El ‘affaire’ Ibiza


Por Eduardo Magaña el 22/05/2019
 El ‘affaire’ Ibiza

Foto: EFE/Christian Bruna

La ultraderecha en Austria renuncia al gabinete por sospechas de corrupción.

En todos lados se cuecen habas, y aunque mal de muchos, consuelo de tontos, la corrupción no es cuestión exclusiva de nuestro México, América Latina – o del tercer mundo como muchos podrían inferir en el extranjero… esto sucedió en Austria. 

La noche del pasado viernes 17 de mayo, dos medios de comunicación alemanes, Der Spiegel y Sueddeutsche Zeitung, publicaron un video que muestra, en un resort de lujo de la isla española  Ibiza, a Heinz-Christian Strache, vicecanciller austriaco y líder de la extrema derecha, el Freiheitliche Partei Österreichs (FPÖ) o Partido de la Libertad de Austria, en conversación con una mujer no identificada, supuestamente sobrina de un oligarca ruso. En la charla, Strache sugiere que podría ofrecer lucrativos contratos públicos a cambio de apoyo en su campaña.

El FPÖ, fundado por un ex funcionario nazi y miembro de las SS una década después del final de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en el primer partido populista de derecha en formar parte de un gobierno en Europa desde 1945, cuando su hoy fallecido líder Jörg Haider entró en una coalición con el conservador Partido Popular Austriaco (ÖVP) en 2000. El acuerdo para compartir el poder finalmente se vio envuelto en una serie de escándalos de corrupción que se han ido incrementando con el pasar de los años.

Strache y su líder parlamentario, Johann Gudenus, renunciaron el sábado y dijeron que su comportamiento era «estúpido, irresponsable y un error». Poco después de su renuncia, el canciller, Sebastian Kurz, del ÖVP, convocó elecciones anticipadas, que probablemente se celebrarán el mes de septiembre. Esto es un respiro de aire fresco para el joven Kurz, quien había sido duramente criticado por crear gobierno con la extrema derecha en Europa, sobre todo tratándose de un país tan sensible como Austria.

Al parecer, dicho video se grabó en julio de 2017 y se filtró a los medios la semana pasada. En su declaración de renuncia, el sábado, Strache calificó el video como «una trampa de la miel manejada por las agencias de inteligencia». Geopolíticamente, Austria se ha visto tradicionalmente como un puente entre el este y el oeste e, incluso, fuera de la relativamente pequeña extrema derecha, el país tiene una historia de neutralidad y vínculos relativamente cálidos con Moscú y con el occidente al mismo tiempo.

No obstante, el FPÖ llevó sus tendencias pro-rusas a nuevos extremos a últimas fechas al firmar un acuerdo de cooperación formal con el partido Rusia Unida de Vladimir Putin. La ministra de Relaciones Exteriores de Austria, Karin Kneissl, del FPÖ, no solo invitó a su boda en 2018 al presidente ruso, sino que también bailó con Putin y envió un mensaje que, según los críticos, socavó la postura de la UE contra Rusia con respecto Ucrania. Los líderes de partidos de centro de toda Europa esperan que las consecuencias del ‘affaire de Ibiza’ se sientan más allá de Austria en las elecciones al Parlamento Europeo de esta semana, en las que se pronostica que los partidos populistas, nacionalistas y de extrema derecha obtendrán ganancias importantes.

El aparente entusiasmo de Strache por abrazar la corrupción tan fácilmente contrasta con la retórica populista de ‘drenar el pantano’, por citar a nuestro vecino del norte, que éste despliega rutinariamente en sus intentos de presentar la política como una batalla de gente común y decente contra una élite venal, o mafia del poder; insisto, en todos lados se cuecen habas y las mafias del poder existen en el mundo entero.

El presidente austriaco, Alexander Van der Bellen, propuso que el país celebre elecciones a principios de septiembre. Con la desaparición de Strache, parece poco probable que Kurz pueda mantener unido al gobierno de coalición mientras tanto. El canciller podría decidir reemplazar a los ministros del partido de extrema derecha con políticos de posición tecnócrata hasta la votación, una medida que ha sido apoyada por el Sozialdemokratische Partei Österreichs, el SPÖ Partido Socialdemocrata de Austria.

Ver todas las columnas de Eduardo Magaña

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Un ataque con ácido casi destruye su rostro; hoy Gloria lucha por justicia y por recobrar su salud
EnBici.life
Roberto Carlo: a flor de piel
Pesos y Centavos
Septiembre, mes del testamento
Códice Informativo
Conoce el área COVID del Hospital General de Querétaro