Plan vs inflación: ni todo lo radical, ni todo lo revolucionario


Por Raúl Mendoza Bustamante el 04/05/2022
 Plan vs inflación: ni todo lo radical, ni todo lo revolucionario

Foto: Especial

Andrés Manuel López Obrador dio a conocer un plan para contener la inflación.

Finalmente, luego de diversas especulaciones en torno a lo que sería la propuesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer un plan para contener la inflación, la cual ha cabalgado de manera rampante en los últimos meses.

Este miércoles, el mandatario federal despejó las dudas de un posible control de precios en productos esenciales, el cual no era visto con buenos ojos por una parte importante del sector empresarial, sobre todo, porque una medida de esta naturaleza no contempla los costos de producción y puede mermar, en muchos casos, la viabilidad o permanencia de una empresa.

En cambio, Obrador descartó el control de precios y anunció un acuerdo con el sector empresarial para mantener precios bajos en una serie de productos que integran la canasta básica de los mexicanos. Destacan, entre ellos, la carne de res, la tortilla, el pollo y la leche, elementos esenciales para la alimentación, pero también productos como el limón, que ha disparado sus costos en los últimos meses.

El acuerdo se ha dado de manera voluntaría y tiene una dinámica colaborativa entre la Secretaría de Hacienda y los empresarios, quienes podrán elegir e intercambiar las marcas de los productos que entrarán al acuerdo y que permitirá asegurar el acceso a productos esenciales a la población más vulnerable.

Lo cierto es que, al menos, por el momento, el que sea un acuerdo, más que una imposición, brinda un poco de calma a otros sectores que veían un control de precios extendiéndose a otras áreas, lo cual, a la larga, podría acentuar la problemática económica, al impedir la viabilidad del modelo de negocio de las empresas.

Además, AMLO destacó que se mantendrá el costo en peajes, y adelantó que Carlos Slim se comprometió a que no se aumentarán las tarifas telefónicas en lo que resta del año. El objetivo, en el corto plazo, es evitar que la inflación llegue al 10%.

Pero también, se planteó una serie de estímulos enfocados al autoabasto alimentario, al proveer de las herramientas necesarias para que los productores aumenten la generación de granos y semillas clave para la población.

En general, el plan suena viable y útil, sin embargo, no se percibe que sea la estrategia que permitirá mejorar la dinámica inflacionaria, sobre todo porque muchos de los factores están originados en el extranjero. Sin embargo, si suponen una válvula de escape a la presión que ha mantenido la escalada de precios para la población con menos recursos, que destina la mayor parte de sus ingresos a la compra de alimentos.

Ahora, habrá que esperar a conocer la reacción de las cámaras empresariales y de los economistas a los anuncios hechos por Obrador, y ver si hay una aceptación a estas medidas “no convencionales” que se alejan de una mera estrategia de control de la política monetaria, que, por sí sola, no ha podido contener el avance de la inflación ni en los países más desarrollados. Al tiempo.

Nuestra red editorial

CodiceInformativoLogo
Querétaro listo para contingencia por viruela del mono