados del país. Irán, junto a Irak, es el hogar de las civilizaciones más antiguas de las que tenemos conocimiento. Limita – en estricto orden alfabético – con Afganistán, Armenia, Azerbaiyán, Pakistán, Turkmenistán y Turquía; el mar Caspio, el golfo de Omán y el golfo Pérsico.

Es el décimo octavo país en extensión territorial a nivel mundial, con una población mayoritariamente musulmana chiita que sobrepasa los 80 millones. Hasta 2007, la edad en que un iraní podía votar era de 15 años, el día de hoy, es a partir de 18 años. Los jóvenes juegan un papel muy importante en las elecciones de Irán, puesto que más del 40 por ciento de la población es menor de 24 años.

Este 2017, Irán irá a las urnas a votar por su presidente. Esta será la 12ª vez en la historia de Irán – desde la revolución de 1979 que derrocó al Shah – en que los iraníes votarán. Hassan Rouhani, quien gobierna el país desde el 13 de agosto de 2013, se postulará para un segundo mandato. Rouhani, al igual que Rafsanjani, es un moderado, a diferencia de su antecesor Mahmud Ahmadineyad quien fuera Presidente de 2005 a 2013, y aparentemente se postulará también en esta ocasión.

Rouhani ganó la elección con una plataforma moderada y ha gobernado igualmente. Su principal logro como Presidente fue la firma del famoso acuerdo nuclear en marzo de 2015, acuerdo que Donald Trump, durante la campaña para su propia presidencia, juró que desgarraría el día que llegue a ocupar cargo – que como todos sabemos ocurrirá la próxima semana.

Para Irán, el acuerdo nuclear es de vital importancia. Pero aún más importante que la firma del acuerdo per sé, fue el resultado del mismo: el levantamiento de las sanciones internacionales, porque eso es lo que regresó al país a la comunidad de naciones, de la cual estaba aislado. Irán ahora exporta petróleo entre otros productos, ganando así dinero y comprando los bienes esenciales que habían sido, hasta hace poco, embargados. Es en este contexto donde cambia radicalmente la importancia de Irán en la arena internacional.

Según Foreign Affairs, en las esferas de poder de Washington, ‘la sabiduría convencional ha sostenido durante mucho tiempo que la presencia de Irán al sur de la frontera de los Estados Unidos constituye poco más que una molestia.’ Según esta teoría, todas las actividades de Irán en América Central y Sudamérica serían de escasa importancia. Esa narrativa ha demostrado ser generalmente cierta, persistente y consistente. Como resultado de esto, Washington no se ha preocupado ni ocupado con la presencia de Irán en nuestra América Latina. Aparentemente, esta política ha cambiado.

Con la República Islámica cada vez más libre de sanciones como resultado del acuerdo nuclear, podemos estar seguros de que su presencia en las Américas va en serio. El 21 de agosto del año pasado, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, realizó una gira por seis países de América Latina. El viaje tuvo paradas en Bolivia, Chile, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela; Javad Zarif estuvo también en México unas semanas después, en septiembre. Esta es una afirmación pública y explícita de que Irán va en serio en el hemisferio occidental.

En el contexto de esta visita, tuve la oportunidad de desayunar con el Ministro Javad Zarif en Managua, Nicaragua. En las pláticas que tuve con él y con sus acompañantes, incluidos muchos empresarios de relevancia del país, me di cuenta que México no es nada más de importancia estratégica para Estados Unidos, sino para otros actores con capital para invertir, como lo es Irán.

¿Por qué no aprovechamos y activamente buscamos y aceptamos inversiones que para nuestro bien y para su sana diversificación, pueden ser productivas? Es pregunta… Bienvenido el nuevo Embajador de Irán en México – aún por entregar Cartas Credenciales – Mohammad Taghi Hosseini, y toda la suerte a nuestro Embajador, José Alfonso Zegbe Camarena quien representará a México ante Irán, Afganistán y Pakistán.

Ver todas las columnas de Eduardo Magaña

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica