De la calle al Congreso de la Unión


Por Andrés González el 15/11/2022
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 De la calle al Congreso de la Unión

Foto: Andrés González Ariss

Los números pueden variar dependiendo de quién los aprecie y cómo los vea – que en la capital del país el arrastrado de Batres dijo que fueron 12 mil, o los que dio el propio presidente de entre 50 a 60 mil – pero lo que no puede variar es la clara intención ciudadana de defender su democracia y su libertad

La marcha en defensa del Instituto Nacional Electoral INE de este domingo pasado – por la abierta expresión de la ciudadanía a la democracia, por la cantidad de personas que salieron a las calles en más de cuarenta ciudades del país, porque ya se convirtió en un hecho histórico – puede haber sido el principio para que se esté cambiando el rumbo político del país.

Y es que después de aguantar la retahíla de improperios que durante toda la semana les lanzó a los organizadores el presidente AMLO, la ciudadanía le respondió con guante blanco, sin ofensa alguna, sin visos de enfrentamientos y si con una claridad en la defensa de la democracia que era amenazada.

Y en estas marchas multitudinarias no se dieron ofensas ni para el presidente, ni para su partido.

Estremecedoras eran las frases, “por eso vine, para defender al INE” o la muy repetida de “México, México” que se colaba por las calles de todas estas ciudades.

Los números pueden variar dependiendo de quién los aprecie y cómo los vea – que en la capital del país el arrastrado de Batres dijo que fueron 12 mil, o los que dio el propio presidente de entre 50 a 60 mil – pero lo que no puede variar es la clara intención ciudadana de defender su democracia y su libertad.

En Querétaro se llenó toda la Plaza de la Independencia, las calles adyacentes a 5 de Mayo, los andadores del mismo nombre, el Jardín Zenea y gran parte de Corregidora, para convertirse en la mayor manifestación que aquí se haya tenido, y en total orden, sin ofensas ni exabruptos. Carteles muchos, pero también limpios en sus contenidos.

Cuando el diputado federal Felipe Fernando Macías Olvera Felifer intentó tomar la palabra – seguramente para llevar agua a su molino – la gente, con silbidos y gritos le impidió hablar. ¿Quién es el asesor político de este señor? ¿Qué acaso no le dijeron que esta era una manifestación netamente ciudadana?.

O lo que pasó con su movimiento Karnal, con K de una conocida firma que fabrica cereales. O el uso de esta palabra Karnal, con K, que no es tan queretana como para encasillarla en una propuesta social y política y en cambio, sí es más defeña y muy utilizada en colonias populares de la capital del país, tanto como la palabra “Ñero”, los que hemos vivido en esas colonias las oímos allá mucho, en Querétaro no. Total, él sabrá.

La marcha fue totalmente ciudadana como para que ningún partido se la apropie, y los que ahí estuvimos respetamos también a los partidos, como para que todos también nos respetaran como ciudadanos.

La expresión ya se dio en las calles de muchas ciudades del país; la batalla que sigue si es la de los partidos políticos y deberán hacerla en el Congreso de la Unión o en las legislaturas de los estados. Si llega hasta acá.

En Querétaro, lo del domingo fue factor para que legisladores federales y su dirigencia estatal salieran por primera vez en lo que va de este sexenio a ofrecer conferencia de prensa “extra muros” de su CDE.

Acción Nacional ha tomado la decisión que esta reforma electoral no pase. Buscaremos todos los consensos y todas las alianzas necesarias para cumplir este propósito”, dijo Felifer, para desaprobar el intento de Morena – o del presidente -de apoderarse del árbitro electoral.

Esta marcha ya está obligando a los dirigentes nacionales de Morena a revisar sus esquemas, a aceptar que también se incluyan en esta reforma electoral la visión que tienen otros partidos, pero no como inicialmente ellos la propusieron.

En el PRI también revisaron procederes, por lo pronto, Alito salió a marchar. Aquí en Querétaro también salió a la calle Abigail Arredondo, su dirigente, y de un vacilante inicio, pasaron a la seguridad – que también les diera la presencia ciudadana en esta marcha – de que “el PRI no apoyará jamás una reforma que atente contra el INE”, cuando si puede apoyarse para que sea perfectible.

Y el diputado priista y vocero nacional – seguramente ya con el Vo.Bo. de Alito – Paul Ospital, con lo claridoso que suele ser, reiteró que el PRI votará en contra de esta propuesta “tal y como la propone el presidente Andrés Manuel López Obrador” para reconocer que, seguramente, habrá cambios de fondo. “Hoy Morena asegura de forma errónea que desaparecerán los plurinominales, cuando no es así” o la elección de los consejeros del INE, “a través de una consulta”. Así, no.

El respetable – el ciudadano pues – ya se expresó en la tribuna libre, que son las calles de todas nuestras ciudades, ahora el turno será de los partidos de oposición, que deberán demostrar que tienen capacidad para enmendar esta reforma electoral, pero además que tienen capacidad para organizarse como oposición.

Allá inician las sesiones jaloneadas y las jornadas largas, primero con la fuerza de los razonamientos, ojalá y después no haya descalificaciones y “florituras” como las que dio muestras abundantes nuestro presidente.

Andrés González

Periodista de toda la vida, egresado de la escuela Carlos Septién García, catedrático en la Universidad de Guanajuato, analista político en radio y prensa escrita, además de Premio Estatal de Periodismo en el 2000.

Ver todas las columnas de Andrés González

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
UAQ trabaja a favor del río Santa María III