Triunfó el diálogo


Por Staff Códice Informativo el 25/10/2022
 Triunfó el diálogo

Finalmente, ayer se dio a conocer el acuerdo mediante el que las partes en pugna acordaron el regreso a clases en la UAQ, la fecha […]

Finalmente, ayer se dio a conocer el acuerdo mediante el que las partes en pugna acordaron el regreso a clases en la UAQ, la fecha para retomar las actividades será el próximo 3 de noviembre.

La decisión da muestras de que el diálogo rindió frutos, y que tanto rectoría como los estudiantes en paro tuvieron que ceder en algunos aspectos a fin de que privara el bien común. Y es que, por una parte, la UAQ “aceptó” las licencias de los cuatro funcionarios cuya renuncia demandaba la comunidad estudiantil, y los paristas dieron por válida la promesa de investigación que se realizará para determinar su responsabilidad sobre las denuncias que hay en su contra.

Un escenario distinto habría planteado el alargamiento del paro, y las afectaciones que eso implicaría para las variadas actividades que suceden en la máxima casa de estudios. Y es que, a nivel macro, de acuerdo con estimaciones de la rectora, cada día de paro costaba 9 millones de pesos, pero a nivel micro, el paro de actividades también generó afectaciones colaterales: experimentos, servicios de guardería, procesos de titulación, así como servicios de clínica de la universidad tuvieron que detener sus actividades, privando así a los interesados de los beneficios.

Desde la perspectiva de los estudiantes en paro, estas afectaciones eran opacadas por la necesidad de contar con condiciones de seguridad óptimas para realizar cualquier actividad al interior de la universidad. Y dicho argumento, a la luz de la denuncia sobre un estudiante armado que acosaba a una compañera, cobra total sentido. ¿Cómo seguir con la vida universitaria de manera normal si los campus han dejado de ser lugares seguro?

Es por ello que, a la luz de los acontecimientos, se reconoce que las partes hayan hecho lo necesario para encontrar las coincidencias y que al fin haya una fecha para que se reanuden las actividades académicas en la máxima casa de estudios de nuestro estado, bajo la promesa de que se trabajará para revertir los escenarios de violencia y acoso al interior de la universidad.

Para la historia quedará este movimiento estudiantil del cual no se tiene antecedente similar en la entidad; los estudiantes han demostrado una vez más que es la juventud uno de los agentes más importantes de cambio, esto último, difícil de asimilar por las generaciones más viejas, pero al final, necesario para la evolución de las sociedades.

La violencia continúa siendo uno de los aspectos más desafiantes para el país, pues ha permeado en cada una de las esferas de la ciudadanía, es por ello que erradicarla demanda el trabajo en equipo tanto de jóvenes como adultos, solo así se podrá transformar la realidad de México.

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
UAQ trabaja a favor del río Santa María III