×

Opinión



Secciones




Endurecer la política monetaria, la apuesta de Banxico contra la inflación

Por Staff Códice Informativo - 10/02/2023

Desde diciembre, algunos analistas previeron que en enero la inflación continuaría al alza y que por ende, el Banco de México tomaría medidas agresivas para […]

 Endurecer la política monetaria, la apuesta de Banxico contra la inflación

Foto: Archivo

Desde diciembre, algunos analistas previeron que en enero la inflación continuaría al alza y que por ende, el Banco de México tomaría medidas agresivas para contenerla: aumentos continuos a la tasa de referencia, al menos en la primera parte del año.

Las predicciones se hicieron realidad y este jueves, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) anunció que la inflación en enero fue de 7.91%, un aumento respecto a diciembre (7.82%) y respecto a noviembre (7.80%).

La respuesta no se hizo esperar, y el mismo día Banxico anunció un aumento de su tasa de referencia en 50 puntos base, para así llegar a una tasa de interés del 11%, la más alta que se tenga registrada. Es inevitable pensar que la medida, hasta cierto punto es necesaria, sin embargo, no existe la misma certeza sobre si será efectiva.

Y es que los aumentos anteriores parecen no tener efecto en la escalada de precios, o al menos no, de manera palpable; ni siquiera el “Paquete contra la inflación y carestía” (Pacic) mediante el cual, el gobierno federal y un grupo de empresarios pactaron mantener un precio fijo en varios productos de la canasta básica a fin de contener el aumento en cadena de los precios.

Pese a esto, productos de consumo extendido entre los mexicanos fueron los causantes del incremento en la inflación de enero; un aumento en el costo de los taquitos, así como de la carne de pollo y el huevo, el cual se vende en varias partes por encima de los 50 pesos -Profeco ya ha pedido a los consumidores que no lo compren por encima de dicho precio-, son en gran medida los responsables del repunte inflacionario.

Un aspecto positivo es que, al menos, el crecimiento económico esperado para México en el 2023, de acuerdo con las proyecciones de distintos organismos, entre ellos el FMI, es superior al 1%, lo que aleja, momentáneamente, las preocupaciones de una estanflación. También se espera una inflación que ronde el 5% anual, lo cual es positivo, pero que se mantiene lejos del 3 +/- 1% esperado por el Banco de México.

Por el momento, las acciones tomadas por el gobierno federal se apegan al libro, sin que se perciban cambios significativos en el bolsillo de los mexicanos, lo que pone sobre la mesa la posibilidad de una inflación inercial, es decir, que los agentes económico hagan aumentos a los precios de manera anticipada, para protegerse de un hipotético aumento de los costos en el corto plazo, algo sumamente negativo.


Otras notas



De nuestra red editorial