×

Opinión



Secciones




Histórico el fallo que prohíbe a deudores alimenticios acceder a puestos de gobierno: Felifer

Por Mánelick Cruz Blanco - 19/01/2023

La Suprema Corte avaló que estas personas puedan ser candidatas a cargos de elección popular y acceder a trabajar en la burocracia

 Histórico el fallo que prohíbe a deudores alimenticios acceder a puestos de gobierno: Felifer

Foto: Archivo

El fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que avaló que en Yucatán se prohiba a deudores alimenticios competir por cargos de elección popular y acceder a trabajar en la burocracia es histórico, consideró el diputado federal, Felipe Fernando Macías Olvera.

“Es un gran avance que aquel que aspire a tener un cargo público y sea deudor alimenticio ni pueda registrarse y competir. Este criterio es histórico y esperado por quienes empujan la agenda de igualdad de derechos y protección de los menores, así como la equidad y el combate a la violencia económica que se ejerce contra la mujer.

Al respecto, Macías Olvera consideró que se debería restringir aún más que deudores alimenticios puedan realizar, inclusive, trámites de otros órdenes y, recordó, en el Senado de la República quedó pendiente una reforma que les impediría inclusive tramitar el pasaporte para salir del país.

“Ya ha habido avances en la materia para que deudores alimenticios queden impedidos para hacer muchísimos trámites de gobierno, incluso hay una ley que quedó atorada en el Senado en la que ni siquiera el pasaporte se pudiera tramitar”, subrayó.

Cabe recordar que la SCJN avaló esta disposición después de una acción de inconstitucionalidad promovida por Rosario Ibarra de Piedra, titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que consideró que esta disposición violaba los derechos de igualdad y no discriminación.

Esta postura fue criticada por grupos de activistas que inclusive pidieron la renuncia de la titular de la CNDH, sin embargo, la SCJN finalmente dio la razón al estado de Yucatán y avaló las medidas por 11 votos a favor y sólo dos en contra.


Otras notas



De nuestra red editorial