Europa, la Unión se tambalea


Por Eduardo Magaña el 07/12/2016
 Europa, la Unión se tambalea

Italia se vuelve otro factor de desunión de la Unión

El resultado del plebiscito italiano este domingo, aunado al Brexit, entre otros factores; acelera una crisis institicional sin precedentes para la Union Europea. Habiendo evitado el Grexit, la Unión Europea cada vez se acerca más a una encrucijada. Ha sido un año terrible para la UE. El resultado del referendum del domingo lo ha vuelto mucho peor.

El próximo año podría transformar una amenaza existencial latente, en una realidad terminal. El fin de un proyecto conjunto de 60 años para transformar la política de todo un continente es ahora incierto o cercano, dirían algunos. La votación italiana significa, como en muchas de las recientes elecciones en el mundo entero (Colombia, Gran Bretaña, Estados Unidos), una oleada populista y antiestablishment. Volvamos un poco al tiempo.

De por sí, antes del referendo italiano, la Unión Europea no estaba en un estado de confianza en sí misma. La economía del continente tambalea y no es sólida. La crisis económica es latente. Los miembros todos, o mayorías suficientes, cuestionan los grandes proyectos de la Unión: el área común, la moneda única, el libre paso de mercancías y personas. Italia fue el lugar de nacimiento de la unión, donde el Tratado de Roma fue firmado en 1957. Italia es hoy, uno de los países que están apunto de dar el tiro de gracia al proyecto común. Que el Reino Unido deje próximamente la Unión Europea es una cosa.

El Brexit fue un golpe serio, pero no grave. Gran Bretaña no es parte del euro, ni es parte del acuerdo sin fronteras. Italia, sin embargo, es uno de los pilares de la Unión. En los Países Bajos, el Partido para la Libertad de Geert Wilders – de ganar el próximo año – llevará a Holanda, otro miembro fundador, fuera de la Unión Europea. Pero no son los únicos, Francia también. La mayoría de los analistas espera que las elecciones presidenciales francesas en abril de 2017 sean un mano a mano entre Marine Le Pen y Francois Fillon, Le Pen ha prometido a los franceses un referéndum – otro, sí, aunque suene a broma – sobre la membresía francesa de la Unión Europea. Le Pen quiere el Frexit. Sin Francia, Italia, Gran Bretaña y Holanda, ¿qué queda de la Unión Europea?

Por ahora, se cree que Angela Merkel se reelegirá como canciller para un cuarto mandato; en teoría nadie piensa que la Merkel pueda perder. Pero a éstas Alturas del año pasado, nadie pensaba que Donald Trump sería electo presidente de los Estados Unidos, ni siquiera candidato de los Republicanos. Los que creemos en la Unión Europea tenemos que tener en cuenta, desafortunadamente, el estado de ánimo popular – populista – que impera en el Viejo continente.

Si una o más de estas decisiones nacionales (¿nacionalistas acaso?) se consolidan en detrimento de la Unión, la fractura del sueño común se extenderá lentamente. La posibilidad de que Europa vuelva a ser una serie de Estados desconectados, sin un mercado único y con fronteras como antaño, es una real posibilidad. Rusia y Vladimir Putin, saldrían victoriosos. Trump, probablemente; también China e Irán. Ahora bien, ¿cuál es el papel de nuestro México en este escenario global? ¿Tiene el Gobierno de México un ‘plan B’?

Las opciones que tenemos por el momento son de enfrentarnos a nuestro vecino del norte, que amenaza con imponer sanciones y hacer nuesto futuro incierto, o abrirnos al resto del mundo. Tenemos que abrir nuestros ojos y mercados a nuevos lares; ver al sur, ver al este. Ojalá lo hagamos. Lo primordial será por lo pronto, ver qué sucede con Italia, Holanda y Alemania, entre otros países que tendrán cambios politicos el año entrante.

Está por ver cuál será la realidad de la presidencia Trump. Lo que sí, ojalá nuestro gobierno mire más allá de nuestras fronteras usuales e implemente planes de contingencia tanto politicos como económicos y sociales. Hay un mundo afuera, no solo Europa y Estados Unidos, y México está listo para abrirse a este mundo. Matteo Renzi, el Primer Ministro italiano, renunciaría por causa del rotundo NO a su plebiscito; hasta ahora la renuncia fue rechazada.

El presidente italiano congeló su renuncia hasta que pase el presupuesto del 2017. Ni Holanda, ni Francia, ni Alemania han tenido elecciones. Esperemos por el bien de nuestro mundo, que la cordura llegue a tiempo.

Ver todas las columnas de Eduardo Magaña

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Ritos Falsos para perder la tranquilidad
EnBici.life
Fernanda Castillo: El futuro de una mujer fuerte
Pesos y Centavos
¿Los billetes son fuente de contagio?
Códice Informativo
El confinamiento, catalizador de la violencia doméstica