Fuertes divisiones internas en torno a Tierra Noble Juriquilla


Por Andrés González el 19/11/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 Fuertes divisiones internas en torno a Tierra Noble Juriquilla

Y a unos cuantos días de abrir la venta de estos lotes, ellos no sabían el precio por metro cuadrado ni la cantidad de lotes que comprende la primera etapa

A escasos 10 o 12 días de que se efectué el relanzamiento para venta de cerca de 485 hectáreas ya lotificadas – serán más de 14 mil lotes- que formarán el Polo de Desarrollo conocido como Tierra Noble Juriquilla, se presentan serias divisiones internas entre los ejidatarios en una interpretación dispar y convenenciera para cada una de las partes.

Y existen – hasta ahora – por lo menos tres diferentes grupos, amén de los que pudiera tener la empresa Carther, Desarrollo y Proyectos Inmobiliarios, S.A. de C.V. que propuso a los ejidatarios la formación de una nueva persona moral denominada Urbanizadora Santa María del Zapote, S.A. de C.V.

Uno de estos grupos fue el que ayer se presentó en rueda de prensa en esta capital queretana, formado por liderazgos y comisariados de los ejidos de El Zapote – Ofelia Vega Ortiz, presidenta; Mario Ortiz Razo, secretario del mismo; Isidoro Ortiz, líder ejidal también de El Zapote; José Felipe Estrada Araujo, presidente del comisariado ejidal de El Nabo, así como el señor Ismael Porras Becerra y representantes del ejido San Miguelito, a quienes acompañaron por lo menos otras 12 personas de estos tres ejidos.

Este grupo dio a conocer que con la empresa Carther se asociaron para un proyecto tipo inmobiliario, “en donde el ejido aportaría la tierra y la citada empresa todos los demás medios técnicos y el capital”.

Dijeron que “han sido cubiertos a cabalidad todos los requisitos marcados en la Ley Agraria y realizada la Asamblea de formalidades especiales con fecha del 25 de mayo de 2018, ante la presencia de la visitadora de la Procuraduría Agraria y de un notario público, con lo que quedó protocolizada la Urbanizadora Santa María de El Zapote”, según consta – dijeron – en la escritura pública número 15, 124 en la notaría No. 23 de esta ciudad de Querétaro.

Dijeron que tienen a su favor una sentencia del amparo en revisión administrativa con número 413/2021 con fecha del 4 de mayo de este año, por el segundo Tribunal Colegiado en materia administrativa y colegiado de circuito, con lo que “tenemos legalidad en el polo de desarrollo y en los solares urbanos que ya estamos comercializando y que hace legal todo el desarrollo y su venta”.

Sin embargo, en información obtenida en el municipio de Querétaro se señaló que el H. Ayuntamiento no ha dictaminado el cambio de uso de suelo para que proceda este desarrollo y venta. A una pregunta, uno de los líderes ejidales dijo que “no lo necesitamos, puesto que todos los tramites con instancias federales han sido ya cubiertos. El municipio no conoce de leyes agrarias. Nosotros hemos hecho todo lo legal”.
Y de un plumazo descalifican al municipio.

Y por si todo esto fuera poco, la citada inmobiliaria no da la cara. Nadie de Carther estuvo presente. Y a unos cuantos días de abrir la venta de estos lotes, ellos no sabían el precio por metro cuadrado ni la cantidad de lotes que comprende la primera etapa.

En cambio, aceptaron que “hasta el momento y como socios, no hemos recibido todavía nada de lo que ya se ha vendido”.
De estos compradores, existe un número cercano a los 300 que tienen ya puestas denuncias en la fiscalía general del Estado, “en donde, sospechosamente, las carpetas de investigación no se mueven”. Tengo en mi poder los nombres y sus teléfonos de varios de ellos.

De este grupo que dice poseer propiedades en el ejido de El Zapote, existe un número de al menos diez ejidatarios que decidieron no aportar el terreno de su propiedad, “teniendo vigente nuestra demanda en el Tribunal Unitario Agrario TUA”. También tengo sus nombres y teléfonos.

El segundo grupo también de ejidatarios, hicieron su presentación en la capital del país en conferencia de prensa, arropados por el senador Gilberto Herrera Ruiz. “A los ejidatarios que son dueños de sus tierras, se les ofrece comprarles su tierra, en el caso específico de El Zapote, a 120 pesos el metro cuadrado y las inmobiliarias después hacen el negocio vendiendo en 2 mil 500 pesos el metro cuadrado” para tachar a las inmobiliarias de vivales que se quedan con toda la ganancia. Y ante los ejidatarios ahí presentes, ofreció “hacer una limpia de todos estos espacios federales y que siguen con personal anterior y cometiendo la corrupción de siempre”.

El senador no dijo nombre alguno pero el titular del Registro Agrario Nacional RAN, sigue siendo el Ing. Isaías Limón Jiménez, nombrado justamente cuando el citado senador era el superdelegado de Bienestar. El magistrado del TUA que conoció este asunto, fue don Salvador Pérez González, ahora magistrado en el estado de Oaxaca.

A nombre del segundo grupo de ejidatarios, hizo uso de la palabra el Prof. Mora para “denunciar el fraude del que hemos sido víctimas cometido en nuestro agravio, por parte de la persona moral denominada Carther, Desarrollo y Proyectos Inmobiliarios, S.A. de C.V. representada por su administrador el Lic. Carlos Zúñiga Vargas, quién en colusión con el titular del Tribunal Unitario Agrario con sede en la ciudad de Querétaro, así como del personal del Registro Agrario Nacional y de la Delegación de la Procuraduría Agraria, se confabularon con la finalidad de realizar conductas que lesionan el patrimonio de nuestro núcleo ejidal”.

Y entra a detalles, coincidentes con los que dio a conocer el primer grupo. Las 485 hectáreas, el precio de 120 pesos por metro cuadrado, con un importe total de 582 millones de pesos. Las fechas también coinciden.
El plazo del pago a los ejidatarios, sería de dos años y medio, contados a partir de la celebración de la asamblea, del 25 de mayo de 2018.

Y la llamó “falsa sociedad, que constituía un fraude que comprometieron el patrimonio de los ejidatarios, a una sociedad que nunca aceptamos”.

Denunció la venta de, al menos, “cerca de 3 mil lotes, con un importe de 700 millones de pesos, sin que a ninguno de los ejidatarios aquí presentes, supuestos socios, nos hayan correspondido un solo peso de utilidad, todo ello a pesar de que el citado fraccionamiento carece de todos los permisos, licencias, anuencias , facilidades de las autoridades municipales, estatales y federales; es decir, están actuando con total impunidad, cuando a nuestra solicitud de ayuda ninguna autoridad agraria nos ha respondido”.

Y denunció que, por el contrario, han sido objeto de una persecución judicial, con una serie de delitos inventados, para señalar un alto grado de corrupción, al haberse confabulado con un grupo de empresarios inescrupulosos, que se enriquecen en detrimento de la clase campesina, para demandar al Tribunal Nacional Agrario a que realice una investigación en torno al caso.

Así las partes, así las visiones de los diferentes grupos.
Sigue oliendo mal, muy mal, Tierra Noble Juriquilla.

Andrés González

Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
UAQ trabaja a favor del río Santa María III