| | www.codiceinformativo.com

MENU
Orgullosamente queretano. Apasionado de la política, la economía, las leyes y los medios. Barcelona , PUMAS, Steelers, USC y Yankees mis equipos.

»C.C.P. Rosario Robles Berlanga, exsecretaria de Sedesol

“Rosario no te preocupes”, le dijo alguna vez Enrique Peña Nieto a Rosario Robles cuando, según él, se le atacaba a ella por que encabezaba la cruzada nacional contra el hambre



Por: Arturo Maximiliano García
rosario_robles_en_esperax_fiscalxa_axn_sin_elementos_para_acusarla.jpg_793492074

Foto: Especial

“Rosario no te preocupes”, le dijo alguna vez Enrique Peña Nieto a Rosario Robles cuando, según él, se le atacaba a ella por que encabezaba, desde la Secretaría de Desarrollo Social, la cruzada nacional contra el hambre.

“Hay que aguantar”, le decía el entonces Presidente de México, quien quizá le quería decir que no habría ninguna acción contra ella con respecto a la Estafa Maestra, como se llamó al desvío de 400 millones de pesos en los que habrían participado dependencias federales y universidades, según la investigación de Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

En ese momento, el Presidente tenía un discurso parecido al que hoy se le critica a Andrés Manuel López Obrador, señalando como responsables de aquél golpeteo político a quienes les preocupaba la política y las elecciones por venir.

Esa fue siempre la dinámica del titular del gobierno pasado, minimizar, sobreproteger y ser tapadera o quizá cómplice de distintos funcionarios públicos que incurrieron en actos que, por decir lo menos, despertaban dudas sobre su legalidad y ética. Pero no pasaba nada, nadie tenía que preocuparse. Cuántas veces se dio por hecho la salida de diversos funcionarios de primer nivel, que en otras circunstancias y administraciones no habrían podido sostenerse en su cargo.

Siempre he pensado que el Presidente Peña fue muy leal con su gente, que los protegió en detrimento de su propia imagen, ya que al no haber un funcionario que sacrificar, todo acabaría afectando directamente al Presidente y la opinión sobre su mandato.

Sin duda esta situación desgastó enormemente al gobierno federal, su titular y su partido, lo que se reflejó en las elecciones de 2018, cuando apenas seis años antes se auguraba que el nuevo PRI había regresado por otros 70 años.

¿Serán ahora leales aquellos que apoyó Peña o lo entregarán? Vendrán momentos complejos para varios exfuncionarios federales, que irán apuntando el dedo entre ellos mismos, señalando culpables y autores intelectuales.

Habrá quiénes apunten su dedo hacia abajo, otros hacia el lado o algunos quizá hacia arriba, a veces hasta con pruebas. Si llega esto hasta Peña Nieto se abriría la posibilidad de presenciar algo que han querido ver los mexicanos ya por varios sexenios, a un expresidente ante un tribunal respondiendo por sus actos como en Brasil, Perú, Panamá, El Salvador y otros.

Habrá quien diga que esto es político, pero en el fondo sí queremos saber si realmente estos funcionarios cometieron delitos o no, con pruebas contundentes que no dejen duda, para que entonces paguen la pena y sanción correspondiente. Al gobierno de Peña Nieto le pesa una muy mala fama, con grandes sospechas de actos de corrupción y conflicto de intereses, mientras se le tacha de frívolo, imagen a la cual el mismo se ha empeñado en construir.

Ayudaron sin duda al desprestigio los gobernadores Duarte (Veracruz y Chihuahua) y otros como Borge, la nueva generación priista que Peña presumía y que luego tendría que meterlos a la cárcel, pero también aportaron a esta mala fama parte de su equipo directo con temas como los de Higa, OHL, Malinalco, la Casa Blanca y la misma Estafa Maestra, entre muchos otros.

El no te preocupes Gerardo (Ruiz Esparza), no te preocupes Emilio (Lozoya), no te preocupes Rosario (Robles), no se preocupe nadie, no tiene la misma fuerza cuando dejas el poder. Particularmente para el expresidente Peña vendrá una etapa de incertidumbre sobre lo que dirán sus excolaboradores y sobre lo que hará el nuevo gobierno.