×

Opinión



Secciones




Andrés Manuel vs el mundo

Por Staff Códice Informativo - 16/12/2022

Para nadie es un secreto que desde la toma de posesión del presidente Andrés Manuel López Obrador, las relaciones diplomáticas han tomado un rumbo bastante […]

 Andrés Manuel vs el mundo

Foto: Archivo

Para nadie es un secreto que desde la toma de posesión del presidente Andrés Manuel López Obrador, las relaciones diplomáticas han tomado un rumbo bastante complicado, lo que mantiene ocupado al Canciller, Marcelo Ebrard, tratando de reparar o acomodar los dichos del primer mandatario desde Palacio Nacional.

El más reciente desaguisado internacional en el que se involucró a México fue derivado de la destitución de Pedro Castillo de la presidencia de Perú, tras su intento de disolver el parlamento para evitar ser enjuiciado por corrupción. Situación por la que subió al poder Dina Boluarte, la primera presidenta de Perú y que ha sido reconocida por la mayoría, a excepción de unos cuantos países disidentes… entre ellos, México.

Por si fuera poco, salió a la luz que durante el que fuera catalogado como “golpe de estado”, Castillo, en su intento de huir del país después de su destitución, tuvo una comunicación directa con el presidente mexicano para pedir asilo político en territorio nacional, por lo que fue detenido por quienes fueran su equipo de seguridad afuera de la embajada mexicana.

Ante esto Andrés Manuel, confirmó en su famosa ‘Mañanera’ que, efectivamente, habrían dado asilo a quien fuese su homólogo peruano de haber llegado a la embajada, además de señalar que no se reconocerá a la nueva presidenta pues, según la lógica del mandatario, todo lo ocurrido a Castillo fue consecuencia de un hostigamiento por parte de la derecha y los conservadores. Ni lento ni perezoso, el canciller cumplió con su deber de aclarar los dichos de su jefe y aclaró que se habría brindado el apoyo de asilo si se hubiese solicitado, sin embargo, no hubo ninguna solicitud; versión que contrastaba, incluso, con la versión de AMLO, quién señaló que hubo una llamada directa con Castillo previa a su detención.

Más aún: nuevamente en la conferencia matutina, el presidente mexicano informó que se tendría una pausa en las relaciones con Perú, ya que este país le habría acusado de intromisión en su política interna. Acusaciones que el tabasqueño negó rotundamente y acusó a los medios de comunicación y la cúpula política de un intento de desestabilización.

Cabe mencionar que no es la primera vez que nuestro presidente suspende relaciones con otros países desde su mañanera, pues en febrero de este año habría puesto en “pausa” las relaciones diplomáticas con España, después de haber hecho llegar una carta en la que exigía una disculpa por parte del Rey español por haber conquistado a México, resultando en un escándalo internacional y la negativa de los españoles ante la petición, razón por la cual se decidió poner en pausa la relación “para respetarnos y que no nos vean como tierra de conquista”.

Como siempre, la opinión del presidente siempre va por delante de la situación internacional, pues en diversas ocasiones ha arremetido contra varios países en contra de su intromisión a las políticas internas de las repúblicas soberanas, como fue el caso de su crítica a Estados Unidos por su intervención en Cuba y del mismo México.

Como cuando Christopher Landau, acusó al presidente por su pasividad en la lucha contra el narcotráfico, a lo que mandatario mexicano defendió su estrategia de seguridad, como siempre, argumentando que no es como los gobiernos anteriores.

Es, hasta cierto punto, contradictorio que el mandatario pida respeto para nuestros país, pero, cuando se trata de “meter la cuchara” en otros países, López Obrador es el primero en apuntarse un Home Run, pues ha ido desde proponer un plan a largo plazo para conseguir La Paz entre Ucrania y Rusia en el que incluso proponía al Papa Francisco como principal intermediario del proyecto, hasta arremeter contra la ONU y la OMS por no priorizar a los países en vía de desarrollo durante la repartición de vacunas en plena pandemia.


Otras notas



De nuestra red editorial