China, 100 años del Partido Comunista


Por Eduardo Magaña el 02/07/2021
Las ideas expresadas en las columnas, así como en otros artículos de opinión, no necesariamente corresponden a la línea editorial de Códice Informativo, y solo son responsabilidad del autor.
 China, 100 años del Partido Comunista

A 100 Años de la Fundación del Partido Comunista Chino, el mundo es otro, pero China también.

En marzo pasado, el jefe de la diplomacia China, Yang Jiechi, hizo temblar a los observadores políticos cuando dijo a funcionarios estadounidenses en una cumbre en Alaska que “no tenían las capacidades hablar con China desde una posición de fuerza”. Incluso después de años de intensas tensiones entre Beijing y Washington, el comentario era inusualmente duro viniendo de un diplomático experimentado.

Parecía una advertencia inequívoca para la nueva administración. “Occidente disminuye y Oriente crece” han declarado otros liderazgos chinos. Esta frase puede tener muchas interpretaciones e interpelaciones pero algo es cierto: hoy en día el mundo ve a China como una nación segura de sí misma, tras años de deslumbrante y espectacular desempeño económico, aunados al enérgico liderazgo de Xi Jinping. China ha reclamado su lugar como potencia mundial y aceptado esa competencia a largo plazo con Estados Unidos – el único otro ‘gran’ poder mundial.

Las celebraciones del centenario de la fundación o el Centenario del Partido Comunista de China (PCCh) culminaron con una ceremonia del centenario de la fundación del Partido en poder y hegemónico de la nación asiática; que ha sido el único partido político gobernante de la República Popular China (PRC) desde 1949.

El evento tuvo lugar según lo programado este 1 de julio de 2021 en Beijing. El secretario general del PCCh, Xi Jinping, como invitado de honor, pronunció un discurso y presentó la Orden de julio, la primera orden de honor a los miembros del partido que han hecho contribuciones significativas, una Orden altamente relevante por la fecha simbólica. El primer ministro Li Keqiang fue el anfitrión oficial del evento.

Se programaron celebraciones en todo el país en 22 de las 23 provincias, 5 regiones autónomas, así como las 2 regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao.  El centenario del partido es simbólicamente importante para Xi Jinping, el líder de China, quien es casi seguro que asegurará un tercer mandato de cinco años como líder del partido el próximo año, un hecho sin precedentes en la China ‘moderna’ que lo hace según algunos analistas el hombre más poderoso del mundo.

En su discurso (citado en medios oficiales chinos e internacionales), afirmó que “durante 100 años, el Partido Comunista de China ha liderado al pueblo chino en cada lucha, cada sacrificio, cada innovación… En resumen, en torno a un tema: lograr el gran rejuvenecimiento de la nación china” – expresó Xi Jinping.

Las celebraciones por obvias razones no mencionaron los reveses de China durante las últimas décadas de gobierno del Partido Comunista, como la Revolución Cultural de Mao, la represión en la Plaza de Tiananmen en 1989, o los problemas que ha sufrido la antigua colonia británica de Hong Kong.

En cambio, el arte escénico del día se centró en transmitir que China está fuerte, confiada y segura mientras gran parte del mundo lucha por sacudirse la pandemia. No hubo un desfile militar, a diferencia de la enorme demostración de fuerza que marcó el 70 aniversario de la República Popular China en 2019.

Los organizadores reunieron a una multitud cuidadosamente seleccionada en la Plaza de Tiananmen, de miembros del partido, trabajadores, estudiantes y otros, para escuchar el discurso de Xi.

El mundo claramente es otro – hace 100 años estaba en plena recuperación de la ‘Primera o Gran Guerra’, había imperios mucho más importantes y poderosos; pero China también es otra: es hoy por hoy, uno de los países más importantes, ricos y poderosos del mundo, disputando a Estados Unidos la primacía mundial. Hasta el Vaticano en el 2018 firmó un acuerdo secreto con China para la Iglesia Católica China. Hoy en día, China es de los mayores inversionistas en todo el mundo, desde África hasta Oceanía.

Probablemente sea momento, como muchos lo han intentado, de que veamos a Oriente, así como hemos visto a Occidente, como una fuente de crecimiento, capital y tecnología. Que México aproveche las bondades de China, siempre y cuando sea hecho con diplomacia, cuidado y respeto.

Ver todas las columnas de Eduardo Magaña

Nuestra red editorial


Codicegrafía
Moscú, la agonía por el Sol
EnBici.life
Lizbeth Rodríguez: Reina Viral
Códice Informativo
Deserción escolar, otro síntoma de la pandemia
Link a Sintesis Informativa